viernes,15 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónPedro García Cuartango, un modelo de periodista filosófico
Humor y Comunicación Política

Pedro García Cuartango, un modelo de periodista filosófico

Humor y Comunicación Política
La filosofía y los medios de comunicación: José Ortega y Gasset y Gustavo Bueno Martínez

 Sí, el mundo del periodismo está en una profunda crisis. Es el discurso que estoy oyendo todos los días. Sin embargo, miles y miles de estudiantes siguen matriculándose en las de más de treinta Facultades de Ciencias de la Información y de la Comunicación que hay en España.

«Las verdaderas ideas son las de los náufragos», afirmó Ortega y Gasset. Efectivamente, en épocas de crisis es cuando los innovadores marchan contra la corriente de desánimo dominante y ponen en marcha iniciativas que acaban siendo fértiles. Por otra parte, hay quienes se dejan llevar por lo que difunden los desanimadores y se vienen abajo. Consideran que la situación no tiene remedio. El psicólogo Martin Seligman elaboró, hace años, la teoría de la «indefensión aprendida». Lo que muchos olvidan citar es que él publicó también el libro «Optimismo aprendido» .

Escribo todo lo anterior porque hay un estilo de ejercer el periodismo que necesita cultivadores para los próximos años. No dudo en definirlo como «periodismo filosófico» . No se trata de un periodismo sobre obras filosóficas. Me refiero a filosofía que aparece en la prensa. Ortega, al que ya he citado anteriormente, publicó gran parte de su obra en la prensa. Interpretaba lo que ocurría alrededor desde un ángulo filosófico. Y ha perdurado y perdura.

Hace casi veinte años, le entrevistaron al filósofo Gustavo Bueno contrapuso los medios de comunicación y la Universidad para afirmar:

«… y mi respuesta es que precisamente donde están las respuestas filosóficas es en televisión y en los periódicos, porque en la Universidad no se habla de filosofía ni se puede hablar. ¿Por qué? Porque, si eres profesor de una cosa, tienes que hablar de aquello y no de otras cosas, porque si no, eres un intruso…

Lo que se enseña en la Universidad es lo que llamamos doxografía, o sea, exposición de lo que dicen otros -generalmente, extranjeros, porque si no, tampoco tiene mérito-, pero los asuntos mismos donde se plantean es en las tertulias de la radio, de los periódicos y de la televisión, allí es donde se pregunta en serio.

Por ejemplo, el sentido de la vida. Si esto se explica en la Universidad, te dicen: "Pues según Epicuro tal, pues según fulano de cual" y entonces te sacan una lista de opiniones más o menos eruditas, pero no se discute la cuestión»

( La Provincia (Las Palmas), 5 de Mayo de 1996, P. 16).

 

Gustavo Bueno ha demostrado que él también sabe poner en práctica lo que dice. Durante años, y hasta que hace tiempo cayó enferma su mujer, era el conferenciante más solicitado en España porque según decían «llenaba los salones». Cuando le entrevistaban en los medios, enfocaba filosóficamente los problemas que le planteaban. También le llamaban a espacios de debate en televisión y no se dedicaba precisamente a enumerar opiniones sobre los asuntos. Decía lo que él pensaba. Además de sus muchos libros, ha escrito artículos en la prensa escrita y, ahora mensualmente, y desde hace más de diez años, escribe en la revista digital El Catoblepas.

El ejemplo actual de Pedro García Cuartango

Pedro García Cuartango es un periodista que ha escrito en diversos periódicos. Actualmente, en El Mundo, toma un persona o una situación actual y busca un precedente histórico. A continuación, enfoca al personaje desde la filosofía. El resultado es distinto del de la inmensa mayoría de los artículos de los demás periodistas. Esto es así porque los futuros periodistas no adquieren en las Facultades una formación como la de Cuartango. Este periodista está fuera de la corriente dominante porque ha estudiado muchos libros por su cuenta, y muchas obras de Filosofía. Y ahora, «la filosofía no se lleva».Cuartango es un modelo de periodista que profundiza de verdad en los acontecimientos y del que los futuros periodistas, o los periodistas en ejercicio, pueden aprender mucho. Sobre todo, pueden aficionarse a la Filosofía, a la Historia, a la Literatura, disciplinas que pueden parecer inútiles a quienes tienen una concepción falsa de lo que es una visión práctica de la vida. En realidad, nada hay más útil que una buena teoría.

PEDRO GARCÍA CUARTANGO

El gran atractivo que ofrece Cuartango a quienes desean dedicarse profesionalmente a la prensa es que ejerce un tipo de periodismo con escasos profesionales dedicados al mismo. Muy escasos. Por tanto, como en las carreras por relevos, quien quiera puede, si quiere, recoger el testigo que él ofrece desde sus columnas. O desde sus libros. Por ejemplo, Vidas paralelas. Un retrato ácido de los protagonistas de la crisis en el espejo de la historia.

De interés

Artículos Relacionados