miércoles,25 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPP y Podemos, dispuestos a impedir el gobierno de PSOE y C,s...
Rajoy sólo admite sus pactos, derrotados por la corrupción

PP y Podemos, dispuestos a impedir el gobierno de PSOE y C,s para forzar nuevas elecciones

Redacción
El PP y Podemos, además de rechazar las respectivas invitaciones al pacto y/o la abstención por parte de Albert Rivera y Pedro Sánchez, se muestran dispuestos a impedir la formación de un gobierno de PSOE y Ciudadanos, para ir a nuevas elecciones. Mientras Podemos aplazó la negociación al día 5 y el PP al día 7, ahora este amenaza con denunciar al Tribunal Constitucional si pasan más de 48 horas entre la primera votación de investidura y la segunda, enquistando así el problema como en Cataluña

De esta forma, las llamadas a una gran coalición de partidos por el PP se limitan a la hipótesis de que los demás aceptaran un gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy, lo que desde el principio ningun partido admite, y menos cuando tienen encima las soga judicial de la corrupción en procesos como la financiación ilegal del PP conocida a raíz de los casos Bárcenas y Gürtel, a la que se acaban de sumar las otras investigaciones de financiación también ilegal en sus dos principales feudos políticos de los últimos lustros: Valencia y Madrid.

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, anunció ayer que su partido no descarta acudir al Tribunal Constitucional si el presidente del Congreso, Patxi López, no fija la segunda votación de la sesión de investidura de Pedro Sánchez a las 48 horas de la primera. Hernando comunicó sus intenciones a López por carta y le exigió la convocatoria urgente de una reunión de la Mesa y la Junta de Portavoces del Congreso para aclarar cómo piensa organizar el debate de investidura que arrancará el próximo 1 de marzo. 

Nuevas acusaciones de Rajoy al líder del PSOE 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy,  según destaca  también nuevamente el resumen de prensa de la Moncloa, acusó ayer al líder del PSOE, Pedro Sánchez, de protagonizar un "simulacro" de investidura, tras una actuación que consideró propia de "una comedia de enredo" con escenas de "cortejos" y de "celos". En un acto organizado por el diario LA RAZÓN arremetió contra la "pantomima" que, en su opinión, está llevando a cabo el dirigente socialista. "Necesitamos un gobierno, sin duda. Pero no un gobierno como sea ni un gobierno de cualquier manera, ni un gobierno a cualquier precio y mucho menos un simulacro de investidura que no se creen ni sus firmantes", subrayó. Para Rajoy, el acuerdo firmado por Sánchez y Rivera no es producto del diálogo, sino del "proyecto de exclusión" al PP.

Rajoy pidió a los líderes de PSOE y Ciudadanos que se pongan de acuerdo sobre a quién quieren tener como socio, pues mientras Rivera quiere que sean los populares, Sánchez prefiere a Podemos. Tras ratificar el no a la investidura de Sánchez, añadió que "el PP no está para firmar contratos de adhesión a pactos que se han cocinado a sus espaldas y contra sus logros políticos". Asimismo, resaltó que los populares no están para "hacer de actor secundario en un sainete que tiene como único horizonte una nueva campaña electoral". Por último, concluyó que el PP votará no a Sánchez por una razón "tan sencilla" como la de que el propio candidato socialista ha dicho que no quiere del PP ni el apoyo ni la abstención.

Rajoy reprochó al líder socialista su "desprecio gratuito y sectario" a los más de siete millones de votantes que consiguió el PP el 20 de diciembre. Al respecto, subrayó que "en este nuevo tiempo sobran los intentos de exclusión, el sectarismo y la criminalización del adversario". Por ello, reivindicó su oferta de coalición con PSOE y Ciudadanos que, en su opinión, sería "la fórmula de gobierno más respetuosa con la voluntad de los españoles y la que mejor refleja los resultados de las urnas en diciembre". Rajoy indicó que si Sánchez no sale elegido se presentará a la investidura si el Rey se lo plantea y si cuenta con los apoyos necesarios.

Al ser preguntado si será el candidato del PP en caso de que se repitan las elecciones, respondió que esa es su intención, aunque reconoció que en el partido puede haber gente que no quiere que repita como cabeza de cartel. En el foro de LA RAZÓN, Rajoy estuvo arropado por la mayor parte de su Gobierno -ocho ministros y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría- y por la cúpula del PP, encabezada por la secretaria general, María Dolores de Cospedal.

Ecos de malestar en el PSOE por las diputaciones y el referendo

La supresión de las Diputaciones pactada por PSOE y Ciudadanos ha causado malestar en sectores del PSOE, destaca EL PAÍS en su información de apertura. El diario señala que las mayores discrepancias se han producido en agrupaciones de Andalucía y Aragón. EL MUNDO también habla de "rebelión" en las diputaciones socialistas. La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, defendió la vigencia de estos organismos, que sirven para "vertebrar y cohesionar el territorio", aunque admitió que "habrá cosas que hay que cambiar" para "modernizar las instituciones".

EL PAÍS y EL ECONOMISTA destacan que el acuerdo alcanzado por PSOE y Ciudadanos para suprimir las Diputaciones supondría un ahorro de hasta 5.000 millones de euros.

El líder socialista, Pedro Sánchez, dirigió ayer un vídeo a la militancia socialista en el que pide el apoyo para el acuerdo con Ciudadanos. ABC dice que el PSOE teme una "alta abstención" de sus militantes en la consulta.

Por otro lado, EL PERIÓDICO dice que Sánchez espera sumar al PNV al acuerdo con Ciudadanos. Según este diario, los socialistas "ven factible" el acuerdo con los nacionalistas tras estudiar sus propuestas.

Mientras, EL PAÍS apunta discrepancias entre Ciudadanos y el PSC sobre el modelo lingüístico fijado en el acuerdo. Para Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña, si el pacto prospera podría ser el fin a la inmersión lingüística en catalán, mientras Miquel Iceta, primer secretario del PSC, cree que se preserva al respetar las competencias de las comunidades.

En otro orden de cosas, LA RAZÓN se hace eco de la "polémica" desatada por un tuit de Carme Chacón que señalaba que el acuerdo con Ciudadanos contempla un referéndum para Cataluña. Posteriormente, los socialistas subrayaron que el acuerdo no incluye, "en ningún caso", la posibilidad de un referéndum a nivel exclusivamente catalán.

 Razones en contra de Podemos y sombras para los sindicatos 

La dirección de Podemos elaboró ayer un documento interno que detalla las ocho razones por las que el partido rechaza el acuerdo suscrito por el PSOE y Ciudadanos. En primer lugar, Podemos critica que no se derogue la "ley mordaza", que fue un compromiso asumido por el PSOE durante la campaña. También se pone el foco en la reforma laboral, que no sólo no se suprime sino que se ahonda en el "abaratamiento del despido". Podemos califica de "ridículo" el incremento del 1% del salario mínimo y considera que las prioridades macroeconómicas del acuerdo salvan "puntos clave de las reformas económicas del Gobierno de Mariano Rajoy".

Podemos destaca que "no se deroga la modificación del artículo 135 de la Constitución", interpreta que el pacto "abre las puertas al copago farmacéutico y a la privatización de la gestión" y critica las fórmulas de despolitización de la justicia.

El PSOE respondió a estos argumentos y acusó a la formación de Pablo Iglesias de mentir. Para los socialistas, las críticas de Podemos son una "caricatura". En cuanto a la reforma laboral, el PSOE responde que "lejos de bajar" el coste del despido, sube en lo que se refiere a los contratos temporales actuales y "no se toca el coste del despido de ningún otro contrato". Por lo que respecta a la "ley mordaza", el PSOE asegura que "es falso que no se derogue", puesto que el pacto contempla "anular todos los artículos" recogidos en el recurso presentado ante el Tribunal Constitucional.

El portavoz del PSOE en el Senado, Óscar López, afirma, en una entrevista en EL ECONOMISTA, que "no se entiende que Iglesias vote con Rajoy en contra del cambio".

Mientras, los sindicatos hallan sombras en las medidas laborales del acuerdo. Para el secretario general de UGT, Cándido Méndez, la premura del acuerdo quizás ha hecho introducir medidas que "no están pensadas con detenimiento", y que, en su opinión "deben revisarse". Para Fernando Lezcano, secretario de Comunicación de CCOO, "la pluralidad de medidas socioeconómicas resulta simpática, pero en laboral es manifiestamente mejorable".

 Los problemas se enquistan,  según Puigdemont

Por otro lado, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, afirmó ayer que el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos es legítimo, pero considera que "enquista" algunos problemas, como la relación entre España y Cataluña. Puigdemont calificó de "simple enunciado" la propuesta federal que incluye el acuerdo. Según el presidente de la Generalitat un referéndum pactado con el Estado paralizaría la actual hoja de ruta hacia la independencia.

El portavoz de Democràcia i Llibertat en el Congreso, Francesc Homs, ve posible que en las próximas semanas cristalice una "gran coalición" con PP, PSOE y Ciudadanos sobre la base del acuerdo alcanzado por Sánchez y Rivera, con un presidente del Gobierno que tenga un perfil técnico.

Rajoy responde a Rivera que no firmará el pacto con el PSOE

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, comunicó ayer por carta al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que no se sumará al acuerdo que éste ha suscrito con el secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, cuyo "único objetivo es echar al PP del Gobierno". En respuesta a la misiva que le remitió Rivera, Rajoy le dice que tiene "perfecto derecho" a pactar con Sánchez, pero le pide que comprenda que no se sume a ese acuerdo y le informa que no ha sido invitado por el líder de los socialistas a hacerlo. Rajoy concluye con su disposición a "trabajar juntos" por el gobierno de coalición que le propuso tras las elecciones, en caso de que Sánchez no consiga la investidura.

Rivera remitió una carta a Rajoy para solicitarle una reunión antes del debate de investidura de Sánchez con el fin de explicar el acuerdo "reformista" alcanzado con el PSOE. EL MUNDO,LA VANGUARDIAy CINCO DÍAS reflejan que Rajoy sólo se verá con Rivera tras "el fracaso" de investidura de Sánchez. El ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, anunció ayer que el PP se reunirá con Ciudadanos el próximo 7 de marzo y aseguró que también se ofrecerá un encuentro al PSOE "una vez que fracase la investidura" de Pedro Sánchez.

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, también se refirió ayer al acuerdo entre PSOE y C's, y subrayó que los intentos de Rivera serán baldíos y que el PP no se abstendrá "nunca" en la investidura de Sánchez. La vicepresidenta habló de "pacto de impostura", y señaló que lo acordado es "el documento del PSOE con algunas matizaciones de Ciudadanos". Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, dijo que Rivera es el "pichón" de Sánchez y Ciudadanos la "percha" del PSOE.

EL PAÍS señala que en el PP cuestionan "la viabilidad económica" del acuerdo entre PSOE y Ciudadanos. Según este diario, en el PP consideran que es un pacto de izquierdas, "sustentado en ideas zapateristas y mayoritariamente recogidas del programa del PSOE que podría costarle a los españoles 50.000 millones de euros". De igual modo lo refleja ABC, que destaca que "La Moncloa cree que el 90% del pacto económico es del PSOE". No obstante, varios dirigentes de la cúpula del PP consideran, según EL PAÍS, que el pacto sería "perfectamente asumible" si el candidato a presidente no fuese Sánchez sino Rajoy.

De interés

Artículos Relacionados