viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPP y Podemos reciben del CIS ánimos para no ceder al pacto...
El día anterior ambos urgieron a Sanchez votar en 15 días

PP y Podemos reciben del CIS ánimos para no ceder al pacto y forzar otras elecciones

Redacción
PP y Podemos reciben del CIS ánimos este jueves para no ceder al pacto en las negociaciones abiertas por Pedro Sánchez para su investidura y así forzar otras elecciones, que no quieren el 61% de los españoles según otras encuestas. El sondeo del centro de investigaciones sociológicas, dependiente del Gobierno, asegura que ambos partidos serían los beneficiarios de una convocatoria de nuevas elecciones generales, sobre todo Podemos y nacionalistas.Pero el líder del PSOE confía en lograr gobernar.

Los resultados del sondeo del CIS, iniciado antes de que Rajoy rechazara ser candidato a la investidura y Sánchez si aceptara en segunda ronda pero relegando la oferta de Podemos, indican que unas nuevas elecciones elevarían la cuota electoral ganadora del PP (desde el 28,7% al 28,8%), pero sobre todo dispararían la del partido de Pablo Iglesias en 1,2% sobre el total de los votantes( del 20´7% al 21,9%), sobrepasando al PSOE, que perdería el 1,5% del pastel, mientras que Ciudadanos también perdería el O,6% del pastel electoral (desde el 139% al  13,3%). Izquierda Unida se mantendría  y todos los grupos nacionalistas también o incluso aumentaría  algunas décimas (en especial ERC y PNV), salvo el DIL de Mas y Coalición Canaria. En consecuencia, el CIS muestra una radiografía que perjudicaría mucho a los dos partidos hoy mas cerca del acuerdo (PSOE y Ciudadadanos), míentras que beneficiaría a quienes más lejos están de la propuesta del líder socialista (PP por la derecha, Podemos por la izquierda y los nacionalistas por los lados).

 Sánchez, optimista

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, comenzó ayer las reuniones con los partidos para conseguir los apoyos necesarios para su investidura como presidente del Gobierno. Previamente, en un encuentro con los diputados y senadores socialistas, dijo que España "se puede gobernar desde la moderación y el diálogo, impulsando políticas progresistas y reformistas", y quiso lanzar un mensaje de "confianza". El líder del PSOE dijo que con el encargo del Rey se puso fin al "bloqueo institucional", una "cuarentena" fruto del "inmovilismo" de Mariano Rajoy. "No vamos a defraudar las expectativas", añadió, y abogó por "dejar atrás los vetos y empezar a hablar de lo que nos une, que es mucho, y sobre todo es progreso y cambio". Sánchez insistió en que el PSOE "no forma gobierno como un fin en sí mismo, sino para resolver los problemas de los ciudadanos", y citó como prioridad la creación de empleo. 

El líder del PSOE inició su ronda negociadora con los representantes de Nueva Canarias, Coalición Canaria, IU-Unidad Popular y Compromís. En rueda de prensa en el Congreso, Sánchez se felicitó por el arranque de las conversaciones y agradeció la "buena disposición" encontrada para que pueda haber un gobierno de cambio. "Esto empieza bien", resumió, y dijo que no se había hablado de "con quién", sino de "para qué".

El portavoz parlamentario de Compromís, Joan Baldoví, pidió a Sánchez un pacto como el que sellaron PSOE y Compromís en Valencia y en el que no tendría cabida Ciudadanos. La diputada de CC, Ana Oramas, trasladó al líder del PSOE que ya que su voto no es "imprescindible" decidirá "en su momento" si apoya o no su investidura. Alberto Garzón, de IU-Unidad Popular, dijo que apoyarán la investidura de Sánchez si el PSOE tiene en cuenta su propuesta social y económica.

Sánchez se reunirá hoy con el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, y el viernes lo hará con el de Podemos, Pablo Iglesias. El líder socialista dijo que tiene previsto pedir la próxima semana una reunión al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, si bien reiteró que no le pedirá su apoyo para que facilite su investidura. A este respecto, EL MUNDO informa hoy que el dirigente socialista José Enrique Serrano se reunió con el jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, a quien sondeó sobre una posible abstención del PP en la investidura de Sánchez, a lo que los populares contestaron que no.

El líder socialista también adelantó que se verá con los dirigentes de ERC y Democràcia i Llibertad a los que explicará el rechazo a su "hoja de ruta" independentista. Con quien dijo que no tiene previsto reunirse es con EH Bildu.

En una entrevista concedida a los Informativos de Telecinco, Sánchez reclamó a Podemos y Ciudadanos dejar atrás "los vetos" y poner sobre la mesa las cosas que unen a ambas formaciones para "dar estabilidad" a España. En su opinión, existen "puntos en común" entre las tres formaciones en políticas de regeneración democrática, políticas sociales y económicas. Sánchez dijo que se había puesto en contacto con la presidenta andaluza, Susana Díaz, para abordar los posibles pactos y aseguró haber apreciado "una predisposición muy positiva". Asimismo, apuntó que hoy conversará con el expresidente Felipe González, cuyas opiniones tiene "muy en cuenta".

En una entrevista concedida a EL ECONOMISTA, el secretario de Organización del PSOE, César Luena, insiste en que no buscarán a los independentistas ni pactarán con ellos. "Pedro Sánchez no se saldrá de la hoja de ruta aprobada por el Comité Federal", asegura.

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, aseguró que "mucha gente" empieza a ver posible la formación de un Gobierno con Sánchez como presidente, si bien reclamó prudencia. "No levantemos expectativas que luego se frustren", dijo.

Por otro lado, Sánchez ya tiene elegido al equipo que negociará con otras fuerzas políticas para tratar de formar una mayoría parlamentaria. El portavoz será Antonio Hernando, a quien acompañarán María Luisa Carcedo, Rodolfo Ares, Meritxel Batet, José Enrique Serrano y Jordi Sevilla.

Iglesias acudirá a la reunión con Sánchez con "la mejor disposición"

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, garantizó ayer que acudirá a la reunión con Pedro Sánchez "con la mejor disposición" para poder concretar "lo antes posible" un Gobierno que, en su opinión, están reclamando los militantes de ambos partidos. Iglesias abogó por que se forme un Ejecutivo plural, con representación proporcional a los votos de cada partido, y recordó que Podemos ha sido "generoso" por dar "todas las facilidades" para que Sánchez sea presidente.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Podemos, Íñigo Errejón, dijo que "se dan las condiciones" para un entendimiento con el PSOE, si bien recordó que se han "perdido" cuarenta días. Errejón anunció que negociarán con "una sola voz" pero dentro del equipo negociador habrá gente de En Comú Podem y En Marea.

Según EL MUNDO, Podemos lleva días manteniendo contactos con ERC y Democràcia i Llibertat para negociar su abstención en la investidura de Pedro Sánchez. "He hablado con ellos porque es mi obligación", dijo Iglesias.

Rivera busca un acuerdo con el PSOE con la abstención del PP

Ciudadanos cree que existe un "espacio común" para conseguir un acuerdo con PSOE y PP que evite tanto un gobierno entre los socialistas y Podemos como un adelanto electoral. Así se lo planteará hoy Albert Rivera a Pedro Sánchez en la reunión que mantendrán en el Congreso. La estrategia de Rivera pasa por acordar un programa de gobierno con el PSOE y tentar al PP para que se sumen o, en su defecto, se abstenga, según planteó ayer el líder de Ciudadanos a sus diputados. El portavoz parlamentario de Ciudadanos, Juan Carlos Girauta, advirtió al PP de que "el pueblo y la historia los juzgarán si, por priorizar sus intereses, se niegan a abstenerse junto a Ciudadanos para permitir la investidura" del líder del PSOE.

Rivera ya tiene elegido su equipo negociador, que contará con Luis Garicano, Juan Carlos Girauta, José Manuel Villegas y Marta Martín.

Por otro lado, el portavoz de Democracia i Llibertat en el Congreso, Francesc Homs, censuró ayer que Pedro Sánchez empiece la ronda de contactos "vetando" a partidos que representan a "buena parte" de la sociedad catalana, como es su propia formación y ERC. Homs recordó que Sánchez no quería "frentes ni poner vetos a nadie" por lo que le recomendó que "se aplique" eso mismo.

Por su parte, el portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, dijo que en su partido las puertas "están abiertas" para todos, a pesar de que Sánchez no les llame para la primera ronda de consultas.

PP y Podemos piden que la investidura sea en dos semanas

PP y Podemos coincidieron ayer en intentar que el debate de investidura sea cuanto antes y se acorte el plazo de un mes para negociar que ha previsto Pedro Sánchez. La vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, pidió en la reunión de la Mesa del Congreso que el pleno se celebre el 16 de febrero, fecha que era la prevista en el caso de que Mariano Rajoy se hubiese sometido a la investidura. El presidente del Congreso, Patxi López, rechazó la petición. Posteriormente, la diputada de Podemos Gloria Elizo pidió la palabra para sostener que el plazo debería reducirse a 15 días, propuesta que también fue rechazada por López. Ciudadanos pidió respeto a la competencia del presidente de la Cámara y Micaela Navarro, del PSOE, sostuvo que el plazo de un mes es "justo".

Rajoy, cuestionado por su partido por declinar el encargo del Rey

Distintos dirigentes del PP cuestionaron ayer la actitud de Mariano Rajoy de rechazar el encargo del Rey de formar gobierno y criticaron su inmovilismo a la hora de intentar fraguar un acuerdo, destacan algunos diarios. EL MUNDO habla de "reproches internos a Rajoy por esperar y ´no hacer nada´". Este diario apunta, según fuentes populares, que Rajoy no esperaba que Felipe VI le propusiera tras la primera ronda de consultas al no tener los apoyos suficientes. La actitud del Monarca ha provocado en el PP un gran "malestar". Según EL PAÍS, el Rey no propuso de nuevo a Rajoy para mantener la neutralidad.

LA VANGUARDIA señala que el PP se siente "defraudado con Rajoy por regalar la candidatura a Sánchez". Según el diario, amplios sectores del partido reprochan a su líder no intentar atraerse a Ciudadanos. Por su parte, LA RAZON destaca que Rajoy "apaciguará a su grupo para mantener el cierre de filas", y hoy, en la reunión de Grupo Popular en el Congreso, "alimentará la esperanza de que puedan llegar a formar gobierno por el fracaso del PSOE".

Mientras, el vicesecretario del PP, Fernando Martínez-Maillo, asegura, en una entrevista en ABC, que al PSOE "la aritmética le sale, pero eso no da un gobierno estable". Maillo dice que están dispuestos a "tender la mano al PSOE" pero no para darles su apoyo.

Por su parte, el vicesecretario de Sectorial del PP, Javier Maroto, apeló a que no haya un Gobierno "de carambola" que solo busque salvar la investidura "jugando con la abstención de los nacionalistas o ligando a la coalición más radical ese pacto".

Margallo advierte contra un Gobierno PSOE-Podemos

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, José Manuel García-Margallo, dijo ayer a los periodistas que el martes se vio "obligado" a informar a sus colegas que con un posible gobierno de coalición PSOE-Podemos, "si prevalecieran las tesis del segundo, España podría ser el primer país que abandonase la coalición internacional" contra el yihadismo.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, consideró "impropia" la advertencia de Margallo y pidió que "bromas y frivolidades, las justas". La secretaria de Relaciones Internacionales, Carme Chacón, reclamó una "rectificación urgente". "Con la política exterior española y el terrorismo no se puede jugar y menos un Gobierno en funciones", subrayó.

Por otro lado, Sánchez dijo ayer que pedirá al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, que comparezca en el Congreso para pedirle que defienda en el Consejo Europeo del 18 y 19 de febrero una "posición común" acordada por las fuerzas parlamentarias.

 Ponencias lamentarías para tramitar una desconexión de Cataluña 

Junts pel Sí y la CUP iniciaron ayer los trámites para crear las ponencias parlamentarias que deberán elaborar las tres leyes de "desconexión" con el Estado. Las formaciones secesionistas registraron en el Parlament las peticiones para elaborar las leyes de Transitoriedad Jurídica, Hacienda Pública y Seguridad Social, previstas en la declaración independentista aprobada el pasado 9 de noviembre y que fue suspendida por el Tribunal Constitucional. Según el diputado de la CUP Benet Salellas son "los tres pilares para que la república catalana pueda existir".

Para intentar sortear una posible impugnación, Junts pel Sí y la CUP modificaron el nombre de las tres normas: la ley de Transitoriedad Jurídica pasa a denominarse de Régimen Jurídico; la de Hacienda Pública se ha convertido en la de la Administración Tributaria, y la de la Seguridad Social es la de Protección Social.

El diputado del PSC Ferran Pedret consideró "pueril" que Junts pel Sí y la CUP pretendan burlar la anulación de la declaración del 9-N con un cambio de nombre de las tres leyes del proceso soberanista, que, en su opinión tienen "muy pocas probabilidades de prosperar, desde el punto de vista jurídico y político". Desde el PPC, Xavier García Albiol, anunció que pedirá al Gobierno que impugne las tres leyes de "desconexión" con el Estado. El portavoz adjunto de Ciudadanos en la Cámara catalana, Fernando de Páramo, advirtió de que los soberanistas están aprovechando la "inestabilidad" en España para acelerar el proceso. El portavoz de Sí que es Pot, Joan Coscubiela, calificó de "trapicheo" y "juego de manos" la estrategia de Junts pel Sí y la CUP.

En respuesta a los grupos de la oposición durante su primera sesión de control parlamentario, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, subrayó: "Ustedes se han dado cuenta demasiado tarde de que la independencia iba en serio". Puigdemont advirtió, en respuesta a la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, de que "el Govern no promoverá ni liderará la mejora de la financiación autonómica", y aclaró que de lo que se trata ahora es de "negociar" el "inicio del camino hacia la independencia", que, en su opinión, es el encargo del "pueblo de Cataluña". EL PAÍS destaca en su información de apertura que "Puigdemont aprovecha el vacío para cursar las leyes de secesión".

Por otro lado, la Audiencia Nacional va a investigar si las mociones municipales de apoyo a la resolución independentista aprobada por el Parlament el pasado 9-N obedecen a una "estrategia planificada y concertada" para "generar una situación de incumplimiento generalizado de la legalidad constitucional". El juez Ismael Moreno, de acuerdo con la Fiscalía, considera que esta supuesta concertación de decenas de Ayuntamientos catalanes para soslayar la Constitución podría constituir delitos de "rebelión" y de "sedición".

En otro orden de cosas, cinco votos de la CUP sirvieron para que el Gobierno catalán pudiera sacar adelante la prórroga de los presupuestos de 2015.

De interés

Artículos Relacionados