viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónPredicción económica: A largo plazo...todos calvos

Predicción económica: A largo plazo…todos calvos

Futurolandia
Mis seguidores disponen ya de abundante material numérico sobre el amplio intervalo en que se sitúan las predicciones económicas incluso a corto plazo y los múltiples factores de riesgo que explican esa inseguridad. En el caso del medio y largo plazo los riesgos son tan elevados como para que algunos propongan renunciar a cualquier valoración. Sin embargo, empresas y otras instituciones, públicas o privadas, tienen necesidad de gestionar estrategias con una visión amplia de futuro

No existe una receta única para cómo resolver la contradicción inevitable entre necesidades y posibilidades de conocer ese futuro. Nuestra recomendación es atender a cinco principios básicos:

  1. Ninguna predicción a medio y largo plazo tiene una elevada probabilidad de acierto, con lo que es imprescindible valorar alternativas.
  2. En un mundo en cambio permanente y dónde la interrelación entre países es elevada y creciente, las predicciones, sobre todo según se amplía el horizonte, deben considerarse como apuestas a revisar periódicamente.
  3. El peso que suele concederse a los datos del pasado para proyectarse a futuro debe disminuir según se amplía el horizonte y, la imaginación debe jugar un papel creciente. Incluso las “macrotendencias” se quiebran.
  4. Por tanto, es imprescindible cubrirse de los riesgos de predicción del entorno macro y disponer de estrategias alternativas.
  5. Atención a los “cisnes negros” de baja probabilidad pero de fuerte impacto, que no están incluidos en predicciones o escenarios habituales.

Si la predicción económica para 2015-2016 está condicionada por la evolución de muy diversos riesgos en potencia, las perspectivas a cinco o diez años sólo pueden considerarse como hipótesis de trabajo, a revisar permanentemente según vayan los acontecimientos. Esas hipótesis de trabajo quedan, en general, implícitas y corresponden a una supuesta situación de relativa normalidad, “business as usual” en la terminología habitual anglosajona. Marcan posibles tendencias con fluctuaciones, a veces, de tipo cíclico que exigen explicitar supuestos.

En el cuadro adjunto incluimos la predicción para 2016-2020 aportada por el FMI en su último informe, en comparativa por grandes zonas y para periodos anteriores. La predicción es muy similar a la ofrecida hace seis meses y apunta a una tendencia a la recuperación progresiva de la economía mundial y del conjunto de países emergentes y en desarrollo. Latinoamérica se supone que podría recuperarse de la reciente desaceleración. EE.UU. se sitúa en tasas más sostenibles a largo plazo que las actuales, la Eurozona se mantiene a ritmos que  alrededor del 1,5% y Japón se mantiene por debajo del 1% de crecimiento.

 

Una perspectiva amplia del crecimiento mundial según el FMI

(% variación media anual del PIB en PPC para agrupados por zonas)

 

Media

1996-2005

Situación previa de la crisis (2007)

Periodo crisis

(2008-2013)

Salida crisis

(2014-2015)

Horizonte

2016-2020

Mundo 3,9 5,7 3,2 3,3 3,8
EE.UU. 3,4 1,8 0,8 2,5 2,5
Eurozona 2,2 3,0 -0,3 1,2 1,6
Japón 1,0 2,2 0,2 0,2 0,7
Conjunto Economías Avanzadas 2,8 2,8 0,6 1,9 2,1
Latinoamérica 2,9 5,7 3,3 0,5 2,2
Asia emergente y en des. 6,9 11,2 7,7 6,7 6,4
Conjunto emergentes y en desarrollo 5,1 8,7 5,5 4,3 5,0

Insistimos: todas estas predicciones a medio y largo plazo son hipótesis de trabajo para reflexión y revisión permanente más que apuestas de futuro a tomar como una guía cierta de evolución. Mirar hacia adelante siempre es conveniente; tomar sombras por realidades es de una ingenuidad irresponsable.

Antonio Pulido https//twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados