viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaPremio Nobel de Economía 2016 a estudiosos de la eficiencia de los...
Hart y Holmström, tras incentivos a ejecutivos y profesores

Premio Nobel de Economía 2016 a estudiosos de la eficiencia de los contratos

Redacción
El Nobel de Economía 2016 ha sido para Oliver Hart y Bengt Holmström, por sus aportaciones a la eficiencia de los contratos, sobre todo en incentivos a directivos de empresas, aunque también a profesores o funcionarios de prisiones ante retribuciones fijas o variables, gestión pública o privada de los hospitales, etc.Ha sido un premio a estudios que ligan el rendimiento de la economía a buenos marcos institucionales: "los contratos ayudan a ser cooperativos y tener confianza",resaltó la Academia

Holmström, de 67 años, nació en Helsinki (Finlandia) y es profesor de la Massachusetts Institute of Technology. Hart, de 68 años, es de Londres (Reino Unido) y trabaja como profesor de la también norteamericana Universidad de Harvard, dos de las primeras clasificaciones mundiales en investigación y calidD docente. La Academia sueca ha destacado la importancia de las herramientas teóricas creadas por ambos para comprender los efectos de los acuerdos y los riesgos potenciales de los contratos.

Según las ideas de Holmström Sobre la última crisis, los mercados de capitales no funcionan gracias a la información, sino al principio de la confianza, que no se consigue con más transparencia, sino respaldando las deudas con garantías que los acreedores puedan reclamar. El catedrático del MIT ha defendido que los contribuyentes rescaten entidades financieras para evitar el colapso de la liquidez.  

El Nobel de Economía es un galardón instituido en 1968 por el banco central sueco y dotado con 8 millones de coronas suecas, unos 830.000 euros para compartir. El año pasado se concedió a Angus Deaton, catedrático de microeconomía de la Universidad de Princeton, por su análisis de los patrones del consumo, la pobreza y el bienestar.

Los estudios de los dos economistas galardonados este 2016 examinan qué se puede hacer para mejorar la eficiencia de los contratos. “Se trata de pensar en todas las partes involucradas para que un contrato sea una situación en la que ganan todos”, comentó Holström en la teleconferencia realizada a continuación del anuncio. Holstrom y Hart explican por ejemplo la razón de que las compañías de seguros nunca reintegran todo el valor de la casa quemada o el coche robado, pues en ese caso nunca nos importaría si se quema la casa o nos roban el coche, según Per Stromberg, presidente del Comité del Premio Nobel de Economía. Otro ejemplo es cómo se retribuye a los gestores de grandes empresas para que velen por los intereses de los accionistas y no por maximizar sus beneficios personales. Ambos coinciden que un directivo o empresario deben recibir incentivos cuando aportan resultados, pero que sus derechos deben Diluirse ante los financiadores cuando la empresa se deteriora.

La Administración estadounidense dejó de privatizar las prisiones basándose en los estudios de Hart, cuyo modelo no concreta si es mejor que el servicio sea prestado por un agente público o privado, sino bajo qué condiciones una actividad debería desarrollarla una entidad privada o pública. "No es lo mismo un servicio de basuras que una prisión. Y estos trabajos ayudan a distinguir cómo elaborar estos contratos asegurando un equilibrio entre la máxima calidad y la eficiencia de costes", declaró Per Stromberg. 

Los estudios de Holmström concluyen, por su parte, que no se debe vincular la remuneración exclusivamente al comportamiento de los títulos de la compañía, porque eso sería como paga por la buena suerte. En industrias con alto riesgo, incluso recomienda tender hacia una estructura de sueldos fijos, mientras operarios cuyo trabajo se pueda medir debería ser pagado en proporción directa a su rendimiento. 

Tras analizar cómo los jóvenes trabajan más duro por sus expectativas de carrera o cómo recompensar el trabajo en grupos, sus hallazgos indican que un poco de burocracia y reglas combinadas con pequeños incentivos económicos suele funcionar bien, pues los incentivos pequeños animan el trabajo en equipo. Respecto a los profesores, considera que el salario debe ser fijo para no menoscabar la enseñanza de habilidades que no se pueden medir.

De interés

Artículos Relacionados