jueves,19 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDebates¿Qué ha cambiado desde el derrumbe de Bangladesh?

¿Qué ha cambiado desde el derrumbe de Bangladesh?

Redacción
A menudo, lamentablemente, tiene que pasar una desgracia para que se tomen medidas para resolver situaciones de desigualdad. A lo largo de este año se han apreciado síntomas de mejora en las condiciones laborales de los trabajadores del país asiático, aunque todavía hay muchos aspectos que deberían revisarse.

Ya ha pasado casi un año desde aquel 24 de abril en que unas 1.200 personas murieron cuando cayó el edificio Rana Plaza de Bangladesh. El incidente más trágico de la historia de la industria textil, causado por la adición ilegal de dos plantas en una construcción que ya era de baja calidad, se pudo haber evitado.

Tal como publica ‘The Guardian’, a lo largo de la historia se ha puesto de manifiesto que las desigualdades sólo se afrontan cuando ocurre una catástrofe. Un claro ejemplo es el de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York, que se incendió en 1911 y provocó más de un centenar de muertos. Entonces el gobierno americano impulsó la aprobación de leyes para garantizar la seguridad y las condiciones laborales en las industrias.

El derrumbamiento del Rana Plaza no ha sido una excepción, y el rotativo inglés expone hasta diez aspectos que indican que se ha hecho algo al respecto:

1. Los consumidores ahora son mucho más conscientes de esta problemática, una actitud que en gran parte se debe a la visibilidad que le han dado los medios de comunicación.

2. Más de 150 empresas han firmado el Acuerdo sobre Incendios y Seguridad en Bangladesh, a través del cual se comprometen a realizar inspecciones independientes. También 27 compañías de Estados Unidos han creado la Alianza para la Seguridad de los Trabajadores de Bangladesh, que hasta la fecha de hoy ha permitido que se inspeccionen 675 fábricas.

3. Diversas empresas que operaban en Rana Plaza ya han pagado la indemnización a las víctimas, aunque todavía hay una parte que no lo ha hecho. Las asociaciones de afectados se marcaron como fecha límite el próximo 24 de abril, en el primer aniversario del accidente.

4. Obama suspendió, a la espera de una mejora en los derechos humanos, el acuerdo comercial preferencial que Estados Unidos tenía con Bangladesh.

5. Las diferentes organizaciones de trabajadores en el sector textil, como el Centro de Bangladesh de Solidaridad Obrera, que antes estaban dirigidas por el gobierno, ahora están autorizadas para operar libremente.

6. Hay una conciencia creciente de la necesidad de unos conocimientos específicos para lidiar con incendios o problemas eléctricos.

7. El gobierno de Bangladesh ha aumentado en un 77% el salario mínimo de 68 dólares al mes a todos los trabajadores del sector de la confección.

8. Los grandes empresarios del país asiático son conscientes que la marca ‘Made in Bangladesh’ (producido en Bangladesh) está en riesgo si no cambian las cosas.

9. Las compañías que operan en Bangladesh se están decantando por estrategias a largo plazo en detrimento de la gestión buscando les beneficios immediatos.

10. Se están desarrollando nuevos modelos de inversión para mejorar las fábricas de Bangladesh. De este modo, además de hacerlas más productivas, éticas y sostenibles, se conseguirá reducir el riesgo de accidentes.

Sin embargo, todos estos síntomas de mejora no son definitivos, ya que todavía hay muchos aspectos que deberían revisarse, como las horas extra, la subcontratación ilegal, la discriminación o el acoso. Pero hay un motivo que sí que nos puede conducir al optimismo, y éste es la fluidez de la información: hoy en día hay millones de trabajadores que disponen de teléfonos inteligentes que les permiten denunciar condiciones infrahumanas, geolocalizar las fábricas dónde trabajan y, en definitiva, hacer visible su situación. De este modo, durante la próxima década las empresas no podrán esconder sus actividades poco éticas porque, tarde o temprano, se acabará sabiendo todo.

De interés

Artículos Relacionados