sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión¿Quien garantiza el control sobre el Gobierno en la nueva formación?
Polémica ante una reforma de la formación sin consenso

¿Quien garantiza el control sobre el Gobierno en la nueva formación?

Redacción
La falta de consenso con patronal y sindicatos es la principal objeción en la prensa al proyecto de Decreto-Ley de reforma de la formación profesional, aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, según el cual refuerza la transparencia y la capacidad sancionadora, para lo que crea una Unidad Especial de Inspección a fin de evitar el fraude en los cursos y la obtención irregular de las ayudas. La mayoría de los medios dan su aprobación, no así los interlocutores sociales afectados.

La reforma aparta a la patronal y a los sindicatos de la gestión de los cursos de formación, y su capacidad de actuación queda relegada al papel de participar en la "planificación" y "programación" de una oferta formativa que reciben unos 2,7 millones de asalariados y desempleados al año. Los periódicos resaltan hoy que, así, sindicatos y patronal ya no tendrá exclusividad a la hora de impartir los cursos, ya que éstos se someterán a la libre concurrencia, abierta a todos los proveedores de formación.

Ante la alegación a la falta de consenso, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, aseguró que la reforma ha sido debatida hasta la "extenuación" y que "incorpora aportaciones de todos". La ministra añadió que con el nuevo modelo los interlocutores sociales dejan de ser "juez y parte".

El nuevo modelo dota de instrumentos para dar visibilidad pública a los canales de denuncia y otorga a la Unidad Especial de Inspección la capacidad de desarrollar, anualmente, programas de control de acciones formativas. "Habrá tolerancia cero con el fraude", subrayó Báñez. Asimismo, se crea la Fundación Estatal para la Formación, que sustituye a la actual Fundación Tripartita, y cuyo Patronato está constituido al menos en un 51% por miembros de la Administración General del Estado. En el Patronato también estarán representadas las comunidades autónomas y las organizaciones empresariales y sindicales.

Cuando se trate de formación subvencionada sólo se adelantará el 25% de los fondos. Hasta ahora se podía adelantar el 100%, lo que, según la ministra, había dado lugar a irregularidades. El sistema aprobado se financiará con los fondos provenientes de la cuota de formación que aportan empresas y trabajadores de conformidad con lo establecido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado. También se beneficiará de las dotaciones previstas en el SEPE.

CCOO apuntó que la reforma otorga un papel "muy poco relevante" a los sindicatos y limita su participación a un "mero papel decorativo".

UGT dijo confiar en subsanar en el trámite parlamentario "algunas carencias" del modelo, y aspira en que se plasme "con claridad" el papel de los interlocutores sociales. Para la secretaria de Empleo del PSOE, Mari Luz Rodríguez, la reforma de la formación llega cuatro años tarde y sin consenso con los agentes sociales.

Titulares y editoriales de la prensa

"El Gobierno saca a los sindicatos y las patronales de los cursos de formación", titula EL PAÍS. Para ABC, el Gobierno "aparta de la gestión de la formación a patronal y sindicatos". Según LA VANGUARDIA, la nueva reforma "relega" a sindicatos y patronal. "Báñez cambia la formación para el empleo sin patronal y sindicatos", titula CINCO DÍAS. "Una reforma contra el ´fraude´ en la formación", es el titular de EL MUNDO, mientras que LA RAZÓN apunta: "Control al fraude de los cursos de formación". Para EL PERIÓDICO, "Empleo alardea de más controles para el dinero de la formación".

LA FORMACIÓN, PASADA A LIMPIO (ABC): El nuevo modelo de formación profesional aprobado ayer por el Consejo de Ministros "acaba con el perjudicial monopolio que hasta ahora ejercían patronal y sindicatos sobre los cursos de formación". Los agentes sociales seguirán jugando un papel relevante en el diseño y planificación de los programas, pero la competencia entre los centros y la libertad de elección de los trabajadores se traducirán en una mayor calidad, mejorando tanto las posibilidades de encontrar trabajo como de progresar en el mercado laboral. Además el Gobierno introduce estrictos mecanismos de control y supervisión para que no se vuelvan a repetir los escándalos de malversación y financiación irregulares asociados a la formación. "Eliminar la lacra de la corrupción y el fraude requiere de todos los medios disponibles".

FORMACIÓN PROFESIONAL MÁS EFICIENTE (LA VANGUARDIA): Lo importante es que el nuevo sistema sea realmente más eficiente que el anterior. La principal medida es que a partir de ahora la formación correrá a cargo de las propias empresas, que son quienes mejor conocen las habilidades y conocimientos necesarios para su personal. "La reforma del sistema de formación para el empleo establece una amplia serie de medidas de control, junto con un endurecimiento de las sanciones, para evitar que se repitan los fraudes, así como una apuesta por la evaluación permanente de la calidad y el impacto real de la formación en los trabajadores y en la mejora de la competitividad". La filosofía y objetivos "parecen bien orientados". El gran riesgo es que el exceso de controles y burocracia dificulte la efectiva puesta en marcha de los planes que empresas y trabajadores necesitan con tanta urgencia.

FORMACION POR DECRETO-LEY Y CON SESGO RECENTRALIZADOR (EL PERIÓDICO): La medida "se hace sin el deseable acuerdo de la patronal y los sindicatos". Los cambios "provocan inquietud por su sesgo recentralizador". No solo el Gobierno asumirá la gestión de los recursos – con un consejo asesor con las comunidades – sino que se reserva la inspección, un hecho que colisiona con sentencias del Tribunal Constitucional que indican que esas competencias corresponden a las autonomías. "Si todo está en manos del propio Gobierno, ¿quién garantiza el control sobre el propio Gobierno?". 

POR UNA FORMACIÓN DE CALIDAD (LA RAZÓN): El fraude sobre la formación investigado en Andalucía "dejó en evidencia sobre todo un sistema ineficaz y clientelar". En seis de cada diez trabajadores empleados, la formación recibida no había influido nada en su colocación. "Invertir esta tendencia y que los cursos sean una verdadera herramienta para la creación de empleo de calidades el objetivo de la ley". "la calidad y eficacia de los cursos es el primer objetivo del nuevo modelo de formación", que estará sometido a un proceso de evaluación permanente. Se abre un sistema de libre competencia que evite que los agentes sociales sean arte y parte. "La formación es una pieza clave en la creación de empleo de calidad y este sistema debe contar con la complicidad de los agentes sociales".

RIGOR Y CONTROL EN LA FORMACIÓN (CINCO DÍAS ): Entre los grandes principios rectores que inspiran la reforma destaca la tolerancia cero hacia el fraude. No en vano, el sistema de subvenciones para la formación de los trabajadores ha sido fuente de numerosos escándalos e irregularidades. "Ello hacía urgente y obligado rediseñar el modelo para hacerlo no sólo más competitivo, sino más sujeto al control y rigor que requiere toda actividad que se nutre de fondos públicos".

De interés

Artículos Relacionados