sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaInvestigación y DesarrolloResiliencia urbana ante la emergencia climática: por unas ciudades más sanas
El Instituto de Tecnología Cerámica de Castellón aplica la economía circular a los materiales de construcción

Resiliencia urbana ante la emergencia climática: por unas ciudades más sanas

El Instituto de Tecnología Cerámica junto a empresas privadas de materiales de construcción, están llevando a cabos proyectos para reducir la emisión de C02 en la fabricación de ladrillos y la reutilización de cáscaras de huevos para su uso en azulejos.

Desde el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC-AICE) se están desarrollando alrededor de 100 proyectos anuales, y en torno a un 44% de ellos existe una orientación hacia la sostenibilidad, simbiosis industrial, cambio hacia el modelo de economía circular y descarbonización de la economía.

Pocas veces las personas se paran a pensar en algo que les puede parecer simple de tan cotidiano: un ladrillo. Sin embargo, son los ladrillos los que forman parte del entorno de la ciudad y edifican las viviendas que habitamos. Su fabricación requiere un uso intensivo de energía que a su vez emite grandes cantidades de CO2 a la atmósfera, con lo que construir viviendas con menor impacto medioambiental, es el primer paso para desarrollar ciudades verdes.

Desde ITC-AICE pensaron en impulsar una nueva tecnología que eliminará ciertos inconvenientes a los ladrillos, a las personas, a las ciudades y al planeta, de modo que se pusieron a trabajar, en cooperación en este caso con la Comisión Europea a través del programa LIFE, con el proyecto LIFE-HYPOBRICK (Ref.: LIFE18CCM/ES/00114) en el que reutilizaron residuos procedentes de otros sectores para introducirlos en unos nuevos ladrillos en cuya fabricación eliminamos la etapa de cocción. 

Esta etapa supone un 80% de la energía utilizada en el proceso y una considerable emisión de CO2 junto a otros compuestos nocivos a la atmósfera. Al mismo tiempo se impulsó la introducción de un nuevo proceso, denominado “activación alcalina”, por el que se obtienen ladrillos sin apenas impacto ambiental, ya que, al eliminar la cocción, eliminamos automáticamente un 80% de emisiones a la atmósfera, conservando idénticas propiedades que los ladrillos tradicionales. Bajo la coordinación de ITC-AICE participan en LIFE HYPOBRICK la firma ubicada en Illescas (Toledo) Cerámicas Mora, S.L., la firma gestora de residuos Recycling, Consulting & Services, S.L. (RCS), la empresa alemana también productora de ladrillos Schlagmann Poroton GmbH & Co. y la Universidad de Nüremberg.

Otro ejemplo innovador es el proyecto LIFE EGGSHELLENCE, coordinado por ITC-AICE y financiado por el Programa LIFE 2014-2020 de Medio Ambiente y Acción por el Clima de la Unión Europea con referencia LIFE19 ENV/ES/000121. Dos sectores industriales como son el de las empresas ovoproductoras y el sector cerámico, se han alíado para producir azulejos en cuya composición se incorpora el carbonato cálcico obtenido de los residuos de cáscaras de huevos que en la actualidad son llevados a vertederos, suponiendo unos gastos de transporte y problemas de quejas vecinales por malos olores, entre otros aspectos. 

En este contexto, se está desarrollando un dispositivo que separe la membrana biológica de la cáscara del huevo, obteniendo el carbonato cálcico que está presente en un 90%, para incorporarlo a la composición cerámica y fabricar azulejos de revestimiento. Al hacer esto, se evita la extracción del carbonato cálcico de la naturaleza y ambos sectores salen beneficiados a escala europea, dado que la acción se está desarrollando en España y Portugal. Participan las empresas AGOTZAINA, S.L., especialista en a la elaboración de ovoproductos líquidos pasteurizados de alta calidad, la empresa portuguesa Adelino Duarte da Mota (Grupo MOTA CERAMIC SOLUTIONS), y las firmas del sector cerámico castellonense EUROATOMIZADO, S.A. y MAINCER, S.L., además de la Universidad de Aveiro, en Portugal. 

Esta acción surgió al identificar un problema en la industria del procesamiento de huevos, ya que se estima que en Europa se generan alrededor de 150.000 toneladas de cáscaras de huevo cuyo destino son los vertederos.

 

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados