sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadResultados sorprendentes del estudio genético del Príncipe de Viana
El icono del catalanismo, al descubierto

Resultados sorprendentes del estudio genético del Príncipe de Viana

ibercampus.info
Investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona y de la Universidad de Granada, bajo la dirección de la historiadora Mariona Ibars, han analizado los restos conservados en el Real Monasterio de Poblet atribuidas al Príncipe de Viana. Los investigadores han realizado un estudio genético de la momia y lo han comparado con el de los restos atribuidos a la reina Blanca I de Navarra (conservados en Segovia), madre del príncipe, y con los de familiares de origen indudable, como la zarina Alejandra de Rusia, el Duque de Edimburgo y Juana de Hasburgo (capilla de los Médicis). El estudio concluye, de manera inesperada, que ni los restos de Poblet corresponden al príncipe ni los de Segovia corresponden a la reina.

 

Los investigadores han llevado a cabo un estudio antropológico de la momia, restituida al monasterio en el año 1935, desde la catedral de Tarragona. De hecho, se trata de los restos de tres individuos diferentes, que consisten en un fragmento de la columna y dos segmentos corporales momificados. El análisis ha demostrado que los restos fueron manipulados para reconstruir un cuerpo a partir de fragmentos de otros, puesto que se observan marcas de cortes de sierra en la columna del segmento inferior. El segmento superior, que conserva la cabeza con la cara destrozada, el tronco y un brazo, perteneció a un hombre de mediana edad.

Para poder atribuir con garantías cualquiera de los tres fragmentos al Príncipe de Viana, se ha llevado a cabo  una identificación a partir de un estudio genético. Con este fin, ha sido necesario obtener ADN de los diferentes segmentos momificados y compararlos con los de cuerpos que, sin lugar a dudas, corresponden a familiares del Príncipe, identificados en un estudio genealógico.

El estudio de la ascendencia y de la descendencia femenina de la reina Blanca I de Navarra, madre del Príncipe de Viana, ha permitido a los investigadores examinar la transmisión de un ADN mitocondrial (ADN que sólo se encuentra en las mitocondrias, fuera del núcleo celular, y que sólo transmite la madre) a lo largo de 800 años, desde el año 1200 hasta la actualidad. Esto ha sido posible gracias a la descendencia de la reina Ana de Jagellón-Foix, tataranieta materna de Blanca I de Navarra y sobrina en cuarto grado del Príncipe, casada con el archiduque Fernando de Austria, hermano del emperador Carlos V (rama austriaca de los Hasburgo hispanos).

Los datos genealógicos han permitido llegar a la identificación del ADN mitocondrial del Príncipe que, inesperadamente, no se corresponde con el obtenido en ninguno de los segmentos momificados que se conservan en el Monasterio de Poblet. Además, el ADN tampoco se corresponde con el de los restos atribuidos a la reina Blanca I de Navarra, que se conservan desde el año 1994 en el monasterio segoviano de Santa Maria la Real de Nieva.

En el estudio han participado los investigadores Miguel C. Botella, del Departamento de Antropología Física de la Universidad de Granada; Assumpció Malgosa, del Departamento de Biología Animal, Vegetal y Ecología de la Universitat Autònoma de Barcelona; y la historiadora Mariona Ibars, directora de la investigación.

Más información en http://www.poblet-pviana.com/

De interés

Artículos Relacionados