viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaReválidas y LOMCE, negociadas mientras Rajoy forma Gobierno
Acuerdo para crear una Subcomisión parlamentaria de debate

Reválidas y LOMCE, negociadas mientras Rajoy forma Gobierno

Redacción
Los cambios en la LOMCE se negociarán a partir de esta semana mientras Rajoy anuncia Gobierno el jueves. El primer acuerdo será crear una Subcomisión en el Congreso. Gobierno y Grupo Popular ya diseñan el procedimiento para empezar a negociar con los grupos políticos el contenido de las nuevas reválidas, dentro del Pacto por la Educación que propuso Rajoy.Sus previsiones marcan el horizonte de la semana que viene para mantener los primeros contactos, tras la constitución del Gobierno.

Una vez investido Mariano Rajoy con la abstención y fractura del PSOE prevista por Ibercampus al observarse las primeras maniobras para el cese de Pedro Sánchez, quien ayer renuncio a su acta con idea de encabezar una candidatura socialista en nombre del voto de la militancia, y tras las protestas del pasado miércoles en las que participaron varios millones de personas mientras Rajoy ofrecía negociación y paralizar el efecto académico de las reválidas o pruebas de evaluación de la LOMCE, el siguiente paso será la creación de una Subcomisión parlamentaria en el Congreso de los Diputados, lo que según ABC será la prueba de fuego para saber si la voluntad de consenso entre los partidos políticos es real. Hasta ahora no había sido posible presentar una petición conjunta entre los cuatro grandes partidos (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) para crear esta Subcomisión. De hecho, en la última reunión de la Comisión de Educación –prevista para el miércoles pasado pero que se suspendió al convocarse el Pleno de investidura–, la propuesta fue presentada por PSOE y Ciudadanos. Esta iniciativa fue consensuada a última hora y el PP alertó de que no se podía debatir porque no había sido calificada por la Mesa.

El giro que el anuncio de Rajoy ha dado a la negociación ha puesto el contador a cero y hay que diseñar una nueva estrategia. Son dos las posibilidades que se abren: que el PP registre su propia iniciativa para crear la Subcomisión o que se reúna con todos los grupos para presentar una conjunta. Desde las filas populares aseguran a ABC que «buscaremos el consenso del resto de los grupos para buscar un texto que pueda dar inicio a los trabajos de la Subcomisión». Los primeros contactos se llevarán a cabo la semana que viene.

Los socialistas se muestran abiertos al diálogo, como así lo señala el portavoz de Educación, Manuel Cruz. «Vamos a escuchar cualquier propuesta», subraya, pero se mantiene firme en su idea de derogar la Lomce y no modificarla, como propone el PP. «No acabo de entender porqué el PP quiere revisar y no sentarse a elaborar una nueva ley», apostilla.

Finalmente, Ciudadanos afirma que «nuestra idea es no ir solos, sino con el mayor apoyo político posible. El mínimo es con el Partido Popular y el PSOE», aseguran desde esta formación política.

Mariano Rajoy expuso en su discurso del debate de investidura la necesidad de alcanzar acuerdos en diversas materias de interés, entre ellos la oferta de un acuerdo sobre financiación autonómica puesto que “Educación, Sanidad, Dependencia y otros servicios sociales prestados por las comunidades autónomas son, junto con las pensiones, las bases de nuestra política social”.

Para alcanzar este acuerdo, el candidato a presidente ha sugerido a todos los grupos “y muy singularmente al Partido Socialista”, dado que gobierna un gran número de autonomías, la apertura de una negociación de un sistema de financiación territorial “estable y suficiente”. Tal y como ha señalado Rajoy, el objetivo es avanzar hacia un modelo “que asegure la igualdad y la solidaridad entre los españoles, y preserve los servicios públicos de contingencias, como puedan ser los ciclos electorales y las épocas de bonanza o de recesión económica”.

Rajoy ofrece diálogo, no "derribar lo construido"

En el discurso previo a la votación de investidura, Mariano Rajoy ofreció un diálogo constante y permanente con la oposición de cara a la gobernabilidad, sin que ello signifique renunciar a gobernar o "derribar lo construido". "No podemos sobrevivir con un Gobierno que no gobierne porque le faltan apoyos o le sobren obstáculos. El precio sería ruinoso", subrayó el candidato, tras destacar que tiene un proyecto político que quiere llevar adelante sin arruinar las "buenas perspectivas" que España tiene por delante. "Yo no pido un cheque en blanco, me limito a reclamar un Gobierno, que no es lo mismo", explicó, insistiendo en que "el voto de investidura no es un descargo de responsabilidad. Debe ser un compromiso de futuro y un compromiso para todos".

En su opinión, "no tiene ningún sentido liquidar todas las reformas. Mejoremos lo mejorable. Accedo al Gobierno para perseverar. No se puede pretender que gobierne yo y traicione mi propio proyecto político".

Rajoy advirtió de que votar responsablemente a favor de la investidura implica comprometerse a construir y apeló a la responsabilidad de todos para que la legislatura no sea un fracaso. En esta línea, y en primera instancia, pidió apoyo para aprobar los Presupuestos de 2017: "Ustedes y yo sabemos que no es razonable gobernar sin Presupuestos y todos debemos ser consecuentes. Carece de sentido proclamar que se va a facilitar que España tenga un Gobierno si no se está dispuesto a dotarlo de su principal herramienta de trabajo".

El PSOE advierte de que permanecerá "vigilante"

En el curso de su intervención en el debate de investidura, el presidente y portavoz del Grupo Socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando, avisó a Mariano Rajoy de que no le va a dar ni un día de cortesía después de permitirle seguir en el Gobierno para desbloquear la situación política porque, recalcó, el PSOE va a hacer una oposición "con rigor y no de Twitter y camisetas". Hernando defendió que al PSOE no le gusta Rajoy ni sus políticas, pero, según señaló, sus diputados se van a abstener porque los españoles no necesitan unas terceras elecciones y no quieren que "se deterioren más las instituciones". No obstante, añadió, "a partir del lunes mismo vamos a hacerle una estrecha vigilancia desde la oposición"

Tras desarrollarse la votación, y como estaba anunciado, un total de 15 diputados del Grupo Socialista rompieron finalmente la disciplina de voto y mantuvieron su no al candidato del PP a la Presidencia del Gobierno. Entre quienes se apartaron del mandato del PSOE estaban los siete parlamentarios del PSC, lo que podría llevar a la revisión de las relaciones entre ambos partidos, según se subraya. Dijeron no, además, las dos independientes que fichó el ex secretario general Pedro Sánchez para su lista por Madrid, Margarita Robles y Zaida Cantera, y dos miembros de la dirección del Grupo Socialista, la balear Sofía Hernanz y la catalana Meritxell Batet. El presidente de la Gestora, Javier Fernández, ha asegurado que no tiene en la cabeza expulsiones, aunque los diputados del PSOE que rechazaron seguir la disciplina del partido podrían enfrentarse a una sanción económica.

Iglesias acusa a Rajoy de haber "herido de muerte" el sistema

El líder de Podemos, Pablo, Iglesias, por su parte, acusó en su intervención al candidato a la presidencia del Gobierno de haber forzado la abstención del PSOE "con una maniobra orquestada por las élites", lo que deja el sistema político "herido de muerte". Así las cosas, según Iglesias", "se han sentado las bases para que, tarde o temprano, Podemos le gane las elecciones".

"España ha cambiado en una dirección diferente a la del PP", añadió Iglesias, para destacar que hay "un nuevo país que sabe lo que es la precariedad, emigrar, una España joven que sabe lo que es los desahucios, que no se puede permitir educación y sanidad privada, un país que no entiende por qué no se respeta la pluralidad nacional identitaria". "Ahora nos tocará estar en la oposición. Y cuando nos toque, estaremos preparados para ganar y gobernar. Buena suerte en su epílogo, señor Mariano Rajoy", concluyó el líder del Podemos.

Rivera pide un perfil dialogante y dureza de ERC contra PSOE

En cuanto al resto de formaciones políticas, Albert Rivera, líder de C's, se mostró satisfecho del pacto alcanzado entre su partido y el PP que, según él, deberá marcar esta legislatura, y también de que C's haya sido el único partido que desde el primer día intentó pactar con la izquierda y con la derecha para desbloquear la situación. Rivera animó a Mariano Rajoy a ser dialogante: "No tenga miedo, señor Rajoy. Es una legislatura sin mayoría absoluta, pero no se ponga otra vez la venda antes de la herida. No pasa nada; si usted cumple las exigencias de Ciudadanos, esto va a salir bien".

Especialmente dura fue la intervención de Gabriel Rufián de Esquerra Republicana de Cataluña: el PSOE debería sentir vergüenza "por ser republicanos pero monárquicos, socialistas pero neoliberales, obreros pero en consejos de administración y de izquierdas pero dando el poder a la derecha".La intervención de Rufián provocó que, al final del debate, el portavoz del grupo socialista, Antonio Hernando pidiera turno de réplica por alusiones. Hernando indicó que lo hacía "por todas las expresiones de odio que faltan al honor y al respeto de mi grupo parlamentario y al Partido Socialista pronunciadas por el señor Rufián hacia un partido que ha vertido sangre, sudor y lágrimas para que él esté hoy aquí diciendo lo que ha dicho". Las palabras del portavoz socialista fueron respaldadas con el aplauso de la mayoría de los miembros de la Cámara.

Con posterioridad, miembros del Gobierno y dirigentes del PP rechazaron la intervención dirigida contra el PSOE por Gabriel Rufián. La vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró que la Cámara Baja se merece un respeto, todos sus diputados y los partidos políticos que la componen, y ha calificado de "intolerable" la intervención de Rufián. En la misma línea se expresó el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, quien indicó que nunca había escuchado en el Congreso un discurso "tan lleno de rencor y falto de respeto al adversario político". También se refirió a este asunto el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez Maíllo, para quien el breve discurso de Rufián fue "impresentable".

Una 10.000 personas en la manifestación "rodea al Congreso"

Varios miles de personas (entre 3.000 y 6.000 según la Policía y más de 10.000 según los organizadores, mientras que algunos participantes hablaban al principio de 100.000) se manifestaron ayer sábado en las proximidades del Congreso mostrando su "rechazo al proceso actual de elección de presidente" con lemas como "Ante el golpe de la mafia, democracia". La marcha fue pacífica, aunque se corearon consignas contrarias a la legitimidad de las instituciones democráticas y, finalmente, un grupo minoritario bloqueó la salida de los diputados por la calle de Cedaceros, insultando y lanzando monedas a representantes de Ciudadanos.

Horas antes, los representantes de las principales organizaciones convocantes -entre las que se incluyen, además, movimientos vinculados a Podemos como 15M2.0, Izquierda Castellana o Anticapitalistas, entre otras-, celebraron una marcha que se desarrolló desde la Plaza de Cánovas del Castillo hasta la Puerta del Sol. Miembros y simpatizantes de Unidos Podemos, como Alberto Garzón, Juan Carlos Monedero o Diego Cañamero, asistieron a esta concentración.

La investidura, en la prensa

Con grandes titulares, la mayoría de corte valorativo, todos los diarios se hacen eco en sus portadas de la investidura de Mariano Rajoy como presidente del Gobierno. Así, EL PAÍS señala "Arranca la legislatura más fragmentada de la democracia. Rajoy, elegido presidente con la abstención del PSOE tras 315 días". ABC, por su parte, resalta "Rajoy, presidente tras el fin del bloqueo que autodestruyó al PSOE". EL MUNDO indica "Rajoy pone sus límites. El líder del PP dice no estar dispuesto a derribar lo construido ni a que peligren los compromisos con la UE". LA RAZÓN destaca "Rajoy, presidente con funciones" "El Presidente quiere gobernar".

En cuanto a los diarios editados en Cataluña, EL PERIÓDICO juega en su portada con el siguiente titular: "Rajoy Presidente. Sánchez disidente". "Rajoy avisa de que gobernará con su programa y exige apoyo presupuestario al PSOE". LA VANGUARDIA, finalmente, destaca: "Rajoy logra la presidencia con el desgarro del PSOE"; "Rajoy saca pecho en la presidencia mientras el PSOE ahonda su crisis".

De interés

Artículos Relacionados