Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

viernes, 29 de mayo de 2020  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Las empresas IBEX35 se resisten a informar de cómo cumplen en corrupción,impuestos yderechos ajenos
ICO opera con Atradius Crédito-Caución aunque le prohiben que sus avales pasen por paraíso fiscales
Una veintena de organizaciones urge libre acceso a la información administrativa
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Las universidades tendrán tres años para reducir las tasas hasta los niveles de 2011
El Europarlamento pide más eficacia que el CCU español en el reembolso de vuelos no realizados
El Ranking CYD 2020 del 94% de las Universidades reafirma el liderazgo de vascas y catalanas
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"El COVID 19 es un evento quizá nunca ocurrido como ahora, y pone en peligro nuestra civilización"
"Tratamos de predecir cuál será la próxima enfermedad emergente para evitar otras más como COVID"
"En un año,aunque no haya vacuna,habrá infectado un 40% o 50% de la población y el virus frenará"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
Los ERTE salvan 3,3 millones de empleos y más de medio millón de empresas, según Trabajo
Mucho interés de avance en la Comisión de Seguimiento Tripartita para los ERTEs tras el 30 de junio
ANPE reivindica la enfermera escolar en todos los centros educativos tras la pandemia de COVID
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
Bajan los precios básicos menos el arroz, con 7 países iberoamericanos entre los 23 con más COVID
América Latina perderá un 7% de su PIB este año por el COVID, 2 meses atrasado, según Banco Mundial
Brasil supera a Portugal como segundo país iberoamericano con más víctimas por COVID tras España
TENDENCIAS Ampliar +  
El voto latino en las elecciones de EEUU 2020 llegará al 13,3%
La tasación de viviendas pasa de física a digital y solo Madrid y Barcelona superan mínimos de 2012
El siglo de Asia empieza este 2020 de Juegos en Japón con temores existenciales y de salud mental


CONSUMO - DICEN OTROS MEDIOS

Revistas académicas ´open access´: la vocación pública frente a "que pague el autor"

El acceso abierto sin costes para lector ni autor, práctica común, al menos en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales. Imagen: Unhindered by Talent (derivada)

Recibir un premio Nobel científico pasa hoy por publicar en grandes revistas especializadas, como Nature o Science. Ahora, muchas de las más grandes y prestigiosas editoriales privadas ofrecen información en abierto sin coste para el lector: es el autor quien paga. Sin embargo, otras publican en acceso abierto, sin costes para unos ni otros, y consiguen similares índices de impacto para la comunidad científica sin perder de vista la vocación pública.
Miguel García Martín es geógrafo y profesor del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla. 17 de junio de 2016 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


 Noticias relacionadas
 No dormir anima a confesar ´mentiras´
 El ejercicio supera los efectos nocivos del aire contaminado

En el mundo académico los científicos nos topamos a menudo con la controvertida cuestión de dónde publicar. Las revistas científicas siguen siendo el principal altavoz para hacer llegar los avances de investigación al resto de nuestra comunidad y a la sociedad en general. Han alcanzado tanto poder de comunicación que en ocasiones es más importante dónde publicas que lo que publicas. Buen ejemplo de ello son las bienquistas Nature o Science (por citar las más populares), auténticos guardianes del saber y fuente de prestigio. Recibir un premio Nobel pasa hoy, irremediablemente, por hacer públicos los avances científicos en estas u otras revistas del ramo.

Ante una situación tan estratégica, con un considerable poder de influencia y la existencia de conflictos de interés entre autores y compañías editoriales, se abre la puerta a ciertas suspicacias ante una posible falta de imparcialidad. El ejemplo al que comúnmente se alude ilustra el interés de los laboratorios farmacéuticos por favorecer aquellas investigaciones en biomedicina que repercuten de manera positiva en la venta de sus productos. Pero en menos ocasiones se pone el acento en la excesiva concentración de las distintas publicaciones en un grupo reducido de firmas editoriales (lo que constituye un lobby empresarial).

El movimiento Open Access surge en la década de 2000 para que las contribuciones científicas estén libres de barreras económicas, técnicas o administrativas

Prestemos atención a una disciplina concreta como la geografía. Existen 78 revistas científicas para el área de geografía de reconocido prestigio (indexadas en los Journal Citation Reports de Thomson Reuters).

Tras la aparente diversidad temática y geográfica se observa que la mayoría de estas revistas pertenecen al sector editorial privado —con base en Reino Unido y Estados Unidos— hasta el punto de que más de la mitad de todos estos títulos están publicados tan solo por dos editoriales (Taylor & Francis y Wiley-Blackwell).

Es si cabe más llamativo que la minoría de revistas que no pertenecen a firmas comerciales (las sacan adelante grupos de investigación, departamentos universitarios, sociedades científicas...) proceden de ámbitos no angloamericanos, permiten la publicación en otros idiomas distintos del inglés y, lo que es más significativo, publican en acceso abierto, sin costes para el lector ni para el autor.

El acceso abierto viene siendo así una seña de identidad y una declaración de intenciones de las editoriales con vocación de servicio público, que ponen a disposición de todo el mundo los resultados científicos de sus autores sin pretender un lucro económico a cambio.

Vocación de servicio

Por un lado es normal: si eres una institución pública puedes publicar, subir o colgar los artículos de manera abierta y gratuita, mientras que si eres una empresa privada te ves en la necesidad de establecer un precio para sufragar los costes. Lo que resulta más extraño es que la mayor parte de las grandes firmas comerciales (las antes señaladas, pero también Elsevier, Spriger, PLOS, BioMed Central...) ahora ofrecen una parte importante de artículos y volúmenes enteros en abierto, con lo que es posible descargar una versión electrónica sin coste alguno. La clave reside en que es el autor (o autores) quien paga por verse publicado.

Imaginemos a un músico que tiene que pagar por dar un concierto, a una arquitecta que tiene que pagar por diseñar un edificio o a un dentista que tiene que pagar por operar la boca de un paciente. Resultaría sorprendente que estas personas deban desembolsar en lugar de cobrar por ofrecer un servicio profesional. Sin embargo, en el mundo de las publicaciones científicas esto se ha convertido en norma. El movimiento Open Access, como se conoce en inglés, surge a principios de la década de 2000 para plantear que, con la universalización de los medios digitales, las contribuciones científicas sean más accesibles, es decir, estén libres de barreras económicas, técnicas o administrativas.

¿Imaginan a un músico que tiene que pagar por dar un concierto o a una arquitecta que tiene que pagar por diseñar un edificio?

Sin embargo, es en este punto donde creo que hay que hacer matizaciones. Habría que distinguir entre dos formas de entender el acceso abierto, dos perspectivas para un mismo hecho, dependiendo de en qué contexto académico nos encontremos. En el mundo científico angloamericano, el Open Access a menudo da por hecho (eso sí, no siempre) que es el autor el que asume los costes, el que paga. Alguien tiene que hacerlo. A estas fórmulas se las conoce como article processing chargepay-per-publishfee-based open-access journals... En el anterior caso del área de geografía, por seguir con un ejemplo ilustrativo, dos de cada tres revistas aplican una tarifa al autor de 2.000-2.500 euros si quieren que su artículo esté en abierto.

Organismos que pagan para que sus autores publiquen

Por lo general el autor que se acoge a esta solución no lo paga de su bolsillo, sino que son sus instituciones (universidades, centros de investigación, etc.) las que corren con estos costos. Por lo tanto, lo que se ahorran estos organismos públicos en las suscripciones anuales de sus bibliotecas repercute por el otro lado en los presupuestos destinados a sufragar gastos de investigación para publicar en abierto. En consecuencia, el posible ahorro queda en entredicho (o el vulgar “desvestir a un santo para vestir a otro”).

De otra parte, en el ámbito no angloamericano (países latinos y centroeuropeos, principalmente) el acceso abierto sin costes para lector ni autor viene siendo una práctica común y generalizada, al menos en el ámbito de las humanidades y las ciencias sociales, desde que muchas editoriales institucionales empezaron a editar sus publicaciones de forma electrónica. Es decir, poder leer y descargar los artículos no tiene repercusiones económicas para nadie, lector o autor. Está claro que la viabilidad económica de esta fórmula implica un coste, pero está asumido como parte de las competencias de los actores involucrados en su ejercicio de servicio público: editores, comité científico, revisores, etc. no cobran honorarios ni regalías, pues su trabajo ya está remunerado en su sueldo ordinario.

No habrá que esperar mucho para conocer a premios Nobel que publiquen sus logros en acceso abierto

Con todo ello no se debe menospreciar el imprescindible papel que juegan las editoriales comerciales en el sostenimiento de una red global de transferencia e intercambio de conocimientos científicos. Siempre han estado allí y hoy son parte del cimiento donde se construye el saber académico.

Sin embargo, son estas revistas las que han recibido tradicionalmente el mayor foco de atención y prestigio, cuando creo que el verdadero mérito está en ese grupo de revistas de primera magnitud pero colocadas una fila por detrás, que consigue similares índices de impacto para la comunidad científica sin perder de vista la vocación pública. Esto se traduce en una garantía de calidad y transparencia que podría verse comprometida desde el sector privado, condicionado por la búsqueda del lucro.

Bajo esta premisa subyace el debate sobre la sostenibilidad económica del sistema editorial científico. Desde el sector comercial siempre se ha defendido que mantener todo el mecanismo que mueve una revista cuesta mucho: revisión, edición, publicación, distribución, comunicación, márquetin, etc. Pero también es cierto que hoy en día existen revistas institucionales, sustentadas con muy pocos fondos, indexadas en las principales bases de datos, a las que acude la comunidad científica por la calidad de su contenido y por ser referentes en sus respectivas disciplinas. Desde luego, los geógrafos podemos contar con ellas.

En un escenario futuro deseable, no habrá que esperar mucho para conocer a premios Nobel que hagan de las publicaciones en acceso abierto —entendido libre y universal para todos los usuarios, también autores— la plataforma con que proyectar al mundo sus conocimientos, sus avances y sus experiencias científicas.

Referencia Bibliográfica:

GARCÍA MARTÍN, MIGUEL: Las revistas de Geografía en el Journal Citation Reports: lucro económico versus acceso abiertoRevista española de Documentación Científica, vol. 38, (4), 2015, e105.

Miguel García Martín es geógrafo y profesor del Departamento de Geografía Humana de la Universidad de Sevilla.


Otros asuntos de Dicen otros medios
Más asuntos de Dicen otros medios
La Guardia Civil, obligada a devolver vivienda a la sargento que denunció corrupción,grave problema
El sector bancario sigue con la vista puesta en la justicia europea
Penúltima prórroga de la administración electrónica por otros dos años: Odisea 2020
Oscuridad, sin transparencia y abusos, las tres patas del negocio eléctrico y de telecomunicaciones
Trucos de consumo: Qué comprobar en la prueba de conducción de un coche de segunda mano
Periodistas e industria, contra los bulos de salud multiplicados en internet
El sueldo de los consejeros del IBEX crece 14 veces el salario medio
Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 con medidas para paliar la carestía de los alquileres
La sanidad privada crece imparable a la sombra de los recortes en la pública
Una fundación investigada en Púnica pagó 3.400 euros a la hermana de Cifuentes
¿Es buena idea convertir a los científicos en superestrellas?
Huelga en la UAM contra el fraude en sus becas
El gasto anual por hogar en cultura sube el 6,9%
Con el nuevo rector en la UAM mandan empresas y élites como las de Pizarro y Folgado
Adelgazar con 5 comidas al día, sin evidencia científica
La Tierra causa cada día un nuevo conflicto ambiental
Alierta, tras el intento de cesar a Cebrián en Prisa
Los abusos sexuales en menores marcan toda la vida
Toda la prensa acepta sin crítica el discurso del empleo
La teleco AT&T amplía contenidos al comprar Time Warner

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
Mi heroína eres tú. ¿Cómo pueden los niños luchar contra la COVID-19?
"Contagio" y "La Peste", pandemias de ficción, se convierten en virales y en causas de aprendizaje
Las administraciones españolas
"Jesucristo ¿Quien fue?",obra del exsacerdote y ufólogo Freixedo tras morir a los 96 este octubre
Envejecimiento, personas mayores y Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible: perspectiva regional
Sobre la paz perpetua: contexto histórico, filosófico y desafíos.
TESIS Y TESINAS
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
Alta evidencia del poder de las élites empresariales en la política de Chile y otros 7 países de AL
La inteligencia artificial supera barreras para el reconocimiento automático de lenguas de signos
España incumple el Tratado ONU de Discapacidad en áreas clave como integridad y consentimiento libre
1 Una lectura de ciego de la encíclica ecológica Laudato sí.
2 El Expediente Royuela
3 Las ONGs exponen lo que se logra al marcar Fines Sociales en la declaración del IRPF
4 Este lunes el 53% de España estará ya en fase 1 y el otro 47% de la población pasará a la fase 2
5 Movilizar la adhesión y el compromiso en los procesos de cambio
6 El portal ´Aprendo en casa´ de RTVE y MInisterio de Educación, modelos de tele-educación en COVID
7 Las universidades tendrán tres años para reducir las tasas hasta los niveles de 2011
8 España podría recibir más de 140.000 millones de Europa en 2021,de ellos 77.324 en ayudas directas
9 El factor humano es la clave del éxito
10 El Ranking CYD 2020 del 94% de las Universidades reafirma el liderazgo de vascas y catalanas
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Vaciar los centros de educación especial (para integrar a sus alumnos en colegios),misión imposible
Un curso académico malherido este de 2019-2020
Hay que controlar al infectado con su movil, aunque sin dar nombre y apellidos
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS