lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadSánchez cambia de estrategia ante el rechazo de las encuestas a un...
La prensa y el gobierno en funciones acentúan su oposición

Sánchez cambia de estrategia ante el rechazo de las encuestas a un gobierno de PSOE y Podemos

Redacción
El PSOE y su Secretario General cambiaron ayer de estrategia ante el rechazo de encuestas, prensa y Gobierno en funciones a una coalición con Podemos como la propuesta por Pablo Iglesias. La mayoría de los encuestados por ABC y el EL PAIS esperan nuevas elecciones, salvo que Rajoy y Sánchez cedan sus candidaturas para facilitar negociar un pacto. De momento el líder del PSOE mira a Ciudadanos y acepta someterse a investidura si Rajoy vuelve a declinar ante la nueva ronda de audiencias del Rey.

La posibilidad de un Gobierno del PSOE encabezado por Pedro Sánchez con el apoyo de Podemos y con el respaldo o la abstención de otros partidos no cuenta con el respaldo de la mayoría de los ciudadanos y provoca un severo rechazo entre quienes votaron al PP o al partido liderado por Albert Rivera en los comicios del 20-D. Es la tendencia que apunta tanto la encuesta de Metroscopia que publica hoy EL PAÍS como la de GAD 3 para el diario ABC. Según este último sondeo, sólo un 7% de los consultados apoyaría esa posibilidad, mientras que la opción de gobierno favorita, una coalición PP-Ciudadanos, sería apoyada por el 33% de los consultados. No obstante, un 53% cree que habrá nuevas elecciones.

Según la encuesta de Metroscopia, tanto Rajoy como Sánchez están actuando en beneficio propio y de los intereses de sus respectivos partidos más que pensando en el interés general del país. Asimismo, una amplia mayoría de electores rechaza la lentitud con que los líderes políticos están abordando la formación de un nuevo Gobierno y seis de cada diez encuestados creen que las negociaciones serían más fáciles si el candidato del PP no fuese Mariano Rajoy y si el del PSOE no fuera Pedro Sánchez. En el caso del líder del PP, el 62% de sus votantes apoyan esta opinión y creen que las cosas serían más fáciles si Rajoy renunciase a presidir el gobierno. Sánchez cuenta con más apoyo entre los suyos y sólo algo más de una tercera parte se muestra contrario a su presencia en las negociaciones. No obstante, son los votantes de Podemos quienes más defienden la iniciativa de Pedro Sánchez para consensuar pactos de gobierno.

En cuanto a la valoración de los líderes de los partidos, Albert Rivera se afianza como el líder más valorado, mientras Mariano Rajoy, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias suspenden.

Relevancia de la agenda judicial del PP 

En un comunicado hecho público en la tarde de ayer, el PSOE calificó la decisión de Mariano Rajoy de declinar el inicio del proceso de investidura encargado por el Rey, de "gesto inaceptable, sólo comprensible desde la complicada situación judicial de su partido". "Lo que ha hecho Rajoy sitúa a España ante una nueva utilización partidista de las instituciones y de las reglas democráticas como nunca se había conocido en nuestra historia en democracia", continúa la nota del PSOE, que exige al candidato del PP "el cumplimento escrupuloso de los procedimientos democráticos, y por tanto la obligación constitucional de aceptar el encargo real y presentar su candidatura a la investidura o renunciar definitivamente a ella". Asimismo, el PSOE asegura que "no va a emprender negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de Gobierno estable y, mucho menos, cuando se plantean desde el chantaje y anteponiendo los intereses de partido a los intereses de los ciudadanos", en lo que todos los medios interpretan como clara alusión a Podemos.

Desde el PSOE, destacan los diarios que Pedro Sánchez trasladaría al rey Felipe VI la semana entrante, cuando se inicie la nueva ronda de contactos, el mismo mensaje que le trasladó el pasado viernes: corresponde al PP proponer un candidato para tratar de ser investido. Si la respuesta de Mariano Rajoy se mantiene invariable, como parece seguro, y rechaza ser el primero en asumir la investidura en el Congreso, entonces, Sánchez aceptará, "por responsabilidad", tratar de conformar una mayoría parlamentaria.

Aunque el PSOE ha dejado claro que no negociará esta semana un posible Gobierno, "mantiene y mantendrá contactos y diálogo con todas las fuerzas políticas con el fin de evaluar la situación y acercar posiciones", según reconocieron ayer. En esta línea, el líder socialista telefoneó el sábado a Albert Rivera para emplazarle a próximas conversaciones, según dio a conocer en su cuenta de Twitter. Hoy mismo, añaden las mismas fuentes del PSOE, Sánchez se podría poner en contacto con el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

Desde Ciudadanos, Albert Rivera, destacó que no está dispuesto a abstenerse frente a una hipotética alianza que una al PSOE, a Podemos y a los partidos independentistas. "Hay que dialogar, desde el acuerdo o desde la discrepancia", aseguró Rivera a través de las redes sociales, "pero los españoles tienen que estar por delante de las siglas". En esta dirección se expresó también el portavoz del partido en el Congreso, Juan Carlos Girauta. "Estamos dispuestos al diálogo a partir de la defensa de la unión y la igualdad de todos los españoles" señaló, en clara referencia a la oposición de su partido a llegar a acuerdos de Gobierno que impliquen a los partidos nacionalistas y a Podemos, que defiende una consulta en Cataluña.

Socialistas contra la "estrategia" de Rajoy y el pacto con Podemos

El secretario de Organización del PSOE, César Luena, acusó ayer al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, de actuar como un "trilero" y un "antisistema" por su decisión de no someterse por ahora a la investidura, lo que ha considerado un paso "muy irresponsable". A su juicio, Rajoy está "derrotado, agotado y aislado" y "ha dimitido de la responsabilidad" de su cargo, por lo que le ha advertido de que "si no puede afrontar su investidura, debería irse". En rueda de prensa en la sede de Ferraz, el secretario de Organización de los socialistas aseguró que el PSOE va a esperar a la nueva ronda de contactos que comenzará el Rey el próximo miércoles y reiteró la disposición de los socialistas a hablar "con todos" para intentar conformar una mayoría alternativa.

Miquel Iceta, primer secretario del PSC, por su parte, apostó ayer por una alianza con Podemos. "Los socialistas no fallaron en 1982 ni en 2004 y, llegado el momento, no fallaremos tampoco en 2016", dijo, tras celebrar que Podemos haya retirado "sus líneas rojas" y deplorar que Mariano Rajoy se esconda en La Moncloa "a la espera de un milagro" en vez de presentar un programa y buscar apoyos. "Una vez más ha demostrado que no es el presidente que los españoles merecen y desean", dijo. Entrevistado por LA RAZÓN, el dirigente catalán reitera que "Sánchez debe explorar un pacto con Podemos y Ciudadanos". Iceta, además, se muestra abierto a "apoyar plenamente a Pedro Sánchez en el próximo Comité Federal del partido". Respecto a la situación en Cataluña, concluye el primer secretario general del PSC, "aquí vamos de un simulacro de consulta al simulacro de una Constitución. Puigdemont debería admitir que no hay vía unilateral hacia la independencia".

Sánchez, Rivera e Iglesias ahora en danza, en el debate electoral televisivo

El presidente de Castilla-la Mancha, Emiliano García-Page, al que se entrevista en ABC, sostiene por su parte que el PSOE "no debe coger el Gobierno a cualquier precio". Para el dirigente socialista, la unidad nacional es prioritaria, puesto que "antes de que España se rompa lo haría el PSOE". En este sentido, añade, "si Podemos me hubiera impuesto discutir la unidad nacional yo no sería presidente de Castilla-La Mancha". No obstante, García-Page está "convencido" de que "Podemos no va a echar por tierra sus prioridades sociales por el rechazo del PSOE al referéndum". También se muestra crítico con el resultado electoral del PSOE: "Creía que habíamos tocado suelo en 2011, pero había subsuelo, sótano y semisótano".

El diario LA RAZÓN, en esta línea, publica hoy en su portada que Felipe González tiene pensado reunirse con la "vieja guardia" del PSOE antes del Comité Federal del partido, que se celebrará el día 30, con el fin de "presionar" a la dirección en contra del pacto del PSOE con Podemos. González, añade el diario, se siente desengañado con Sánchez y quiere evitar a toda costa "una investidura suicida".

Podemos ve excusas en la actitud del PSOE

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, afirmó anoche en declaraciones telefónicas a La Sexta que "cuando uno tiene la oportunidad de ser presidente del gobierno no se puede negar a presentar su investidura y poner excusas de que Rajoy tiene que ir primero", en referencia a las matizaciones formuladas desde el PSOE a su ofrecimiento de pacto de gobierno.

En relación con el anuncio de Mariano Rajoy de no presentarse a la investidura tras ser propuesto por el Rey Felipe VI, el líder de Podemos indicó que "es una buena noticia". "Rajoy se ha quitado del medio, eso es una buena noticia. Que Rajoy haya dado un paso atrás tendría que ser una buena noticia y Pedro Sánchez y yo tendríamos que estar hablando en este momento de las medidas del gobierno", añadió. "Por ello", dijo Iglesias, "no entiendo la actitud de Pedro Sánchez, y espero que rectifique". "Mi mano está tendida porque creo que hay millones de ciudadanos españoles, y por lo menos cinco millones de votantes socialistas, que quieren vernos juntos haciendo un gobierno de cambio y de progreso", subrayó.

Rajoy no quiere debatir para perder 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, explicó ayer desde Córdoba, donde presidió la junta directiva del PP, su decisión de declinar el ofrecimiento del rey Felipe VI de acudir al primer pleno de investidura para decidir la presidencia del Ejecutivo: "Sería un fraude y una falta de respeto a los más de siete millones de votantes del PP comparecer en la cámara a perder el debate de investidura". Reafirmó, en este sentido, que mantiene su candidatura, pese a que por ahora no cuenta con los apoyos suficientes para acudir al Congreso. Considera además que, tras la jornada del viernes, cuando se acabó la primera ronda de contactos del Rey con los líderes políticos, todos los actores regresan a la casilla de salida que se marcó tras las elecciones del 20-D. "¿Y ahora qué?, pues yo mantengo mi candidatura", enfatizó Rajoy.

El presidente en funciones destacó, en otro orden de cosas, que España necesita un presidente "digno" y "sin hipotecas". Valoraba así la posibilidad de que Pedro Sánchez encabece un pacto de gobierno entre el PSOE, Podemos, IU, y algunos partidos independentistas. Según Rajoy, "pueden sumar escaños suficientes, pero harán mucho daño a nuestro país". Además, a su juicio, "engañarían a los ciudadanos", puesto que "no tienen votos suficientes ni en el Congreso ni en el Senado para aprobar las reformas que plantean, y menos la de la Constitución". "Sería un Gobierno a las órdenes de Podemos, hipotecado y humillado por ellos", añadió, tras subrayar que sigue vigente la oferta de pacto de mayoría moderada a PSOE y Ciudadanos que fijó ya el 21 de diciembre ante la cúpula de su partido y que cree que es también ahora, después de todo lo sucedido, la mejor opción, la más sensata y la más razonable.

Guindos y Alonso advierten desde el Gobierno contra un pacto PSOE-Podemos

En línea con el discurso de Mariano Rajoy, los ministros del Ejecutivo en funciones, Luis de Guindos y Alfonso Alonso, expresaron el sábado su rechazo a un hipotético pacto entre el PSOE y Podemos, el primero ante un foro internacional .

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, señaló, en el marco del Foro Económico Mundial que se celebra en Davos (Suiza), que un gobierno inestable y que revierta algunas de las medidas adoptadas en los últimos años generaría dudas en los mercados "y sería desastroso para el país", máxime cuando la percepción general de la economía española en la actualidad es positiva. "Los inversores ya tomaron posiciones durante 2015 en previsión de que las elecciones arrojaran como resultado un Parlamento mucho más fragmentado como así ha sido. Así que no espero grandes oscilaciones en los mercados en los próximos días", reconoció Guindos. "Sí puede haber un impacto notable si se forma un Gobierno inestable, que revierta las reformas adoptadas en los últimos años. Eso sí generaría dudas", añadió. En entrevista que hoy publica el suplemento dominical de EL MUNDO, Luis de Guindos insiste: "Los mercados tienen más miedo a Podemos que a Cataluña".

Alfonso Alonso, ministro de Sanidad un funciones y presidente del PP vasco, que ayer acudió a San Sebastián para presidir el homenaje a Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA hace 21 años, indicó por su parte que un pacto entre el PSOE y Podemos es "irrealizable" puesto que "supondría recurrir al apoyo de los independentistas". Por eso, "como Sánchez siga dando pasos al frente se nos va a caer por el barranco", alertó, tras sugerir como alternativa que el líder del PSOE se siente a hablar con el PP con la finalidad de "explorar las posibilidades de dar a España un Gobierno estable".

Editoriales de los diarios españoles 

Acuamed, otro caso de saqueo de recursos públicos (EL PAÍS): El caso Acuamed, que ha obligado a dimitir al subsecretario de Presidencia, Federico Ramos, es un ejemplo desgraciado de las debilidades políticas y administrativas que facilitan la extensión del saqueo de recursos públicos. Preocupa la incapacidad de los organismos públicos de inspección y control para prevenir un fraude cuyas denuncias fueron ignoradas o conducidas a vías muertas de investigación. Acuamed deja dos conclusiones. La primera, que la corrupción es una cuestión de Estado. Los cargos políticos tienen que asumir su responsabilidad y la de los técnicos que nombren. La segunda, que los sistemas de control y auditoría aplicados hasta hoy son ineficaces para prevenir tramas organizadas de saqueo.

Sánchez debe sentarse a hablar con Rajoy y Rivera (EL MUNDO ):  España no se puede permitir el lujo de estar sin Gobierno hasta el verano y menos de repetir las elecciones por la falta de entendimiento de sus líderes políticos. Para consolidar el crecimiento de la economía y hacer frente a las reformas, no hay una fórmula mejor que el acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos, que comparten el mismo modelo de Estado y los principios esenciales que articulan nuestra convivencia. Un pacto entre PSOE y Podemos no sería nada bueno para nuestro país no ya sólo por el programa de Pablo Iglesias sino, sobre todo, porque sería imposible su entendimiento sobre ese modelo de Estado. Los barones socialistas tienen la obligación de impedir esa alianza y de persuadir a Pedro Sánchez para que acepte al menos negociar en una mesa con Mariano Rajoy y Albert Rivera sobre propuestas concretas y un programa de gobierno. Sánchez debe rectificar y hacer posible un gobierno de fuerzas constitucionales, pero también Rajoy tiene todavía que demostrar que ha entendido que esta nueva época supone una ruptura con métodos de actuar que no han sido los mejores para crear un clima de entendimiento con las demás fuerzas políticas.

Los españoles rechazan un gobierno radical y apuestan por la estabilidad (ABC): El atasco en el que parece estar sumido el proceso de investidura del nuevo presidente del Gobierno se refleja también en la opinión pública, dividida en torno a las coaliciones preferidas, según se refleja en la encuesta que hoy publica ABC. Los españoles rechazan de manera rotunda cualquier pacto de gobierno que se aparte de los espacios de moderación y centralidad y apuestan por acuerdos que garanticen la estabilidad. En un escenario en que muchos de sus actores son esclavos de sus promesas de no pactar nunca con unos u otros, la fractura de la clase política es reflejo del estado de opinión de la propia sociedad española. En lo que coincide de forma mayoritaria la ciudadanía es en la preocupación por el incierto horizonte que, entre todos, hemos dibujado.

Sánchez quiere ahora a Ciudadanos para la «gran coalición» que despreció y suambición amenaza al PSOE (LA RAZÓN): Pedro Sánchez, con sus insinuaciones y ofrecimientos, ha sido quien ha permitido que el PSOE haya acabado como un partido que solo sirve para facilitar la llegada a La Moncloa de Pablo Iglesias. La desorientación del líder del PSOE, su tacitismo y su ambición para alcanzar la presidencia del Gobierno puede llevar a un partido histórico a la insignificancia y el desprestigio. El expresidente Felipe González debe actuar para evitar que el hipotético minuto de gloria de Pedro Sánchez en La Moncloa se lleve por delante a un PSOE fagocitado por Podemos. La realidad del PSOE es contradictoria, incluso dramática: nunca ha necesitado para su supervivencia alcanzar el gobierno y, a la vez, nunca puede ser tan perjudicial para su futuro aceptar la alianza con su peor enemigo: Podemos.

Artículos de opinión con firma 

El presidente que nunca subía a la red (David Jiménez. EL MUNDO) Rajoy ni siquiera ha dado la batalla para enfrentar a Sánchez a sus contradicciones. La pelota ha quedado suspendida en el aire a la espera de caer en uno u otro lado.

La España asustada (Bieito Rubido. ABC) Más de medio país está asustado. La posibilidad de que un inexperto político, sin apenas recorrido profesional, nos gobierne en coalición con la extrema izquierda inquieta a una parte considerable de la sociedad.

¿Contra quién negociamos?(Enric Hernández. EL PERIÓDICO) A causa de su escasa madurez democrática, en España la transacción se equipara a claudicación y la propuesta, a chantaje. No se negocia consino contrael adversario. Esto es, contra los ciudadanos.

Pactará la izquierda(Ignacio González. LA RAZÓN) El PSOE lleva en su ADN que el PP no gobierne, sea cual sea el precio. El órdago de Iglesias es un paso claro de que el pacto con el PSOE parece cercano.

Iglesias versus González (Curri Valenzuela. ABC) Felipe González parece ser el mayor crítico a un posible pacto de Sánchez con Iglesias, y la esperanza de los barones socialistas de que sea él quien ponga freno a lo que casi todos consideran un disparate.

El dilema común de Rajoy y Sánchez: ´O César o nada´ (Lucía Méndez. EL MUNDO)  PP y PSOE se enfrentan a la situación más delicada de su historia, con dos líderes que se juegan su futuro a ser presidentes del Gobierno.

El paso de Rajoy (Juan Pablo Colmenarejo. ABC) Al declinar la propuesta del Rey, Rajoy deja de ser el parapeto de Sánchez, que queda a merced de Podemos, que ha mandado al PSOE ante el espejo de su propia existencia. El quiebro de Rajoy les ha dejado con el paso cambiado.

El día que Sánchez se sintió importante (Abel Hernández. LA RAZÓN) Sánchez se encandiló con el ofrecimiento de Podemos y con la vía libre a La Moncloa. La principal perversión de la política es aislar al partido más votado el 20-D.

Jaque mate (Alfonso Merlos. LA RAZÓN) El PSOE está envuelto en una diabólica partida de ajedrez con Podemos en la que si no ganan los socialistas sus enemigos se levantan haciendo añicos el tablero.

Venezolana (Jon Juaristi. ABC) Ante lo que parece definitiva ruptura del bloque constitucionalista, parece más sensato confiar en que el depositario de la soberanía arregle algo mediante nuevas elecciones.

La gobernabilidad a ´tercera vista´ (José Félix Pérez-Orive. ABC) La posibilidad de un gobierno de izquierdas es real, pero tan real como sería su exigua duración. Habría gobierno pero no gobernabilidad. La pretensión de Sánchez de gobernar con 90 diputados es irracional.

Tácticas que hunden instituciones (Soledad Gallego-Díaz. EL PAÍS Ideas)¿Cree posible el PP mantenerse en la presidencia del Gobierno, cercado por decenas de investigaciones judiciales e ignorando el coste que hace pagar a las instituciones?".

No funciona (Luis Ventoso. ABC) El tándem del PSOE con Podemos plantea varios problemas, pero la amenaza más grave es la de su filosofía económica, que es considerar al empresario un agente sospechoso y al Estado, el redentor que debe fomentar el empleo.

Una puerta para Sánchez (Ignacio Camacho. ABC) Si los barones del PSOE no quieren pactar con Podemos, le tienen que dar una salida a Sánchez. No basta con que digan que se ha vuelto loco o que se ha echado al monte: es preciso que le ayuden a regresar a la sensatez.

Juego de presidencias (José Mª Carrascal. ABC) Pedro Sánchez no presentará su candidatura a la presidencia. Como si quemase. Claro que es la primera vez que un presidenciable es el último en enterarse de su gabinete.

No es lluvia, es pis(Alfonso Rojo. LA RAZÓN) Pese a las exigencias de carteras ministeriales formalizadas por los líderes de Podemos, los socialistas saben que hay 3.000 puestos a repartir. Ya les pueden mear encima, que ellos dirán que llueve.

El ´ansia viva´ y el puro de Rajoy(C. López Schlichting. LA RAZÓN) El único que está en calma es Rajoy. Mientras tanto, Pedro Sánchez, está siendo víctima de la frenética cabalgada de Pablo Iglesias hacia el poder.

Naturales y derechazos (Antonio Burgos. ABC) Lo de Rajoy no es una espantá. Sabiduría y retranca gallega se llama la figura. Total le iban a dar un revolcón en la investidura, ¿a qué pasar ese mal trago? ¡Que se lo lleve otro!

De interés

Artículos Relacionados