lunes,23 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadSánchez e Iglesias, más cerca del gobierno progresista
La negociación, dirigida a que se abstengan PP y/o Podemos

Sánchez e Iglesias, más cerca del gobierno progresista

Redacción
Los líderes del PSOE y podemos se mostraron ayer más cerca que lejos de un gobierno progresista, aunque las principales bazas parecen depender de difíciles abstenciones. Así lo ve la prensa impresa: Sánchez propone un acuerdo tripartito de viabilidad más que dudosa (EL PAÍS), Iglesias no quiere cargar con la culpa de otras elecciones (EL MUNDO), Iglesias mantiene su chantaje al PSOE (ABC), Distensión entre Sánchez e Iglesias (EL PERIÓDICO), y Preparan el terreno para las nuevas urnas (LA RAZÓN).

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, mantuvo ayer una reunión con el líder de Podemos, Pablo iglesias, en la que acordaron iniciar el dialogo para intentar la formación de gobierno. Tras el encuentro, Sánchez apuntó que, "con todas las cautelas y dificultades", se está "más cerca" de un gobierno del cambio y "más lejos" de la repetición de elecciones, si bien advirtió a Podemos de que debería incluirse a Ciudadanos. Aunque consideró "difícil, complicado, casi imposible" un acuerdo tripartito entre PSOE, Podemos y Ciudadanos, dijo que mantiene un "optimismo moderado" de que se logre la investidura antes de mayo.  Los principales dificultades se centrarán ante las reformas constitucional, laboral, educativa y sanitaria, que aleja especialmente a Podemos y Ciudadanos,  de ahí que las principales bazas de gobernabilidad dependan de laabstencion de Podemos o del PP.

Sánchez valoró que Iglesias haya aceptado abrir una negociación a tres con PSOE y Ciudadanos, si bien supeditó todo acuerdo a que se respete el documento firmado con la formación de Albert Rivera y que él es una persona "de palabra". El líder socialista insistió en que la propuesta de Podemos de que Ciudadanos se abstenga en la votación de investidura "sería un retroceso". "Todo acuerdo al que eventualmente me pueda someter en una investidura tiene que contar con el sí de Ciudadanos. No puedo decirlo más claro", enfatizó. A la propuesta de Iglesias de ir a la "vía de los 161" diputados, los que suman PSOE, Podemos, Compromís e IU, Sánchez respondió con la "vía de los 199", que es la suma de diputados de PSOE, Podemos y Ciudadanos.

El líder del PSOE agradeció "el cambio clarísimo de actitud" de Iglesias y su "predisposición" al acuerdo, y apuntó que él no le pidió que renunciase a ser vicepresidente. Según dijo, cuando Iglesias se postuló para la vicepresidencia "cometió un error" que le hizo sentirse "atacado". Respecto a la petición del líder de Podemos de que ahora le toca al PSOE ser generoso, Sánchez contestó: "Llevo cediendo 101 días y estoy dispuesto a ceder más". "Voy en serio y no quiero elecciones. Quiero un gobierno que ponga fin a Rajoy", subrayó.

Por su parte, Pablo Iglesias transmitió a Sánchez su renuncia a ser el vicepresidente de un gobierno "de cambio". "Si el problema es mi presencia, renuncio a estar en ese gobierno", dijo. Ahora, explicó, "no toca hablar de nombres, sino de políticas y programas", y reclamó la misma "generosidad" a los socialistas. Iglesias se mostró dispuesto a reunirse con Ciudadanos si bien rechazó estar en el mismo gabinete con esta formación. "Le pediré a Albert Rivera que por activa o por pasiva permita un gobierno de coalición a la valenciana" y que "dé una oportunidad a la vía del 161", explicó.

El equipo negociador de Podemos para afrontar las negociaciones lo encabezará el propio Iglesias, relegando en el puesto a Íñigo Errejón, que fue quien lideró las anteriores conversaciones. No obstante, Iglesias dijo de Errejón que, al igual que Pablo Echenique o Carolina Bescansa, sería un "magnífico vicepresidente".

Iglesias acudió a la reunión con Sánchez con unas notas de "cesiones" que trasladó a líder socialista, según imágenes captadas por las cámaras de Cuatro. Según estas notas, Iglesias estaría dispuesto a reducir el déficit a un "ritmo mayor" del que figura en su programa, aceptaría "una reforma fiscal menos redistributiva", abogaría por "elevar el gasto público en 60.000 millones de euros en lugar de 90.000" y "derogar sólo la última reforma laboral".

La reunión en los diarios

La reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es tema de portada en todos los diarios, con matizaciones sobre lo logrado. Para EL PAÍS, "Sánchez pide fe en una misión imposible: gobernar con Podemos y Ciudadanos". En páginas interiores, el diario apunta que ambos líderes "no llegan a un acuerdo que conduzca al Gobierno". Según ABC, "Sánchez e Iglesias escenifican más cercanía, pero no alejan las elecciones". En la misma línea, LA RAZÓN titula: "Representación para el 26-J.

Para EL MUNDO, Sánchez "aprovecha la debilidad de Iglesias para activar el pacto". "El PSOE ve una oportunidad", titula. Según LA VANGUARDIA, "Iglesias despeja el camino en busca de pacto con Sánchez", mientras que EL PERIÓDICO habla de una "segunda oportunidad".

Ciudadanos prefiere nuevas elecciones antes que gobernar con Podemos

El vicesecretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, aseguró ayer que su partido no tiene interés en que se repitan las elecciones, pero que prefiere esa opción a un Gobierno "con populistas e independentistas", en referencia a Podemos. "No apoyaremos esa opción ni por acción ni por omisión", dijo, por lo que si llega el caso en que PSOE y Podemos llegan a un entendimiento, Ciudadanos votaría en contra. Tras escuchar el balance de Pablo Iglesias sobre su reunión con Pedro Sánchez, Villegas dijo que "más allá de las formas y las poses" no ha cambiado nada, y añadió que Podemos tiene en su mano la posibilidad de evitar nuevas elecciones con su abstención. El número dos de Ciudadanos propuso una mesa para negociar sobre la base del acuerdo firmado con el PSOE, mesa a la que invitó a participar al PP.

En parecidos términos, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, dijo que "no hay manera de casar" el acuerdo alcanzado con el PSOE con "el espíritu de Podemos", y pidió "dejar los golpes de teatro, las poses y las posturitas" en el proceso de negociación para formar gobierno.

En una entrevista en Telecinco, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo que, en su opinión, Iglesias ha dado un "giro táctico" en las negociaciones para la formación de gobierno y lo atribuyó a la "crisis interna" que vive el partido y al "miedo" a unas nuevas elecciones. 

El PP pide a Sánchez que deje de "dar tumbos" 

El portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, pidió ayer al líder socialista, Pedro Sánchez, que deje de dar "tumbos a derechas e izquierdas" y se avenga a hablar con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para buscar el "gran acuerdo" entre PP, PSOE y Ciudadanos. "Se tiene que sentar con Rajoy, no hay otra fórmula", dijo. En su opinión, tras la reunión entre los líderes del PSOE y de Podemos todo "sigue igual" y señaló que "da la sensación" de que Sánchez intenta "hacer trampas al solitario" tratando de llegar a un acuerdo tanto con Podemos como con Ciudadanos.

Preguntado sobre si Rajoy telefoneará a Sánchez, Hernando señaló que primero tienen que saber si éste "está dispuesto a coger el teléfono" y, en cualquier caso, insistió en que si el líder socialista no quiere elecciones la única posibilidad que tiene es la del pacto con el PP. EL PAÍS apunta que esa llamada se realizará si finalmente fracasa la oferta de pacto de izquierdas de Sánchez. Fuentes de Moncloa apuntaron que detrás de una "voluntad real" de pacto entre PSOE y Podemos hay "postureo" ante unas previsibles elecciones en las que ninguno quiere aparecer como "culpable" de haber impedido un gobierno de izquierdas.

Por su parte, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, aseguró ayer que si Pedro Sánchez quisiera negociar con su partido, España tendría un gobierno "en 24 horas". El ministro de Sanidad en funciones, Alfonso Alonso, pidió al líder del PSOE que "rompa esa posición sectaria al boicot" al PP y se siente a hablar con Mariano Rajoy. En su opinión, la reunión que mantuvo con Pablo Iglesias sólo sirve para seguir "mareando la perdiz".

Por otro lado, el portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, se mostró "un poco más optimista" respecto a la posibilidad de que PSOE y Podemos sean capaces de lograr un acuerdo de gobierno para el que ver "margen". El portavoz de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs, acusó a Pedro Sánchez y a Pablo iglesias de "quitarse de encima" el proceso catalán para dejarlo "en un rincón", e insistió en que su grupo "combatirá" un hipotético tripartito de PSOE, Podemos y Ciudadanos. El portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, dijo que "si no hay referéndum" en Cataluña su formación no se abstendrá en la investidura de Pedro Sánchez.

Urkullu insta a desbloquear la situación política

El lehendakari, Íñigo Urkullu, dijo ayer que no hay que resignarse a convocar elecciones anticipadas "como si fuera un designio inevitable del destino". En su opinión, "si vuelve a haber elecciones será porque los partidos políticos no han sabido asumir la responsabilidad de llegar a acuerdos". "Volver a elecciones es un fracaso de la política, también de la pretendidamente nueva", indicó. Por ello, instó al diálogo a Sánchez e Iglesias, y también a Rivera, que aunque reconoció es antagonista de los nacionalistas, subrayó que el PNV "no tiene líneas rojas ni condiciones imposibles".

Por otro lado, Urkullu, en su intervención en la Tribuna Autonómica de EL MUNDO, apostó por la "estabilidad", el "acuerdo" y la "convivencia", y se mostró partidario de "una consulta legal y pactada". En referencia a la situación en Cataluña, señaló: "Somos distintos. Nosotros tenemos una historia y una realidad diferente".

De interés

Artículos Relacionados