domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y Sostenibilidad¿Se fusionarán las universidades públicas como las cajas de ahorros?
Debate

¿Se fusionarán las universidades públicas como las cajas de ahorros?

ibercampus.info
En pleno debate sobre la sostenibilidad del Estado del Bienestar, algunos expertos proponen un proceso de integración de instituciones públicas de educación superior, similar al que está viviendo la banca. Se trataría de tener menos campus, pero más grandes y eficientes; de evitar duplicidades reordenando la oferta de titulaciones; y de optimizar los recursos disponibles, que podrían ser dedicados a mejorar la calidad de la enseñanza.

 

Fusionar universidades para ser más eficientes, optimizar los recursos y mejorar los resultados de la educación superior. Es la receta apuntada por algunos expertos, ligados tanto a instituciones académicas públicas como privadas.

El argumento es que en España hay un exceso de titulaciones, puesto que el número estudiantes ha descendido durante una década. Un tiempo en el que, sin embargo, las universidades públicas, 50 en un país con 52 provincias, han multiplicado su oferta de títulos. Esto provoca duplicidad de planes de estudios, esfuerzos y recursos, y muchos piensan que habría que poner fin a esta situación en un momento de crisis en el que se están poniendo en marcha reformas en otros ámbitos del sector público y la política social.

Hay diferentes vías para lograrlo: Que varias instituciones con idénticos estudios en la misma comunidad, provincia o ciudad, impartan conjuntamente esas carreras. Un paso más es la suma de esfuerzos en proyectos más profundos de colaboración entre distintas universidades, que pueden tener diferentes niveles de intensidad.

Y el paso más grande, propuesto por algunos profesores como el economista de la Universidad Carlos III de Madrid, Juan José Dolado, llevaría a un proceso de integración de instituciones mediante fusiones, para optimizar los recursos y dar mejor servicio a menor coste. Este profesor propone en su informe Disfunciones en el sistema universitario español: diagnóstico y propuestas de reforma, acometer "un proceso que facilite fusiones de las 50 universidades públicas en un número más limitado de campus de mayor tamaño, en función de su proximidad geográfica, de su complementariedad en grupos de investigación, de su estructura de titulaciones y la demanda de estudios. Se trataría de aprovechar economías de alcance y escala, conducentes a una reasignación más eficiente de las inversiones y gastos corrientes en un número más limitado de grandes campus que liderasen el proceso de mejora".

Rafael Cortés Elvira es ahora rector en una institución privada, la Universidad Camilo José Cela, pero ha estado media vida vinculado a la pública y ha tenido responsabilidades políticas. Tiene claro que es un proceso inevitable que llegará aunque no se quiera. "La política de hacer una universidad en cada pueblo ha sido una barbaridad. Ahora las palabras clave son eficiencia y racionalidad. No puede haber titulaciones sin apenas alumnos repetidas tres veces en la misma ciudad y hay que tener universidades con un tamaño adecuado; y eso se puede conseguir con fusiones, hay países donde ya se han producido. Hay que reformar el panorama actual, porque lo hemos construido como si fuéramos ricos y ya no lo somos. La eficiencia requerirá fusiones, que se van a producir antes o después".

Pero, ¿están dispuestas las universidades a un proceso así? En anteriores reformas educativas han sido los profesores e incluso los rectores los que se han movilizado contra los cambios. En este sentido, Juan José Moreno Navarro, director general de política universitaria del Ministerio de Educación, asegura que "las universidades y el sistema en su conjunto deben de seguir avanzando en sus esfuerzos de eficiencia, eficacia y rendición de cuentas a la sociedad. En este sentido, la colaboración entre instituciones públicas o privadas con fines similares a las de educación superior, incluidas obviamente otras universidades, es un aspecto clave. En estas fórmulas de cooperación no sólo aparece el componente docente sino también la I+D+I. De esta forma, un primer paso consistente en la generación de alianzas estables entre universidades y a su vez con otras instituciones, se configura como un objetivo posible y cercano, que a su vez abre las puertas, impulsadas por sus respectivos gobiernos regionales, a formas de colaboración más profundas".

Federico Gutiérrez-Solanas es el rector de la Universidad de Cantabria y actual presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). No está de acuerdo en que haya sobreoferta universitaria porque destaca que en los dos últimos cursos la demanda de plazas universitarias ha crecido por primera vez en una década en torno al 10% y cree que el descenso demográfico de este colectivo ya ha tocado suelo.

Además, destaca que en los dos últimos años la tendencia de crecimiento del número de carreras se ha corregido, reduciéndose un 20%. No obstante, reconoce que "se ha mejorado y es menos urgente acometerlo, pero sigue siendo necesaria una planificación a nivel nacional que sería deseable hacer con consenso a través de un gran pacto entre partidos, agentes sociales, universidades y empresas, analizando la demanda de contenidos que exige la sociedad, no sólo en el número de títulos, sino en el tipo de contenidos y en los métodos de formación".

El presidente de los rectores españoles no está de acuerdo en que el sistema esté sobredimensionado, aunque no rechaza algunas integraciones. "El sistema no está saturado de universidades y las instituciones públicas tienen un tamaño ajustado. No obstante, se podrían hacer ofertas de titulaciones conjuntas de forma más activa, trabajar en red o llegar a compromisos de planificación común que podrían terminar o no en una integración".

No se trata de un proceso sencillo. Hay barreras jurídicas por las plantillas de funcionarios que se han creado a lo largo de los años. Y hay que poner de acuerdo a medio centenar de universidades públicas, que tienen autonomía en muchas de las decisiones, y a 17 comunidades autónomas, porque hace años que las competencias en esta materia han sido transferidas. Por ello, el director general de política universitaria del Ministerio subraya que "la decisión corresponde en última instancia a las comunidades autónomas y a las propias universidades, que tienen competencias en la materia, pero todos los esfuerzos por racionalizar la oferta de titulaciones son no sólo bienvenidos, sino apoyados desde el Ministerio. En aquellos proyectos del programa Campus de Excelencia Internacional, dedicado a la potenciación de la excelencia e internacionalización, que han optado por la agregación de universidades la oferta de titulaciones conjuntas y especializadas es ya un hecho", añade el responsable político.

Francisco Michavila, catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid y director de la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria, propone, mas que complicadas fusiones, llegar a alianzas que den origen a modelos universitarios como el del Estado de California. Bajo el mismo nombre de Universidad de California, esta institución tiene cinco campus diferentes con gran autonomía en Berkeley, Los Ángeles, etcétera.

Michavila cree, por ejemplo, que la Comunidad Valenciana puede ser un escenario perfecto para poner este modelo en marcha, por las características de sus distintas universidades, cinco en tres provincias, y por la predisposición positiva de sus responsables. Y pone también el ejemplo de Canarias, donde después de la tradicional rivalidad regional entre las universidades de Las Palmas y La Laguna, ambas instituciones trabajan juntas en el denominado Campus del Atlántico en el proyecto de Campus de Excelencia Internacional mencionado.

Michavila tampoco está de acuerdo en que sobren universidades ni en que vaya a seguir descendiendo el número de estudiantes, pero sí en reordenar la oferta académica para conseguir más con menos. "Las circunstancias actuales propician una ocasión única para reformar y transformar la educación superior, creando sistemas universitarios autonómicos en red que integren a las universidades de cada comunidad".

Los hay con propuestas que van mucho más allá. Cortés Elvira señala que hay personas en la universidad que creen que la única forma de cambiarla en España es tirarla entera y empezar de cero. Sin llegar tan lejos, Jesús Fernández-Villaverde, profesor de economía en la prestigiosa Universidad de Pennsylvania, no está de acuerdo con dirigir procesos de concentración, sino que apuesta porque las universidades se autofinancien de manera que podrían seguir existiendo todas las que fueran capaces de conseguirlo. La competencia diría cuáles son sostenibes.

Fuente: Información publicada en Expansión, que por su interés reproducimos en ibercampus.es

De interés

Artículos Relacionados