viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónSelectos extremeños

Selectos extremeños

Cromatismos
Los exámenes de Selectividad de la Universidad de Badajoz se han hecho públicos antes de su administración en las aulas, lo que ha provocado su anulación y la consiguiente repetición de dicha prueba para "selectos".

Dicho examen produce en los chicos/as una gran ansiedad debido, por una parte, a su imprevisibilidad y, por otra, a las consecuencias radicales cara al futuro académico y profesional de los examinandos,al constituirse la Nota en factor determinante de la Carrera a elegir.

Hasta el punto de que los miles de alumnos extremeño obligados a repetir tan doloroso trance se han levantado "en armas" – y con toda razon – contra el brutal atropello.

Llama la atención que las pruebas de Selectividad se celebren al albur – en cuanto a fechas y contenidos de las mismas- de cada Comunidad Autónoma, lo que – de entrada- ya las tiñe de cierta arbitrariedad puesto que deja al alumno sin capacidad para organizarse con carácter previo ante un examen de contenido imprevisible.

Y al no ser un examen cuyas pruebas sean iguales por cada Asignatura para todos los alumnos están teñidas – igualmente- de prácticas sospechosas de arbitrarias, parciales y escasamente democráticas.

El libérrimo y sacrosanto derecho decimononico del derecho de los profesores a su "libertad de cátedra" y su casi nula preparación pedagógica para programar y evaluar lo que enseñan convierte a los exámenes y pruebas que imponen a sus pupilos en un potro inadmisible de tortura.

Al carecer las Asignaturas del Curriculum de Bachillerato de objetivos didácticos precisos impide elaborar de antemano pruebas e "items" de examen que hayan superado las pruebas de validez y fiabilidad y que puedan ser conocidas de ante mano por todos los alumnos españoles y que doten al examen de Selectividad de un mínimo y exigible grado de predictibilidad al tiempo que de administración en condiciones de igualdad y equidad.

Inútil empeño porque la que llaman profesión – la de profesor– es una de esas "artesanías" que se heredan de generación en generación y desde siglos donde cada nuevo profesor – y como los salmones – reproducen en las aulas lo mismo que hicieron los suyos cuando eran niños.

Porque si hay algún "gen" heredado y atávico que determina el comportamiento de muchos profesores es que lo suyo es decir y hacer en el aula lo que les parece bien (que para eso disfrutan de libertad) y que su poder consiste en examinar de forma "selectiva" a sus alumnos/as pero "jamásdelosjamases" examinarse a sí mismos y lo que hacen en las aulas con ellos y ellas.

 

De interés

Artículos Relacionados