sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónSerie Petra Delicado
Alicia Giménez Bartlett / Planeta / Edición ebook

Serie Petra Delicado

Redacción
Alicia Giménez Bartlett, reconocida por su serie de la inspectora Petra Delicado, ha sido este jueves la ganadora de los 601.000 euros del Premio Planeta 2015 por su nueva novela "Hombres desnudos", historia de la relación fatal de una pareja surgida en el entorno de la prostitución masculina. Este próximo "best seller" llega cuando la Serie Petra Delicado fue presentada a principios de este año con todos los casos en versión ebook por menos de 15 euros.La gala reunió a Mas, Sánchez y Rivera.

Esta 64ª edición del premio de novela Planeta ha recaído en Alicia Giménez Bartlett, reconocida por su serie de la inspectora Petra Delicado, pero con notable vida literaria fuera del género negro. El finalista es el cineasta Daniel Sánchez Arévalo (Azuloscurocasinegro, Primos) con La isla de Alice, donde una mujer intenta reconstruir la misteriosa muerte de su esposo, narración que le reporta 150.250 euros.

Según EL PAIS, grupo mediatico y editorial competidor de Planeta, el éxito de las novelas sobre la inspectora Delicado (10 títulos en el Grupo Planeta, serie de televisión en 1999, cinco de la decena de premios que hasta la fecha tenía la autora…) hace olvidar a menudo que Giménez Bartlett entró en el género para desconectar de la tensión que le produjo escribir Una habitación ajena (1997), segunda novela tras Exit, que publicó en 1984 en un sello hoy de Planeta, Seix Barral. Aquella obra, premio Femenino de Lumen, reflejaba las tensiones entre Virginia Woolf y su sirvienta Nelly, y no estaba exenta de trasunto social. Como ahora con la obra ganadora: “Habla de la crisis, de hombres jóvenes bien cualificados que pierden su trabajo y se dedican al stripteasse y derivados; y de mujeres de 40 y 50 años sin compromiso marital…pero no hablo de sexo, sino de luchas sociales, que es lo que hay hoy por debajo”. “Me gusta que mis lectores tengan la sensación de que mis personajes son gente que han conocido y que sus problemas son susceptibles de que ellos se los planteen también; en el fondo, busco pasión”, aseguró la escritora. Vuelve a intentarlo en Hombres desnudos: Javier, profesor de literatura en paro, e Irene, empresaria a la que acaba de abandonar su marido, se ven obligados a cambiar drásticamente sus vidas. Se cruzarán en el entorno de la prostitución masculina, intersección que será un calvario.

A la espera  del éxito de las próximas publicaciones de "Hombres desnudos", los logrados por las novelas sobre la inspectora Delicado han cautivado a más de un millón y medio de lectores en todo el mundo con las novelas Ritos de muerte, Día de perros, Mensajeros en la oscuridad, Muertos de papel, Serpientes en el paraíso, Un barco cargado de arroz, Nido vacío, El silencio de los claustros y Nadie quiere saber.

Petra Delicado, con cuarenta y pico años, abogada de formación, es inspectora de policía en Barcelona. Es dura pero sensible e idealista, muy atenta a ocultar su fragilidad detrás de una máscara de ironía. Competente y decisiva en su trabajo, a menudo es brusca con los colegas e intolerante respecto a los ritos sociales. De personalidad fuerte, es intransigente y agresiva, sensible y exigente, dura con ella misma. Se caracteriza por sus fracasos matrimoniales y no tiene hijos, ama la libertad y la soledad. Se fía del instinto, le gustan los libros, la música y la cultura, todo lo cual utiliza para sus pesquisas. 

Siempre se presenta flanqueada por Fermín Garzón, compañero, amigo y confidente, que es su contrapunto: machista y resabiado, detesta la soledad.

De Petra Delicado a Hombres desnudos

La creadora de Petra Delicada es considerada la ´Dama del Crimen´ patria. ´Nubes de tormenta´ era el título bajo el que se ocultaba en la plica que se abrió a medianoche y contenia "Hombres desnudos", la negrísima historia de Javier e Irene, el profesor en paro y la empresaria abandonada que acaban, por culpa de sendas crisis personales, en el asfixiante mundo de la prostitución masculina. La novela, que Giménez Bartlett presentó al premio bajo el seudónimo de Toni Farga y que se titula en realidad ´Hombres desnudos´, ha ganado así el galardón mejor dotado de las letras españolas.

Según recuerda EL MUNDO, cuando ganó el Nadal, en 2011, con la historia de Pastora, la maqui transexual, Bartlett, que nació en Almansa (Albacete) pero que vive en Barcelona desde hace mucho, mucho tiempo, dijo que hubo una época en la que coleccionaba Premios Nadal porque, para los escritores de su generación, el Nadal siempre había sido "mítico". Siendo así, anoche dio un paso más al sumar su nombre a una lista en la que milita más de un Nobel (Camilo José Cela, Mario Vargas Llosa) y en la que, en los últimos años, la novela negra parece reinar. Si el año pasado Jorge Zepeda se hizo con el galardón con una novela sobre, precisamente también, la prostitución, sólo que la femenina (´Milena o el fémur más bello del mundo´), en 2012 fue Lorenzo Silva, con ´La marca del meridiano´, una entrega de la saga negrocriminal que protagonizan Bevilacqua y Chamorro. De corte negro, ´Hombres desnudos´ es, sin embargo, mucho más que una novela negra. Promete alto voltaje (sexual) pero también crisis (existencial) de los protagonistas.

 
 
 
 

Uno de ellos, Javier, pasa por apuros económicos. Es profesor de literatura, o, mejor dicho, lo era, porque lleva un tiempo en el paro. Y ella, la chica, Irene, tiene una empresa, pero su marido acaba de abandonarla, y eso es sinónimo de problemas. Pero no es Irene quien acaba complicando aún más la vida de Javier, sino una amiga, un tanto frívola, que le sugiere que podría, por qué no, desnudarse y ganar así algo de dinero. Ser ´stripper´. Así es como empieza todo. Con una sugerencia que acaba en un descenso a los infiernos. Pero, para descenso a los infiernos, el de la protagonista, Alice, de la novela finalista del Planeta, que firma, por cierto, el guionista y director Daniel Sánchez Arévalo (Madrid, 1970), que anoche se hizo con los 150.250 euros con los que está dotado el segundo.

La novela ganadora del Planta 2015 narra la historia de una muerte en extrañas circunstancias, la del marido de Alice, que aparece en una carretera lejana al lugar en el que supuestamente se encontraba construyendo una pista de tenis. El arranque de ´La isla de Alice´, título definitivo de la historia, es el de un ´thriller´ al uso, que irá complicándose a medida que la protagonista empieza a preguntar a los vecinos de la zona por lo que ocurrió, y por su marido. Las pistas la llevarán a una isla en la que nada es lo que parece. Sánchez Arévalo sucede a Pilar Eyre como finalista del preciado galardón. Ésta lo fue en 2014 con ´Mi color preferido es verte´, también, como en el caso de Sánchez Arévalo, su primera novela. Sánchez Arévalo debutó en el cine con el elogiado filme ´Azuloscurocasinegro´.

Cumbre política en la gala

A la gala de presentación del premio Planeta 2015 acudieron Artur Mas, acompañado de su esposa Helena Rakosnik el líder del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado de su esposa, Begoña Gómez; el presidente de Ciutadans, Albert Rivera y su novia, Beatriz Tajuelo, la ministra Ana Pastor, acompañada por el secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, acompañado por su esposa, Meritxell Batet, próxima candidata del PSOE por Madrid en las elecciones generales; la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, acompañada de su esposo, Juan Manuel González; del consejero de Cultura, Ferran Mascarell, a quien acompañaba su esposa, Elisenda Figueras; y de la concejal Gala Pin, que había sustituido al primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, que a su vez había sustituido a la alcaldesa Ada Colau. 

Según EL CONFIDENCIAL, "la cara de Mas no era precisamente de felicidad. Demasiadas emociones en un día. Pero supo sacarle provecho a la noche, porque departió afablemente y sin descanso con el líder socialista, Pedro Sánchez. ¿Es un aviso a navegantes, un mensaje encriptado a Mariano Rajoy? ¿Quería decirle ‘con éste me entiendo y contigo es imposible’? ¿Quería darle celos o envidia? Sólo el tiempo lo dirá. El diálogo con el popular brilla por su ausencia y Mas, en cambio, parecía sentirse muy a gusto con Sánchez en la cena del Planeta. Si éste consigue ser el próximo presidente del Gobierno español tras el 20D, es de suponer que los puentes de entendimiento con Artur Mas ya estarán tendidos. Sólo faltará que alguien se baje del burro, lime asperezas y todos, absolutamente todos, se pongan a trabajar de una puñetera vez.Pero, a Mas, la triste realidad le trata a veces sin piedad. Salió al escenario muy serio. Ya en la tarima, el gesto se le suavizó.

 

De interés

Artículos Relacionados