martes,19 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadSesenta universitarios de Granada y Damasco participan en el proyecto artístico "Voces...
Intercambio cultural

Sesenta universitarios de Granada y Damasco participan en el proyecto artístico «Voces de basalto negro»

ibercampus.info
Se trata de la construcción de una obra colectiva, que permanecerá expuesta hasta el 23 de junio, con caracteres de caligrafía árabe, de poesía y de estética, en la que participan alumnos de las facultades de Bellas Artes de Granada y Damasco, a partir de una idea del artista José Freixanes para el espacio Jan Asaad Basha de Damasco, una antigua residencia de comerciantes construida en el siglo XVIII, en pleno esplendor del Imperio Otomano, situada en el corazón de uno de los zocos más grandes del mundo.

 

“Voces de basalto negro” es una intervención temporal del artista José Freixanes, en la que han participado sesenta universitarios de Granada y Damasco. Ha sido instalada en la planta baja y el primer piso de la vieja residencia para comerciantes construida en el siglo XVIII por el emperador otomano Asaad Basha, en Damasco, la capital de Siria. La residencia, ya restaurada, es en la actualidad un centro cultural.

La obra, que se inauguró el 23 de mayo, y permanecerá expuesta al público hasta el próximo 23 de junio, ha sido realizada, durante tres meses, con dos mil kilos de harina de arroz y quinientos kilos de tierra de basalto negro, que se extienden por el espacio cuadrangular, presidido en su centro por una gran fuente, que ocupa toda la planta baja de la residencia. Un amplio dibujo que transcribe en círculos seis clases de caligrafía hecha por los artistas Waad Merhej (Siria) y Zouhair Kelkaghi (Marruecos). Sobre el fondo de arroz, se dibujan en basalto negro  –utilizando la técnica del estarcido– 22 fragmentos cuidadosamente buscados de los once poetas  seleccionados para la obra, por el propio autor (los cinco españoles) y por el intelectual marroquí Larbi el-Harti (los seis árabes).

Los once poetas seleccionados son: Abdelkebir Khattibi – El-Jadida (Marruecos, 1938). Alfonso Pexegueiro – Angoares, Galicia (España, 1948). Ali Ahmad Said (Adonis) – Qasabín (Siria, 1930). Álvaro Cunqueiro – Mondoñedo, (1911-Vigo, 1981 España). Antonio Gamoneda – Oviedo, (España, 1931). Badr Shakir Al-Sayyab – Yaykur, (Iraq, 1926 – Iraq, 1964). Chantal Maillard (España, 1951). José Ángel Valente – Ourense (España, 1929 – Suiza, 2000). Mahmoud Darwich – Al-Birwah, (Palestina, 1941). Mohammad Al-Maghut – Al-Salamiyaa (Siria, 1934). Nizar Qabbani (Damasco, 1923 – Londres, 1998).

De Granada a Damasco

Producida por el Instituto Cervantes de Damasco, que dirige Antonio Gil de Carrasco, la obra ha sido patrocinada por la Junta de Andalucía; la Xunta de Galicia; el Ministerio de Cultura de Siria; la Embajada de España en Siria; el departamento de Pintura de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Granada; y la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Damasco.

La primera parte de esta instalación tuvo lugar en la facultad de Bellas Artes de Granada: aquí, cerca de cincuenta estudiantes, durante tres meses, prepararon casi 300 planchas de acetato pegadas a un soporte de malla en las que quedaban perforados los seis estilos de caligrafía realizados por los artistas Waad Merhej y Zouhair Kelkaghi. Igualmente en Granada se realizaron los primeros ensayos para la ejecución de la obra. La segunda parte se hizo en colaboración con la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Damasco: fue la ejecución de la obra, durante nueve días, dentro del espacio del Jam Asaad Basha,

Con dirección técnica de Isabel Ardanaz y coordinación general de la parte árabe a cargo del artista libio Matug Aborawi, todo el proceso ha sido grabado por el director Álvaro Forqué para editar un DVD que dé cuenta de la intervención.

“Voces de basalto negro” propone una reflexión, con la belleza de la mirada y el poder de la palabra en el poema, frente a la sinrazón que prevalece en la práctica diaria de los pueblos. Busca en la belleza una actitud del visitante contra posturas belicosas y, por tanto, irracionales. La estética y el arte actúan aquí como herramientas de diálogo y de comprensión. En todo caso, propone el conflicto de la palabra; la diferencia reflejada en la voz del poeta. La obra establece un diálogo armónico con todo el edificio y los poemas crean una metáfora entre el ruido y el disfrute, metáfora que se puede extender a las formas y las diferencias entre el oír y el escuchar.

 

De interés

Artículos Relacionados