viernes,22 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSigue en aumento el número de universidades que limitará la repetición de...
Array
Ponerse las pilas

Sigue en aumento el número de universidades que limitará la repetición de cursos a dos

ibercampus.info
Los alumnos universitarios se tendrán que aplicar más desde el próximo curso. La Universidad del País Vasco es la última de las universidades que ha establecido unos límites en el tiempo que tiene el estudiante para finalizar la carrera con la entrada en vigor en septiembre de los nuevos grados adaptados al espacio europeo. Sólo dispondrán de dos años extra. Si se trata de un grado de cuatro cursos académicos, como es la mayoría -excepto Arquitectura y Medicina-, contarán con seis años como máximo para aprobar todas las materias.

 

La nuevas Normas de Permanencia en la UPV aprobadas el Consejo de Gobierno incluyen otro cambio importante, según publica diarivasco.com: a partir del próximo curso los alumnos estarán obligados a matricularse cada año académico en todas las asignaturas que tengan pendientes, y abonar sus tasas, aunque no tengan intención alguna de presentarse a los exámenes. Hasta ahora podían seleccionar las materias que querían cursar y aplazar algunas.

Los estudiantes dispondrán, como hasta ahora, de seis convocatorias más una última excepcional. Si no se presentan al examen no les correrá convocatoria. Sin embargo, los universitarios deberán tener en cuenta que sólo pueden permanecer en la facultad dos años extra en el cálculo que hagan para completar todos los créditos. Esta nueva norma pretende evitar que los alumnos alarguen su estancia en las facultades.

La mayoría de las universidades españolas están introduciendo normas de permanencia similares. Las razones tienen que ver con las nuevas normas para implantar estudios en cada Universidad. La Aneca, el organismo del Ministerio de Educación encargado de aprobar los grados que proponen las facultades, debe renovar esas licencias cada seis años, por lo que hace un seguimiento de los estudios. Un alto porcentaje de repetidores -que tardan siete, ocho o más años en finalizar la carrera- es un borrón en el expediente del centro y puede poner en peligro la continuidad de ese grado.

Otro de los motivos para poner límites temporales a los estudios universitarios es el económico. En la actualidad, la Administración se ve obligada a sufragar los gastos de los jóvenes que apuran al máximo las convocatorias y prolongan su estancia en las universidades públicas. La obligación de acabar en seis años y de abonar cada curso las matrículas de todas las asignaturas pendientes puede contribuir a reducir el gasto.

El Ministerio de Educación ya anunció también a principios de año cambios en la legislación que rige el funcionamiento de las universidades con el objetivo de penalizar a los repetidores. Los responsables ministeriales detallaron que a partir del curso 2011-2012 los universitarios pagarán más por las segundas y sucesivas matrículas de cada asignatura.

Fuente: diariovasco.com

De interés

Artículos Relacionados