sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadSin claro ganador ni novedad en el único debate de los 4...
La corrupción crispó más que paro, recortes,fisco ypensiones

Sin claro ganador ni novedad en el único debate de los 4 candidatos a presidir el Gobierno

Redacción
Sánchez, Iglesias y Rivera coincidieron en centrar sus críticas a Rajoy por la corrupción y los recortes en educación y sanidad durante el único debate de los 4 candidatos a presidir el Gobierno.Este terminó para casi toda la prensa impresa española sin un claro ganador, aunque los 4 se declararon haber ganado y estar satisfechos. Pero la sensación inicial de todos contra Rajoy quedó diluida en la segunda parte en un todos contra todos, sin otra novedad que habrá Gobierno sin apuntar con quién.

La economía y la corrupción centraron el debate a cuatro entre los candidatos a la Presidencia del Gobierno, que se caracterizó por los reproches entre los participantes enfocados en un principio en críticas a Rajoy, y derivando en mensajes cruzados entre todos después. En este sentido, EL PERIÓDICO titula: "Todos contra todos". Desde otra perspectiva, EL PAÍS y EL MUNDO consideran que el debate concluyó sin un claro ganador, mientras que ABC y LA RAZÓN resaltan que Rajoy se impuso. Por su parte, LA VANGUARDIA dice que los candidatos evitaron riesgos.

Las encuestas de los medios durante y después del debate discrepan en sus resultados, aunque las televisiones coinciden en la victoria final de Pablo Iglesias. Los usuarios de Telecinco.es consideraron que Pedro Sánchez había ganado el debate electoral a cuatro al finalizar el encuentro entre los líderes políticos. Sin embargo, en las horas posteriores Pablo Iglesias ha logrado el apoyo suficiente como para adelantarle, aunque un 87% cree que el debate no va a influir en su voto para el 26 de junio. Los encuestados por el barómetro de laSexta concluyeron también que el ganador del debate 13J Iglesias, el mejor para el 28,9% de los encuestados, frente al 21,8% de Mariano Rajoy el 18% de Pedro Sánchez y apenas el 17% de Albert Rivera .Además, este barómetro resaltó que en materia de economía Pablo Iglesias tiene aún más superioridad con respecto a sus adversarios, mientras que los líderes de Ciudadanos y PSOE sí que se acercan al del PP.

La  coincidencia inicial de los tres candidatos de oposición a los recortes en sanidad y educación, así como a la creciente desigualdad, no se plasmó en acuerdos para ni siquiera alcanzar un pacto por la educación, la ciencia y la investigación. Todos ellos se mostraron dispuestos en general a pactar en este u otros frentes para evitar unas terceras elecciones, aunque ninguno dijo con quien después de coincidir en la única novedad de que no habrá terceras elecciones, salvo la invariable disposición mostrada a pactar y obtener representación proporcional a los votos con el PSOE por parte de Pablo Iglesias, a quien reiteradamente Sánchez culpó de no apoyarle en su investidura para sustituir a Rajoy.  Las diferencias respecto a la marcha de las becas, los copagos o las bajadas o subida de impuestos impidieron esbozar pactos en el frente educativo y/ o sanitario, donde no obstante PSOE y Ciudadanos volvieron a mostrarse más próximos. El único que descartó los copagos y prometió acabar con ellos fue Iglesias.

Rajoy defiende su gestión y advierte a sus rivales de que "al Gobierno no se viene a hacer prácticas"

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, defendió con cifras su gestión e insistió en que su prioridad es la creación de dos millones de empleos en cuatro años para garantizar las políticas sociales y las pensiones. Replicó a los ataques – centrados en recortes, precariedad laboral, temporalidad, pobreza y reforma fiscal – advirtiendo de que "gobernar es muy difícil" y recordando que "llegar al poder cuando el país está al borde de la quiebra no es fácil". Rajoy aseguró que no piensa recortar "nada" si gana las elecciones y se enorgulleció de haber evitado el rescate. "Hablar está muy bien, luego dar trigo es más complicado", dijo, y recriminó a sus adversarios, a los que reprochó compartir "una visión bastante triste del país", que no vinieran "con los temas estudiados". "Al Gobierno no se viene a hacer prácticas, se viene aprendido", subrayó.

En el bloque sobre corrupción también le llovieron los ataques y Rajoy respondió que "no se derrota a la corrupción con aspavientos, sino con leyes y castigos", recordando al líder del PSOE, Pedro Sánchez, los casos de Chaves y Griñán y reprochándole que su grupo votó en contra de las reformas anticorrupción defendidas por el PP en el Parlamento. Al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que esgrimió los 'papeles de Bárcenas', le acusó de querer ser "juez, fiscal, inquisidor…".

Sobre los posibles pactos después del 26-J, Rajoy pidió al resto de los líderes su compromiso de respetar la lista más votada para evitar unas nuevas elecciones y defendió una "gran coalición" de líderes "moderados y sensatos". En el llamado 'minuto de oro' con el que cada candidato cerró su intervención en el debate, el presidente del Gobierno en funciones destacó el "gran porvenir" del "gran país" que es España aunque "algunos estén empeñados en contar día a día las cosas que no funcionan", y consideró preciso "mantener el rumbo" tras haber superado la peor crisis de las últimas décadas. "Si mantenemos el rumbo, podemos llegar a 20 millones de empleos", aseguró.

Preguntado después del debate, Rajoy afirmó que se había sentido "cómodo" en un debate que calificó de "ilustrativo" y añadió que "volvería a repetir", aunque lamentó que ninguno de los otros candidatos haya hecho "aportaciones interesantes".

Sánchez responsabiliza a PP y Podemos de impedir el cambio 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, abrió su intervención haciendo un llamamiento a los electores socialistas porque "si salen a votar, habrá cambio el 26 de junio y un Gobierno socialista el 27 de junio". Durante todo el debate Sánchez recordó que el PSOE "ha sido el que más ha hecho" para que no se repitieran las elecciones y en numerosas ocasiones se refirió a su investidura fallida, así como a medidas de su programa que no salieron adelante debido al "bloqueo" de PP y Podemos.

Sánchez cargó contra las medidas económicas de Rajoy y su modelo de "trabajar más y cobrar menos" y advirtió de que si vuelve a ser elegido habrá "más recortes y más casos de corrupción". Además le acusó de "revanchismo ideológico" y de elegir siempre "en contra de los más débiles". "Hay pocas personas que hayan hecho tanto daño al Estado del Bienestar en tan poco tiempo", afirmó, y dijo que aspira a "recuperar lo que Rajoy ha destruído".

También se mostró duro en sus ataques a Rajoy a cuenta de la corrupción. Le conminó a "regenerarse en la oposición" porque lidera "un partido en B, imputado y embargado" y a "asumir en primera persona la responsabilidad". "Los españoles no se merecen que sea presidente del Gobierno", dijo. Sánchez se comprometió, si consigue gobernar, a acabar con los aforamientos, endurecer las puertas giratorias y revisar la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

El líder socialista reprochó en varias ocasiones al líder de Podemos, Pablo Iglesias, haber impedido su investidura y no haber reclamado ministerios "sociales", sino "el control de los espías" en sus negociaciones para formar gobierno. "Agradezco la mano tendida de Podemos, pero primero debe soltar la del PP", respondió. Apuntó también que "el 26-J nadie podrá gobernar en solitario y esto incapacita a Rajoy" e insistió en la importancia de ir a votar. "Estamos muy cerca de lograr el cambio. España necesita un PSOE fuerte y ganador", señaló. En su 'minuto de oro' conminó a los espectadores a pensar en los suyos y el futuro del país. "Piensa en tus hijos, en tus nietos y en tus nietas, en que merecen un futuro mejor y una España mejor. Si piensas en ellos estoy convencido de que el 26 de junio irás a votar y dirás sí al cambio", concluyó.

Tras el debate, Sánchez eludió valorar su intervención aunque luego se mostró satisfecho ante sus compañeros, pero se alegró de que el debate haya dado ocasión de "ver y contrastar cuatro programas y candidatos". "Necesitamos que el Gobierno que salga el próximo 26 de junio cuente con el mayor número de votos", apostilló.

Iglesias recuerda a Sánchez que el adversario es Rajoy

El candidato de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, quien abrió el debate, aseguró que sólo habrá dos opciones de gobierno: una en la que siga el PP y otra un gobierno progresista con Podemos y PSOE. "Espero que esta segunda opción se convierta en realidad", dijo. Durante el debate se dirigió en varias ocasiones a Pedro Sánchez para recordarle que "el adversario es Rajoy" y no él y le ofreció su apoyo para "un Gobierno de coalición progresista". "Nuestros votantes nos quieren juntos", aseguró. Insistió en la idea de que el adversario es el PP y llegó a decirle al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que era un "buen escudero", para apostillar: "Entre la copia y el original, me quedo con el original".

En materia económica quiso desmontar lo que definió como "el fracaso de la política económica del PP" al tiempo que defendió la subida del salario mínimo interprofesional, la renta mínima garantizada, la dación en pago, los 45 días por año trabajado, la subida de impuestos a "los ricos" y la rebaja del IVA. También defendió subir las partidas de gasto público para becas, eliminar el copago farmacéutico e implantar la tarjeta sanitaria universal, también para inmigrantes.

En el bloque de corrupción, atacó con cifras y calculó que cuesta 2.000 euros por año a cada español. Se enorgulleció de ser "la única fuerza política en España que no le pide ni un euro a los bancos".

En cuanto a Cataluña, reiteró su apoyo a una consulta sobre la independencia y señaló que "no hay que tener miedo a la democracia". En este sentido aclaró que en una negociación para un acuerdo de gobierno "nunca tiene que haber líneas rojas". "Tenemos una propuesta clara, pero estamos dispuestos a escuchar otras mejores", añadió.

En su último minuto, Iglesias hizo una "reflexión". "En los días que quedan algunos van a hablar del miedo al cambio, pero los que hablan del miedo son los amigos de Blesa, de Rato, de Panamá y de Gürtel. Los españoles han perdido tantas cosas en los últimos años que han perdido hasta el miedo", afirmó. "Si la gente va a votar con alegría y esperanza, las elecciones no las van a ganar los de siempre. Unidos y unidas podemos", concluyó.

Al término del debate, Iglesias declaró haber estado "muy a gusto" y "muy cómodo" y señaló que debates de este tipo deberían ser "obligatorios" y "más frecuentes". Su conclusión es que Unidos Podemos es la alternativa "más clara" al PP e insistió en que la única "alternativa" si el PSOE no quiere permitir un gobierno de Rajoy es gobernar con su formación.

Rivera demanda un Gobierno con las manos "libres y limpias" para frenar el populismo

El candidato de Ciudadanos, Albert Rivera, se mostró convencido de que su partido será "decisivo" y que, por tanto, "habrá gobierno y habrá cambios", al tiempo que recordó que Ciudadanos ha hecho "todos los esfuerzos posibles" para no tener que repetir las elecciones. Aseguró que no exigirá la dimisión de Rajoy como condición para un posible tripartito con el PP y el PSOE. "Aquí no hay vetos", aseguró, pero pidió a Rajoy que "reflexione" porque los españoles no se "fían" de quien figura en el caso Bárcenas y parte de los votantes del PP quiere "regeneración". Rivera abogó por un Gobierno "con las manos libres y las manos limpias" para que los españoles confíen en la política de nuevo y para "frenar el populismo".

Rivera dirigió sus críticas a Rajoy y a Iglesias. Lamentó que el 93% de los contratos "son basura" y reprochó a Rajoy "sacar pecho" cuando España es "por detrás de Grecia, el país con más paro de Europa". Insistió también en medidas para favorecer a los autónomos y en inversión en I+D+i, así como un pacto en educación para mejorar la economía y el empleo. Atacó también a Iglesias, pidiéndole que no sólo diga lo que va a derogar, sino que proponga medidas y que "no se vista de socialdemócrata para aplicar políticas griegas". "No hay mejor política social que la que se puede pagar", proclamó y reprochó a Iglesias querer sacar a España del euro. "No genere bandos ni divisiones entre la gente", le espetó.

Fue duro también con el tema de la corrupción. "Si no hay autoridad moral la gente no podrá confiar en el nuevo gobierno", insistió. Arremetió contra Rajoy y contra Iglesias, a quien acusó de mentir y le recordó que IU debe 11 millones a los bancos, además de pedirle que aclare "dónde ha metido los 7 millones de euros" de CEPS.

Rivera defendió que su proyecto para Cataluña es "reformar España, no romperla" y acusó a Iglesias de defender la unidad y a la vez tener una "fábrica de independentistas en Cataluña". En su último minuto, el líder de Ciudadanos recordó a los electores que el futuro del país "está en sus manos". "Tengo un suelo para este país, ahora es nuestro tiempo", dijo.

Tras finalizar, Rivera dijo haber demostrado que "para decir la verdad no hay que insultar" y se mostró satisfecho de haber podido explicar su proyecto y de no haberse "mordido la lengua".

Editoriales de la prensa impresa española, en resumen:

Rajoy saca provecho del debate (ABC): El único debate entre los cuatro principales candidatos del 26-J se desarrolló conforme a los intereses de cada uno de ellos y en función de las expectativas que les anuncian las encuestas". "Por eso, hubo un debate a cuatro y, al mismo tiempo, debates a dos en la pugna por los liderazgos del centro-derecha y de la izquierda". "La reiteración de mensajes y gestos tópicos durante el debate -prácticamente los mismos del 20-D- no habrá contribuido precisamente a estimular el voto de los abstencionistas, ni a decantar el voto de los indecisos"."Mariano Rajoy demostró que sabe ser el objetivo común de sus adversarios y replicó con datos concretos sobre aspectos en los que ha mejorado la economía. Fue superior en calidad de ideas, manejo de cifras y defensa de sus propuestas". "Sánchez se mostró apremiado en marchar su territorio frente a Rajoy y frente a Pablo Iglesias". Iglesias se movió subido a las encuestas que confirman un resultado superior al del PSOE". "Rivera acreditó su telegenia en un mano a mano con Iglesias. Rajoy supo significar la contienda con realismo y sentido común, oponiendo la moderación y el reformismo que quiere representar a las fórmulas fracasadas del socialismo intervencionista".

Un debate previsible y mejorable, pero imprescindible (LA VANGUARDIA): El debate de anoche de los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno fue tan previsible como aburrido". "El esfuerzo que pusieron los protagonistas en evitar riesgos fue evidente. Fue la única oportunidad de ver a Mariano Rajoy afrontando directamente las críticas de sus rivales". "Tratándose de una repetición de elecciones, las intervenciones de los cuatro resultaron reiterativas hasta el aburrimiento respecto a la campaña anterior". "Ya es bastante triste que los debates estén sujetos a las normas de los políticos, pero es que además siguen siendo demasiado estereotipados"."Los debates constituyen una de las mejores formas de da a conocer opiniones, propuestas y el talante de los candidatos". "La televisión es decisiva en una campaña con un elevado porcentaje de votos indecisos". "Algunos de los candidatos emergentes construyeron su popularidad gracias a los platós de televisión". "El debate de ayer podrá ser mejorable, pero lo cierto es que también es imprescindible y no debería ser el único".

Un debate de todos contra todos (EL PERIÓDICO): "El primer y único debate televisivo entre los cuatro principales candidatos a presidente del Gobierno en las elecciones del día 26 fue más un cruce de reproches por lo que pudo ser y no fue el periodo abierto tras el 20-D que de formulación de propuestas cara a la nueva y trascendental cita con las urnas". "Los candidatos saben que para descartar la posibilidad de unas terceras elecciones deberá haber pactos poselectorales. Y sobre eso ninguno de ellos enseñó abiertamente sus cartas"."Ninguno de los líderes formuló propuestas muy novedosas, aunque la insistencia de Rajoy en prometer dos millones de puestos de trabajo en la próxima legislatura fue seguramente el mensaje que más claramente llegó a los telespectadores". "Hasta ayer los indecisos eran un 30%, y el debate probablemente habrá decantado un número significativo de votos". "En todo caso, tras el 26-J seguirá siendo cierta la perogrullada que anoche dijo Rajoy: Gobernar es muy difícil".

La realidad de Rajoy se impone a los eslóganes de Sánchez, Iglesias y Rivera (LA RAZÓN): "El debate de anoche dejó patente que hay una fuerza con un programa de gobierno claro y conocido, con medidas concretas que ya han sido puestas en marcha y un proyecto de país, en políticas sociales y en organización territorial". "Nadie puede decir que desconoce qué quiere hacer el PP. Ese conocimiento jugó a favor de Mariano Rajoy porque hay datos objetivos que no pudieron ser rebatidos: la situación de España es mejor que la que heredó a su llegada a La Moncloa. No es poco".Por otra parte, "hay dos partidos que parecen empeñados en destruirse mutuamente, PSOE y Podemos, para mantener la hegemonía dentro de la izquierda". "Fue un debate de tres contra uno, lo que permitió a Rajoy poner en valor sus políticas frente a los aspirantes, que tuvieron serios problemas en diferenciarse unos de otros". "El debate evidenció que, en estos momentos, Rajoy es el único que tiene un relato de su gestión y de sus propuestas de futuro". "Demostró que sabe dónde quiere ir y el camino que debe tomar".

De interés

Artículos Relacionados