sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónStreet art: arte y provocación

Street art: arte y provocación

Netxpresionismo
El street art o arte callejero, es una de las disciplinas artísticas que más ha dado que hablar en los últimos años

El street art o arte callejero, una de las disciplinas artísticas que más ha dado que hablar en los últimos años, engloba todas aquellas manifestaciones artísticas que tienen como marco la calle y normalmente tienen en común un marcado carácter provocativo y de denuncia social y política.

Lo que está claro es que el street art ha creado nuevas normas y códigos en el mundo del arte y ha conseguido revolucionarlo.

Su origen podemos encontrarlo a finales de la década de los sesenta, en los barrios de Nueva York. Todo empezó cuando un grupo de adolescentes decidieron dejar su firma impresa a modo de grafiti en las calles de la ciudad.

En poco tiempo esta moda ganó una gran cantidad de adeptos y las firmas fueron ganando complejidad.

A esta expresión de arte urbano se fueron sumando otras tendencias y técnicas, grafitis de todo tipo, plantillas, pegatinas, pósters, serigrafías, collages, etc.

Y como sucede con toda corriente artística que se precie, surgieron las primeras estrellas de este arte. Frank Shepard Fairey, alias Obey, se hizo famoso por sus pegatinas de André el Gigante y seguro que a todos nos suena su mítico cartel de Barack Obama “Hope”.

Invader, artista callejero parisino, se hizo famoso a finales de los noventa reproduciendo los personajes pixelados del famoso juego Space Invaders, en las calles de medio mundo.

Blek Le Rat es otro de los artistas más conocidos y pioneros de esta disciplina, cuya obra tiene una clara vocación de concienciación social, ha influido hasta al que es considerado como el mejor street artist, Banksy.

Banksy se hizo famoso a principios de los 90 con sus stencils que transmitían mensajes de reivindicación social y política y sin duda es el gran provocador. Acciones como las que protagonizó al colocar un muñeco que representaba a un preso de Guantánamo en Disneyland en California o sus visitas a museos como el Louvre o el Metropolitan de New York, en cuyas paredes colgó obras propias, revolucionaron el mundo del arte.

El revuelo mediático que ha provocado este artista ha llevado a que sus obras se conviertan en el objetivo de numerosos coleccionistas. Una de ellas, Love is in the air , se subastó en Londres en marzo de 2012  alcanzando la cifra de 105.000 euros.

Hasta Google se ha rendido a este arte, creando una aplicación llamada Street Art View en colaboración con Red Bull, gracias a la cual pueden verse muestras de arte urbano de todo el mundo.  

 

De interés

Artículos Relacionados