Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

sábado, 19 de septiembre de 2020  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Las inversiones de impacto social y medioambiental positivo pasaron de 90 a 229 millones en 2019
Bayer pierde 8.059 millones de euros por el glifosato tras admitir que Monsanto espiaba a críticos
Cómo las empresas del AVE corrompieron al Rey emérito empaña la información debida en RSC de todas
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Dos alumnas UPM ganan el James Dyson Award 2020 con 3 mascarillas en un solo producto más ventilado
Primer estudio del síndrome del trabajador quemado entre los doctorandos españoles: lo sufre un 36%
Condenada la Universidad de Málaga por despedir a tres profesores con 35 años de antigüedad
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los niños rara vez son el caso primario de un brote, pero algunos viven en familias sin comida"
"Si tenemos que cerrar los colegios en las primeras semanas de curso, habrá sido un fracaso"
"Al ver daños y retorno del juego vía impuestos, el perjuicio multiplica con creces al beneficio"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
Trabajo propone a sindicatos y patronal mantener el veto al despido objetivo por COVID hasta 2021
Este curso hay 8.294.270 alumnos matriculados en 28.624 de centros y confirma el mayor alza de FP
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
CEPAL pide a los Estados garantizar el acceso a agua,electricidad y alimentos a los más vulnerables
Más de 130 años de cárcel al exmilitar Montano por la Matanza de Estado de jesuitas en El Salvador
¿Cómo evaluar y retroalimentar para movilizar aprendizajes ante la COVID-19?", plantea UNESCO
TENDENCIAS Ampliar +  
Competencia aconseja atacar los factores de abuso de poder en la cadena alimentaria con la nuevaLey
El mar podría aportar la cuarta parte de la alimentación mundial para 2050
El comercio online crece un 67% en España durante el segundo trimestre del año


DEBATES Y FIRMAS INVITADAS
Autorizada e investigada la marcha antimascarilla enMadrid

Teorías conspirativas ante la pandemia sin desescalada, pero surgen luchas contra la desinformación

Desde que comenzó la pandemia la rumorología no ha dado tregua. / Wearbeard

Mientras gobiernos, organizaciones y ciudadanía se esfuerzan en controlar la pandemia, las teorías conspiranoicas se vuelven virales atizadas por celebridades como el cantante Miguel Bosé, que responsabiliza a la telefonía 5G a la vez que arremete contra las vacunas en desarrollo. Pero se multiplican las iniciativas de periodistas, científicos e internautas contra la desinformación.La Delegación del Gobierno en Madrid autorizó este domingo e investigará la concentración contra las mascarillas.
SINC / Pablo Francescutti, Sociólogo, profesor e investigador en el Grupo de Estudios Avanzados de Comunicación de la Universidad Rey Juan Carlos (UR 17 de agosto de 2020 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


 Noticias relacionadas
 Según 172 estudios,mascarillas, distancia física y protección ocular evitan el contagio de COVID-19
 Exalumnos INSEAD captan fondos y donan en una semana 20.000 mascarillas al hospitalGregorio Marañón
 OMS alerta de "informademia" y anuncia una campaña para combatir la desinformación del Coronavirus
 La desinformación se extiende por el mundo, mientras la privatización de la censura se consolida

En las calles se aprecia la llegada de la nueva normalidad, pero las teorías conspiranoicas no conocen la desescalada. Los bulos sobre la COVID-19 circulan a un ritmo frenético por las redes. El último en invocar el fantasma de la maquinación ha sido Miguel Bosé: en un tuit alertó contra “la gran mentira de los gobiernos” —incluido el español— al tiempo que rechazaba las vacunas en desarrollo y el despliegue de la telefonía 5G.

Interpretaciones de ese tipo vienen pisando los talones al germen desde que salió de China. El 20 de enero se notificó en Estados Unidos el primer contagio y al día siguiente el influencer Jordan Sather ya afirmaba por YouTube que el SARS-CoV2 había sido patentado por un laboratorio británico. El infundio fue replicado de inmediato por los círculos conspiranoicos y grupos antivacunas, y luego por públicos más amplios.

Desde aquellas fechas la rumorología no ha dado tregua. La plataforma neoyorquina News Guard ha identificado 142 webs que “han publicado información falsa y potencialmente peligrosa” sobre la COVID-19 en Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

El último en invocar el fantasma de la maquinación ha sido Miguel Bosé: en un tuit alertó contra “la gran mentira de los gobiernos”

The International Fact-Checking Network trabaja en la detección de miles de noticias falsas sobre el tema. Y en nuestro país, de acuerdo con el análisis de Twitter del Instituto #SaludsinBulos, en el periodo del 26 de febrero al 17 de marzo las teorías conspirativas centraron gran parte de la conversación relativa al coronavirus, en especial las concernientes a su naturaleza artificial.


En la manifestación de este domingo en Plaza de Colón contra el uso de mascarillas  “no se ha desarrollado siguiendo las pautas sanitarias esenciales, ni ha respetado los términos que dispuso la Delegación del Gobierno en Madrid, por lo que se estudiarán las medidas a adoptar”, declaró esta.

Toda teoría conspirativa pretende explicar una calamidad colectiva a partir de un complot ejecutado en la sombra por autoridades o personas poderosas. En el caso del coronavirus, la mayoría de ellas coincide en definirlo como un virus artificial concebido con propósitos malignos.

China, en la diana

China, de donde se irradió la infección, protagoniza muchas conspiraciones sanitarias, ninguna de ellas del todo original. Las que hablan de un microbio diseñado en un laboratorio de alta seguridad en Wuhan, guardan un sospechoso parecido con Los ojos de la oscuridad (1987)el thriller de Dean Koontz acerca de un virus del arsenal biológico de Pekín.

Hay variaciones que reproducen sin más el Peligro Amarillo, un relato racista inspirado en Fu-Manchú, el arquetípico villano del cine, que aflora en Estados Unidos cada vez que peligra su hegemonía en Asia.

Otros extremos vinculan la pandemia a las compañías farmacéuticas. Algunos les acusan de promover las críticas a la hidroxicloroquina para que no le haga sombra a sus medicamentos; y otros van más lejos y afirman que patentaron el virus.

La mayoría de las teorías conspirativas sobre el coronavirus coincide en definirlo como un virus artificial concebido con propósitos malignos

Las primeras versiones atribuían la patente al Pirbright Institute de Inglaterra; las siguientes, al Centers for Disease and Control de Estados Unidos. Un examen atento revela el reciclado de bulos que achacaban el virus H1N1 a un plan maquiavélico de Donald Rumsfeld, exsecretario de Defensa y exdirector del laboratorio Gilead.

Las hay que denuncian designios genocidas. El líder boliviano Evo Morales lo expresó al imputar a Estados Unidos y las multinacionales “una planificación para la reducción de la población innecesaria. ¿Y cuál es la población innecesaria? Los abuelos, las personas de la tercera edad”.

En Europa del Este corren acusaciones con tufo antisemita contra el financista de origen judío George Soros, quien habría fabricado el patógeno con la intención de arruinar la economía china.

Y están las que culpan al 5G, la telefonía inalámbrica ultraveloz. Ventiladas en estos días por Bosé, sostienen que la pandemia ha sido causada por exosomas —vesículas extracelulares— estimulados por la contaminación electromagnética.

Inspiradas en las versiones infundadas que atribuían al 5G una acción cancerígena, soslayan que el coronavirus azota regiones en donde no existe esa tecnología y que Corea del Sur, donde más está implantada, es uno de los países que mejor ha controlado la infección. Igual caso omiso hacen de la OMS, la FDA y los especialistas en radiofrecuencias que insisten en que las radiofrecuencias no dañan la salud.

“Yo digo no a la vacuna, no al 5G y no a la alianza España/Bill Gates”, manifestó Bosé, repitiendo el rumor de que Gates prepara una vacuna que inyectará a los pacientes microchips para controlar sus mentes. En otro tuit confundió a la Alianza Global de Vacunas promovida por la ONU con una compañía farmacéutica, avivando el recelo a las inmunizaciones en fase de desarrollo.


Reciclado continuo de miedos y mentiras

Casi todos los relatos expuestos reaprovechan narrativas preexistentes. A la manera del caleidoscopio, combinan fragmentos sueltos de historias almacenadas en la memoria colectiva para configurar vistosas remezclas. De ahí que un modo eficaz para determinar si una explicación extravagante es conspirativa sea estudiar su semejanza con otras difundidas previamente.

Una encuesta de la Fundación Jean Jaurés indica que el 17 % de los franceses cree que el virus fue creado intencionalmente, cifra que se dispara al 40 % en los votantes de la ultraderecha

En esas operaciones de bricolaje se reciclan temores incrustados en la opinión pública que salen a la superficie en circunstancias críticas. Así ocurrió durante la gripe H1N1 en 2009: “Tanto la gente en los países ricos como en los menos desarrollados desconfiaba de quienes describían como élites transnacionales, que podrían tomar decisiones acerca de los cuerpos y la salud de los ciudadanos de las naciones pobres basándose en sus intereses financieros”, observa en un artículo Shawn Smallman, experto en globalización de la Universidad de Portland.

Las teorías actuales añaden a esos temores un batiburrillo de aprensiones por el poder de China, la ingeniería genética, las radiaciones de todo tipo, las tecnologías de la comunicación...

En tándem con los miedos, las ideologías determinan la receptividad a esas historias. Una encuesta de la Fundación Jean Jaurés indica que el 17 % de los franceses cree que el virus fue creado intencionalmente, cifra que se dispara al 40 % en los votantes de la ultraderecha. Otros estudios anteriores al coronavirus detectaron posturas similares en la izquierda radical.

Tiene lógica: “En la medida en que los extremos son los más escépticos en el orden vigente —explica a SINC Josep Lobera, sociólogo de la Universidad Autónoma de Madrid— son los que más han transferido su desconfianza de las jerarquías políticas a las autoridades médicas”. 

También predispone a la credulidad la ansiedad acumulada en la cuarentena, sumada al tiempo disponible para buscar en internet respuestas a una crisis perturbadora.

“En el confinamiento la desinformación se acelera y se intensifican en las redes sociales las teorías del complot”, comentó a la prensa francesa Rudy Reichstadt, el director del Observatorio del Conspiracionismo de París. 

Un caso aparte lo constituyen quienes usan los bulos como propaganda. Donald Trump, cabeza de la primera potencia mundial, pasó de negar el peligro de la COVID-19 a acusar a China y la OMS de contubernio. Similar retórica empleó su archienemigo, el ayatolá Jamenei, al insinuar que el virus fue adaptado por Estados Unidos al perfil genético de los iraníes. En igual o mayor medida que los colectivos marginales que pululan en las redes, las palabras de estos y otros dirigentes han contribuido a legitimar el discurso conspiranoico en la agenda pública.

Predispone a la credulidad la ansiedad acumulada en la cuarentena, sumada al tiempo disponible para buscar en internet respuestas a una crisis perturbadora

Los efectos de este bombardeo discursivo ya son perceptibles: el Instituto Pew ha encontrado que el 29 % de los estadounidenses opina que el virus fue engendrado en un laboratorio. Igual piensa el 26 % de los franceses entrevistados por la Fundación Jean Jaurés. Por no hablar de las antenas de telefonía destruidas en el Reino Unido al calor de las patrañas sobre el 5G.

Con todo, hay novedades estimulantes. A diferencia de lo ocurrido en las crisis sanitarias anteriores, se ha puesto en marcha un esfuerzo colectivo sin parangón para achatar la curva de la desinformación. Lo acreditan los autores del estudio genético que confirmó que la estructura del patógeno no ha sido manipulada, los internautas que pugnan por persuadir a sus conocidos de la inverosimilitud de dichas teorías, y los periodistas y expertos de las plataformas consagradas a contrastar las informaciones que inundan la web.

Ante una nueva crisis de confianza

Ahora bien, tan importante como verificar los datos es atacar el problema en su raíz: la desconfianza en las fuentes oficiales. Por ese motivo, en un artículo publicado en The Guardian los académicos Nicolas Guilhot y Samuel Moyn exhortan a actuar sobre las razones profundas que nos tornan tan receptivos al canto de las sirenas paranoicas: “Lo que necesitamos no es desbaratar presuntos complots o el desenmascaramiento de las teorías de la conspiración, sino un nuevo realismo político que analice con mirada fría las políticas económicas y fiscales que han fracasado numerosas veces desde hace demasiado tiempo”.

¿Qué secuelas dejarán estas teorías? No se precisa la bola de cristal para prever un aumento de la desconfianza en las autoridades sanitarias. En cuanto al 5G, David Martínez, director de Nobbot, la web tecnológica de la compañía Orange, descarta que su despliegue en España se vea trabado: “Si fuera por esas teorías, hoy no disfrutaríamos del 4G ni del wifi, tecnologías que a buen seguro utilizan quienes difunden mentiras sobre el 5G”, declara a SINC.

Es urgente “una pedagogía que alerte de que, en la crisis, el vacío abierto por la inevitable incertidumbre siempre lo llenarán las noticias falsas y los rumores”, reflexiona Jorge Lozano

 A su modo de ver, son episodios recurrentes de tecnofobia: “Ante cada nuevo avance siempre hay voces que alertan de la llegada del apocalipsis. Por fortuna, son corrientes minoritarias que, aunque hacen ruido, tienen poco recorrido”. No obstante, advierte que “habrá que estar vigilantes para que estas teorías, refutadas con rotundidad por los organismos oficiales y la comunidad científica, no logren la difusión que algunos buscan”.

De cara a las futuras vacunas contra el SARS-CoV2, Lobera se muestra convencido de que el número de reticentes a la inmunización aumentará. “Y si este pasa del 10 al 20% de la población se verá comprometida la inmunidad de grupo”, asegura a SINC.

Que ese escenario se concrete o no dependerá de la resonancia pública de los discursos conspirativos, y sobre todo “de cómo gestionemos en los próximos meses la información científica”. El sociólogo insta a enfocar las campañas educativas “no en el núcleo de activistas antivacunas, sino en los sectores con posturas menos cerradas”.

Respecto de tales campañas, y a la vista de la rumorología generada, Jorge Lozano, catedrático de Teoría de la Información de la Universidad Complutense, considera urgente “una pedagogía que alerte de que, en la crisis, el vacío abierto por la inevitable incertidumbre siempre lo llenarán las noticias falsas y los rumores”, indica a SINC.

Y concluye: “Tenerlo claro de antemano no eliminará el ruido que las teorías conspirativas meten en la comunicación, pero sí ayudará a reducirlo a un nivel manejable”.


Otros asuntos de Debates y firmas invitadas
Más asuntos de Debates y firmas invitadas
Diez razones para cuestionar los actuales indices de impacto científico de las revistas académicas
Vaciar los centros de educación especial (para integrar a sus alumnos en colegios),misión imposible
Un curso académico malherido este de 2019-2020
Hay que controlar al infectado con su movil, aunque sin dar nombre y apellidos
Vacunas y búsqueda de soluciones permanentes a la epidemia del coronavirus
La Ley Celaá abre un posible conflicto con la Iglesia católica por la asignatura de Religión
El ministro de Universidades quiere más criterios mínimos homogéneos en la EBAU
El Gobierno ha decidido que no habrá prueba única de selectividad
El pin parental, un nuevo conflicto constitucional
¿A qué esperamos para potenciar y vincular educación financiera y digital y mejorar la información?
Las nuevas generaciones han nacido sin conocer la concordia de 1992 entre España y Cataluña
El sistema de pensiones español, más amenazado que en 2018 por la falta de ingresos sostenibles
Celaá niega la evidencia:El artículo 27 de la Constitución avala el derecho a elegir centro docente
¿Te ocupas de la inteligencia artificial (IA), ya presente en tu vida?
Vivienda, emergencia climática y derechos y libertades civiles, también en el debate electoral
Manifiesto por la Ciencia 19 de Octubre de 2019
Los libros de texto no adoctrinan, pero apoyan el adoctrinamiento
El Gobierno de Sánchez asume un modelo liberalizado de renta básica mensual, 40% mayor que la AIReF
La llamada del destino: Beethoven
Las acusaciones por conflictos de interés que rodean a la CNMV

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar un virus: el de la viruela
Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones y soluciones: hacia un mundo más saludable
Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados por epidemias
Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico
La bonanza de los recursos naturales para el desarrollo: dilemas de gobernanza en Latinoamérica
Pensamiento mágico-religioso, astros y dioses,cuando la prioridad no era sobrevivir a las epidemias
TESIS Y TESINAS
Equilibrio y control postural en la niñez autista, claves para mejorar su integración sensorial
China tiende a elevar su influencia al sur de Panamá y EEUU al norte, geográfica y funcionalmente
Banco de España urge reforzar educación y formación de habilidades con el Fondo de Reconstrucción
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
1 Las 55 sociedades científicas del I Congreso COVID urgen a gobiernos y ciudadanos que "reaccionen"
2 Covid-19: de nada sirve sólo limar los dientes al lobo
3 Pandemia de Pánico
4 Con la segunda oleada de COVID, los sanitarios viven la pandemia de cronicidad no atendida
5 Crece entre profesores y sanitarios la petición de que sea enfermero todo coordinador COVID 19
6 Aprobada sin Presupuestos la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027
7 Economistas auditores alertan de concentraciones de mercado que perjudican a pymes y economía total
8 Competencia aconseja atacar los factores de abuso de poder en la cadena alimentaria con la nuevaLey
9 La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
10 Amnistía Internacional entrega 70.000 firmas a EEUU en Madrid por liberar a Assange y a la prensa
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Falta un Goya que pinte esta pandemia
Teorías conspirativas ante la pandemia sin desescalada, pero surgen luchas contra la desinformación
Por otra investigación educativa y social:mirar como autores y no espectadores de la transformación
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS