domingo,5 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaTriunfalismo porque el abandono escolar temprano baja al 19,4% cuando es el...
Según Educación "vuelve a ser la mejor cifra de la historia"

Triunfalismo porque el abandono escolar temprano baja al 19,4% cuando es el mayor de Europa

Redacción
El abandono escolar temprano bajó al 19,4% en el tercer trimestre del año, según se desprende de los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocidos en las últimas horas. Esta cifra "vuelve a convertirse en la mejor de abandono escolar temprano de la historia de España", según afirmaciones de Educación difundidas por La Moncloa. La afirmación oficial omite que se trata del mayor nivel de toda la Unión Europea, es el mismo que al terminar 2015 y había subido de nuevo desde entonces.

En lo que va de año 2016, esta tasa ha descendido un 0,6%, mientras que si tomamos como referencia los últimos 12 meses, el descenso es de 1,2 puntos, según las mismas cifras dadas por Educación, que desglosan la tasa de abandono escolar temprano en el 23,2% entre los hombres, y en el 15,4% entre las mujeres.

En España, por abandono escolar se entiende la situación de jóvenes que no tienen el título de Educación Secundaria Obligatoria o que tras finalizar la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), no estudian Bachillerato o Formación Profesional. Hasta la crisis de 2008 la tasa estaba en torno al 30%, siendo mayor para los chicos que para las chicas, pero desde dicho año, desciende de forma continuada, estando en el 19,4% en 2015, según las cifras dadas por Wikipedia y que contrastan con la afirmación de Educación en el sentido de que que esa misma cifra  en el tercer trimestre del año sea "la más baja de la historia de España".

No obstante, Educacion asegura que al comienzo de la legislatura -en el año 2011- el abandono escolar temprano se situaba en el 26,32%, para pasar al 24,7 en el año 2012; al 23,6% en el año 2013; al 21,9% en el año 2014; y al 20,0% en el 2015. España, tras Portugal, ha sido el país que más ha bajado la tasa de abandono escolar temprano en la Unión Europea en los últimos cuatro años (6,9 puntos).

El abandono temprano disminuyó en España desde el 40% a principios de los 90 hasta el 30 % a mediados de la década, y ha permanecido estable en ese valor con ligeras variaciones hasta 2008 (Instituto de Evaluación, 2009a). Esa estabili- dad de las cifras se debe, entre otras circunstancias, a la incorporación a la EPA de los jóvenes que ya han seguido el nuevo sistema educativo que estableció la educación obligatoria hasta los dieciséis años y que no ofrecía, como se ha seña- lado, la posibilidad de continuar estudios de bachillerato o profesionales sin el titulo de ESO. 

Alumnos (Foto: Archivo)

Pool Moncloa

De esta manera España se acerca al objetivo marcado por la Unión Europea para el año 2020 y que fija para nuestro país una tasa de abandono escolar temprano del 15%. Este objetivo Europa 2020 del 15% es alcanzable gracias a la profesionalidad de los docentes, al compromiso de las familias y al esfuerzo de los alumnos.

El abandono escolar temprano es un indicador educativo de la Unión Europea, empleado para evaluar el desempeño de los países miembros en educación. Se entiende como abandono educativo temprano al hecho de no alcanzar al menos un nivel 3 de la Clasificación Internacional de Niveles Educativos (CINE) y no estar cursando estudios, ya sean reglados o no reglados. Por ejemplo, en España estarían en abandono educativo temprano aquellas personas que, aunque hayan finalizado satisfactoriamente la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), no continúan sus estudios, ya sea en Bachillerato, Formación Profesional o cualquier curso de formación no reglada. La tasa se calcula para las personas entre 18 y 24 años de edad.

Es un concepto más reciente que el de fracaso escolar, con el que se tiende a confundir. La Unión Europea lo emplea para comparar la formación de los jóvenes de los países miembros, como forma de aproximarse a su futuro capital humano. En la "Agenda de Lisboa" se fijó una serie de objetivos en diversos terrenos sociales. En educación, uno de los objetivos es lograr que el promedio de abandono escolar temprano de los países miembros fuese del 10% en 2010, es decir que el 90% de los jóvenes, entre 18 y 24 años esté cursando o tenga estudios superiores a los mínimos obligatorios. Como no se cumplió, el objetivo se repite para 2020, en la Agenda de Madrid.

Una de las ventajas de este indicador frente al de fracaso escolar estriba en que permite comparar países en los que el concepto de fracaso escolar es muy diferente. Como desventaja, cabe resaltar que iguala situaciones educativas muy heterogéneas, pues agrupa tanto a quienes han terminado la Educación Secundaria Obligatoria como los que no, por un lado, o por otro, a personas que no acabaron la Educación Secundaria Obligatoria, pero estudian, con la que tienen un nivel educativo superior a la ESO.

De interés

Artículos Relacionados