martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadTrump apela a la seguridad para liberar su veto migratorio y pone...
La justicia norteamericana decide, la universal no comparece

Trump apela a la seguridad para liberar su veto migratorio y pone en peligro a Europa

Redacción
El veto migratorio de Trump bloqueado por los tribunales norteamericanos, y contra el que se han pronunciado las mayores multinacionales, es defendido por su Gobierno alegando razones de seguridad, ya desmentidas por expertos. Desde Europa el Banco Central ve el peligro en la desregulación bancaria del nuevo presidente, quien pide s Europa que aporte más a la OTAN mientras propone una histórica inversión militar. Hasta el Párlamento británico se avergüenza de Trump. La justicia universa calla.

Tribunal de Apelaciones ha programado para este martes una audiencia para decidir sobre el veto, bloqueado por un juez federal. Si este tribunal rechaza la apelación del Gobierno, la batalla legal llegará al Supremo. Este lunes los abogados del Gobierno presentaron sus argumentos al tribunal, defendiendo que el veto es un "ejercicio legal" contemplado por las competencias presidenciales para garantizar la "seguridad nacional". "Está claro que la ley está de parte del presidente", declaró desde el Air ForceOne el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Durante la jornada se sucedieron los escritos legales ante el tribunal en contra del veto. Los estados de Washington y Minesota, demandantes en el caso, advirtieron de que restaurar el veto "desataría el caos". Los abogados de los refugiados presentaron una declaración firmada por diez altos excargos del departamento de Estado y Seguridad Nacional – entre ellos los exsecretarios de Estado John Kerry y Madeleine Albright; la exsecretaria de Seguridad Nacional Janet Napolitano y la exconsejera de Seguridad Nacional Susan Rice y varios exdirectores de la CIA – en la que consideran que "el decreto no se puede justificar por razones de seguridad nacional o política exterior" y que "no cumple la función de proteger a la nación de que entren en Estados Unidos terroristas extranjeros". Además advierten de que el veto "pondrá a las tropas en peligro", dañará "alianzas vitales" para la lucha antiterrorista y alimentará la propaganda del Estado Islámico "alimentando la narrativa de que Estados Unidos está en guerra con el Islam".

Además, 97 dirigentes de empresas tecnológicas de Silicon Valley, entre ellas Apple, Facebook, Google, Microsoft, Netflix y Twitter presentaron un escrito legal en el que afirman que el veto hará "más difícil y caro" que las compañías puedan "reclutar, contratar y retener a algunos de los mejores empleados del mundo".

También la Asociación de Abogados de Estados Unidos aprobó una resolución que insta al presidente a retirar la orden ejecutiva que restringe la entrada de inmigrantes y al Gobierno a que asegure un "cumplimiento completo, rápido y uniforme de las decisiones judiciales sobre esa orden ejecutiva".

Promete una "histórica inversión" militar más pagada por Europa 

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció ayer en la base aérea MacDill en Tampa (Florida), sede de los principales comandos de lucha antiterrorista, que hará una "histórica inversión" militar para "derrotar al terrorismo islámico radical" junto con la OTAN, aunque instó a sus aliados a aportar lo que es "justo" como parte de la Alianza, porque, según dijo, "muchos de ellos no han estado haciendo" contribuciones financieras "plenas y apropiadas". Trump insistió en que se requieren "programas fuertes" para que a Estados Unidos lleguen las personas que "quieren amar al país" pero "no para las personas que quieren destruirlo".

El presidente arremetió también contra los medios de comunicación por "no informar" sobre todos los atentados terroristas "a sabiendas", y tildó a la prensa de ser "muy muy mentirosa" en "muchos casos".

En otro orden de cosas, Donald Trump no podrá dirigirse al Parlamento británico durante la visita de Estado que realizará al Reino Unido, según dijo ayer el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow. "Creo firmemente que nuestra oposición al racismo y al sexismo, y nuestro apoyo a la igualdad ante la ley y la independencia del poder judicial son consideraciones importantes en la Cámara de los Comunes", alegó.

El BCE advierte del peligro financiero americano

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, expresó su preocupación por la desregulación financiera que el presidente de EEUU, Donald Trump, ha empezado a impulsar y defendió que Fráncfort no manipula divisas, tal y como apuntaron miembros de la nueva Administración estadounidense. "Lo último que necesitamos es una relajación de la regulación", dijo en su comparecencia en el Parlamento Europeo. Draghi insistió en que "la idea de repetir las condiciones que había antes de la crisis es muy preocupante y aseguró que el hecho de que hoy no se estén dando "importantes riesgos para la estabilidad financiera" es "la recompensa por la acción que los legisladores, reguladores y supervisores han estado desarrollando desde la crisis financiera".

Dragui garantizó que el BCE no manipula el euro para obtener ventajas competitivas frente a los socios comerciales, en respuesta a las declaraciones de parte de la Administración de EEUU que acusó a Alemania de intervenir la moneda única. "No somos manipuladores de divisas. Las políticas monetarias que ejecutamos reflejan la posición distinta del ciclo de la zona euro y de EEUU", apuntó. El presidente del BCE citó un informe del Tesoro norteamericano del pasado mes de octubre en el que se afirma que Alemania "no manipula su moneda" y que no cumple los tres criterios para "identificar una práctica monetaria desleal".

Por otro lado, Draghi defendió el mantenimiento de su política de bajos tipos de interés y su programa de compra de activos hasta que la inflación en el conjunto de la zona euro sea estable a medio plazo y de forma sostenible. Reiteró que el aumento de la inflación en diciembre y enero está motivado por los precios de la energía y defendió que el BCE debe tomar decisiones en base a la evolución de la inflación subyacente y sin fijarse en aumentos "puntuales".

De interés

Artículos Relacionados