miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadTrump, en camino de tener que dimitir como Nixon
Tras descansar al FBI por investigar el lazo electoral ruso

Trump, en camino de tener que dimitir como Nixon

Redacción
El presidente de EEUU, Donald Trump, recibió ayer en la Casa Blanca al ministro de Exteriores ruso, Sergéi Lavrov, en medio de la polémica por su decisión de despedir al ya exdirector del FBI, James Comey, quien investigaba los posibles lazos entre la campaña electoral del magnate y el Kremlin.

Los diarios también informan de que Trump despidió al director del FBI por "falta de confianza" tras considerar su decisión durante meses, desde el día en que fue elegido para la Casa Blanca en las elecciones de noviembre pasadas. "No estaba haciendo un buen trabajo", dijo Trump al ser preguntado por el despido de Comey. Junto a valoraciones destacadas como Trump se 'nixoniza'(EL PAÍS) y Descabezamiento sospechoso del FBI (EL MUNDO), el editorial de EL PERIÓDICO dice:

"Con la destitución de Comey "muchos en Washington han visto reaparecer el fantasma del caso Watergate, el escándalo por el que el presidente Richard Nixon tuvo que dimitir antes de ser juzgado por haber mentido y tras haber echado al fiscal especial que investigaba el caso de aquellas escuchas. Lo que ahora aparece en el horizonte puede ser incluso mucho peor, más dañino, porque en este caso una de las partes sería una potencia extranjera". "Desde la Casa Blanca se han hecho oír voces que reclaman poner punto final a las investigaciones sobre las cada vez más fuertes sospechas de vinculación con Rusia. Por el contrario, lo que es urgente y necesario es aclarar con toda seriedad qué hay de cierto en lo que ha aparecido hasta ahora. Dar carpetazo al tema, con sus intrigantes aspectos que afectan a la seguridad nacional de EEUU, solo contribuirá a aumentar la desconfianza y la inseguridad. Nixon también intentó poner bajo la alfombra el escándalo del Watergate. Siete meses después de haber expulsado a quien le investigaba, aquel presidente tuvo que abandonar la Casa Blanca".

El encuentro con Lavrov a puerta cerrada en el Despacho Oval ha sido el contacto de más alto nivel de Trump con la diplomacia rusa desde su llegada a la Casa Blanca el pasado 20 de enero.

Más allá de las conversaciones que ambos tuvieron sobre los conflictos en Siria y Ucrania, la atención sobre el encuentro se centró en el hecho de que tuvo lugar solo un día después del despido fulminante y por sorpresa de Comey, quien lideraba una investigación sobre los supuestos contactos con Rusia de la campaña electoral de Turmp. Tras verse con Lavrov, Trump recibió al exsecretario de Estado Henry Kissinger y, preguntado por si el tema de Comey afectó a su reunión con el ministro ruso, el mandatario respondió que no.

Asimismo, Trump tampoco quiso responder a otra pregunta sobre si el nuevo director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) estará a cargo de las indagaciones en marcha sobre los contactos de su campaña electoral con Rusia. Sin embargo. La portavoz adjunta de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, comentó después en su rueda de prensa diaria, que el Gobierno "anima" al FBI a completar su investigación en este sentido.

Al término de su encuentro con Trump, Lavrov ofreció una rueda de prensa en la embajada rusa en Washington. Ante las preguntas sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de EEUU para favorecer a Trump, el ministro ruso comentó que no quería hablar de asuntos "absurdos" y remarcó que el propio presidente estadounidense había dicho "públicamente" que se traba de acusaciones "falsas".

En un comunicado posterior, la Casa Blanca precisó que Trump remarcó ante Lavrov que Rusia debe hacer más para refrenar al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, y a Irán, con el objetivo de trabajar con EEUU hacia una salida a esa guerra.

Por otro lado, y según destacan todos los periódicos, el jefe del FBI había pedido más dinero, días antes de ser destituido, para investigar los lazos entre los Gobiernos de EEUU y Moscú. Los demócratas han exigido una comisión independiente en el Senado sobre ese asunto.

 

De interés

Artículos Relacionados