sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUlises y el canto de las sirenas económicas
Confianza con precaución

Ulises y el canto de las sirenas económicas

Futurolandia
El mito griego de Ulises atado al palo mayor de la nave para no caer en la atracción de las sirenas con sus bellos cantos, me parece trasladable al peligro de dejarse arrastrar por las sonrosadas perspectivas de una economía española liderando el crecimiento de la economía europea, sin sombras de borrascas que afecten a su navegación. Ir bien ahora y revisar al alza las predicciones para este año, como ya hubo que hacer en 2016, no es garantía de un mar en calma.

El éxito debe reconocerse y la confianza en nuestras posibilidades ayudará a mantener nuestro dinamismo económico-empresarial en el tiempo. Pero el futuro no es una simple extrapolación del pasado y los bellos cantos pueden transformarse en tristes fados si descuidamos las claves que reglamentan el proceso.

El reciente informe de la Comisión Europea añade su voz al coro de las sirenas económicas: "Ahora estamos en su cuarto año de expansión. España continua creciendo más rápido que la media de la zona euro y el volumen de PIB se espera que sobrepase este año su pico pre-crisis."

Las claves de ese crecimiento, que se ha mostrado pujante durante los meses transcurridos del año, son diversas, pero destacan la contribución positiva del sector exterior y la dinamicidad en la creación de empleo, con su impacto en el consumo privado. Según las perspectivas de la UE, la contribución esperada de las exportaciones netas al crecimiento del PIB en 2017  es de cerca de medio punto de porcentaje; el consumo privado lidera la demanda interna y aumentará un 2,5%.

En términos de futuro, hay que añadir dos claves más: inversión (principalmente en equipo e intangibles) y  mejoras de productividad. La inversión en equipo presenta, en nuestro país, ritmos relativamente bajos para una etapa expansiva (crecimientos desacelerándose progresivamente respecto a 2014-16) y las ganancias de productividad no espera la UE que superen 0,5 pp. De hecho y como consecuencia de estos y otros factores relevantes, sus perspectivas para 2018  apuntan a una caída del rimo de crecimiento del PIB de 2,8 a 2,4%.

En resumen, pienso que los resultados económicos son positivos, aunque muchos estén aún digiriendo los estragos de la crisis. La confianza está en niveles altos y eso siempre ayuda a mantener el dinamismo económico. El beneplácito de instituciones internacionales como la Comisión Europea, nos permite miradas más benignas a nuestro elevado endeudamiento internacional. Pero algunos fundamentales del crecimiento futuro están descuidándose y terminarán pasando factura si no reaccionamos a tiempo. ¡Sujetémosnos fuerte para no caernos del barco!

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados