lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUn Cuadro de Mando con 85 indicadores
Más allá del PIB

Un Cuadro de Mando con 85 indicadores

Futurolandia
Hace ya cuatro años que las limitaciones de un seguimiento ligado, primariamente, al actual marco de la Contabilidad Nacional y al PIB como medida clave, me llevaron a diseñar un Cuadro de Mando que tratara de recoger distintos componentes de la "salud" de la economía española. Entorno mundial, condicionantes empresariales, cambios de expectativas, desequilibrios básicos... eran aspectos a incorporar en una variante a escala macro de los "dashboard" y "key performance indicators", habituales BI

Posupuesto el reto era importante y cuatro años después aún continúa en proceso de revisión y mejora, pero ya acumulamos la experiencia de revisiones trimestrales de un Cuadro de Mando  y del indicador sintético (CIPE, Ceprede Indicador de Perspectivas Económicas), construidos a partir de 85 indicadores clave en 17 áreas temáticas y 5 grandes agregados;

  1.  Países desarrollados
  2. Países emergentes
  3. Actividad Económica
  4. Equilibrios Macro
  5. Entorno de Negocios

Para poder combinar la información de todos los indicadores se utiliza una metodología que los transforma  en números indices cuya base es un valor considerado como objetivo de referencia: normal (historia de últimos 10 años) o mantenible a medio plazo (predicciones). Por ejemplo en el caso del indicador Crecimiento real del PIB (España) la referencia es 2%, por lo que este indicador toma el valor 100 en 2014, en que coinciden dato real y objetivo.

La existencia de datos negativos y valores extremos posibles pero con muy baja probabilidad, nos ha llevado a una metodología de paso de tasas a indices (una curva logística reescalada y corregida por la dispersión de valores) que sitúa habitualmente los índices entre 60 y 120. Por ejemplo para variación del PIB la escala de conversión a índices es del siguiente tipo:

  • Indice entre 95 y 105 para tasas próximas a la de referencia del 2%
  • Indice entre 110 y 125 para tasas del 3% al 4%
  • Indice en el entorno de 75 para crecimiento cero
  • Indice entre 65 y 40 para tasas del -1% al -4%

En 2015 el crecimiento del 3,2% del PIB  en España se valora con un índice de 112 y el 2,5 previsto para 2016 con índice 105. Lo interesante del cambio de métrica es que permite ahora mezclar indicadores diversos siempre que asignemos los pesos correspondientes.

Los resultados para 2015  y las expectativas actuales para 2016, en  los 5 grandes agregados y el total son los siguientes, asignando pesos similares a todos los agregados (23%) excepto a emergentes (8%):

  1. Países desarrollados: 106 (2016)-111 (2015)= -5 pp
  2. Países emergentes: 84-87= -3 pp
  3. Actividad económica: 102-104= -2 pp
  4. Equilibrios macro: 115-117= -2 pp
  5. Entorno de negocios: 104-107= -3 pp
  6. Indice global de Salud Económica CIPE: 109-106= -3 pp

De los 85 indicadores clave (key performance indicators), 30 están referidos a "salud" de las 6 zonas geográficas seleccionadas (EEUU, Eurozona, Rusia/Europa del Este, Asia, Latinoamérica, Africa/Oriente Medio), para cada una de las cuales se valoran 5 aspectos básicos (tasa de variación del PIB, revisión y consenso/riesgo de predicciones, capacidad de financiación y clima económico).

Los 55 indicadores restantes se refieren directamente a nuestra economía y se distribuyen entre actividad económica (12 referidos a PIB y empleo), equilibrios (20 sobre condiciones monetarias, sector público, sector exterior y  precios) y entorno empresarial (23 acerca de mercados, costes, confianza, recursos financieros e innovación).

No hay duda de que los resultados tienen una validez limitada y dependen (como en cualquier ejercicio numérico de este tipo) de múltiples hipótesis de trabajo:

  • Selección y peso asignado a cada indicador
  • Estimación de valores "objetivo" o de referencia
  • Métrica de paso a indices
  • Errores de predicción a futuro y revisión de datos a pasado

Pero, como compensación, el indicador global CIPE, permite disponer de una medida que valora múltiples aspectos más allá del PIB y situarse con una perspectiva temporal amplia. Así, un índice de 109 para 2015 está en linea con el promedio alcanzado en los años 2005-07 previos a la crisis. La perspectiva de caída a 106 en el año en curso, sólo puede interpretarse como una corrección suave de la salud económica de nuestro país y el entorno internacional que nos condiciona, lejos de los valores en el intervalo de los 80-90 puntos, característico del periodo de crisis.

Una visión más detallada del cuadro de mando, permite localizar los puntos más favorables en la evolución  de este año respecto a 2015 (p.ej +7 pp en  la expectativa de mayores recursos financieros disponibles para las empresas y + 5 en el equilibrio con el exterior)); o los más negativos (p.ej. reducción de la nota para los países asiáticos en 6 pp 0 del endeudamiento público en 2 pp).

Antonio Pulido https://twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados