domingo,29 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadUn español de 65 años precisa hasta su muerte 70.000 euros en...
España envejece

Un español de 65 años precisa hasta su muerte 70.000 euros en cuidados

Diariodeleon.es
España envejece y, aunque la vejez ya no es lo que era, aún viene acompañada de achaques, goteras en la salud y, en el peor de los casos, dificultades para valerse por uno mismo, o sea, dependencia. Sobre ese panorama inexorable un estudio de la Fundación BBVA cruza datos demográficos y económicos para ver en qué estado llegamos los españoles a la tercera edad, y echa cuentas sobre cuánto pueden costar unos cuidados mínimos para que las personas dependientes puedan vivir sus últimos años en plenitud.
Longevidad y Dependencia en España. Consecuencias sociales y económicas calcula que, de media, una persona mayor de 65 años que sufra algún tipo de dependencia, debería afrontar unos gastos de 10.495 euros cada año hasta el final de sus días. Con este dinero se procuraría la atención precisa para arreglárselas en el día a día, sea en forma de ayuda a domicilio, de teleasistencia, de centros de día, o una residencia, aunque en este último caso el presupuesto sería apreciablemente mayor, aun excluidos los gastos de alojamiento, manutención y atención médica, explicó Montserrat Guillén, catedrática de Econometría de la Universidad de Barcelona y autora del estudio.

La expectativa de vida de los españoles sigue alargándose y en el último lustro ha crecido un año.

A partir de los 65 años, un tercio de la expectativa de vida se ve lastrada por los achaques o la enfermedad. Con la vista puesta en el 2010, el trabajo calcula que a partir de la jubilación los hombres tendrán aún unos 17,5 años por delante; de ellos, 4,46 años los vivirán en situación de dependencia, de modo que el coste medio de los cuidados de larga duración que necesitarán hasta su muerte será, en total, de unos 57.438 euros. En el caso de las mujeres, más longevas pero también peor tratadas por la enfermedad -21,5 años de vida a partir de los 65, y de ellos, 6,5 en situación de discapacidad-, el monto total ascendería a 85.315 euros. La media de ambos sexos es de 70.000.

El Sistema de Autonomía y Atención a la Dependencia, nacido de la Ley de Dependencia aprobada en noviembre, da ahora sus primeros pasos. Su misión en el futuro será garantizar que todas las personas que necesiten ayuda externa para valerse la tengan y también cargar con el grueso de esa factura, que hoy pagan en solitario el usuario o su familia. El beneficiario de la atención sufragaría el resto según su capacidad económica, en un porcentaje de copago que aún no han fijado el Gobierno y las comunidades autónomas.

3,5 millones de discapacitados

El estudio hace una proyección para el 2010 y estima que 3,5 millones de españoles sufrirán discapacidad para entonces, el 9,4% de la población.

La cifra dobla las previsiones del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales -calcula para entonces algo más de 1,5 millones- pero se explica, dijo Guillén, porque se basa en un concepto «más amplio» de discapacidad que el oficial. La Rioja es la comunidad con una menor proporción de discapacitados entre el colectivo de más de 65 años (18,33%), seguida del País Vasco (23,92%). Murcia (40,4%) y Andalucía (39,4%) son, en cambio, las que tienen mayor prevalencia de discapacidades entre los mayores.

Según las proyecciones de Naciones Unidas, en el 2050 España será uno de los países más viejos del mundo, con un tercio de población por encima de los 65 años.

España envejece y, aunque la vejez ya no es lo que era, aún viene acompañada de achaques, goteras en la salud y, en el peor de los casos, dificultades para valerse por uno mismo, o sea, dependencia. Sobre ese panorama inexorable un estudio de la Fundación BBVA cruza datos demográficos y económicos para ver en qué estado llegamos los españoles a la tercera edad, y echa cuentas sobre cuánto pueden costar unos cuidados mínimos para que las personas dependientes puedan vivir sus últimos años en plenitud.

De interés

Artículos Relacionados