martes,5 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEconomía y empleoUn estudio alerta sobre la débil relación entre Universidad y empresa
Empleo y Formación

Un estudio alerta sobre la débil relación entre Universidad y empresa

La Nueva España
Los resultados de la transferencia de tecnología son más favorables cuando las universidades trabajan a petición de las empresas que cuando lo hacen por iniciativa propia, según las conclusiones del informe 2006 de la Fundación Conocimiento y Desarrollo (CYD). El documento («La contribución de las universidades españolas al desarrollo») recomienda que se suprima el límite del 49 por ciento de docentes e investigadores contratados por las universidades, el fortalecimiento de sus órganos de dirección y una mayor intervención de éstas en los procesos de selección de alumnos como parte de un marco general de más autonomía, diferenciación y competencia.

El informe fue presentado ayer en un acto presidido por el Príncipe de Asturias, con asistencia de los ministros de Industria, Joan Clos, y de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, la presidenta de la Fundación CYD, Ana Patricia Botín y el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) el asturiano Juan Vázquez. También acudió la Princesa Letizia.

Según datos recogidos en el informe, sólo un 3,5 por ciento de las empresas calificadas como innovadoras establecieron relaciones de colaboración con las universidades entre 2002 y 2004, con un descenso respecto al 4,1 por ciento del período 2001-2003. La cooperación llega al 21,5 por ciento si son empresas grandes (más de 250 trabajadores).

El director del informe, Martí Parellada, explicó en conferencia de prensa previa que se detecta un «estancamiento» en el «impulso tecnológico» por parte de las universidades, ya que la creación de «spin-off» (empresas innovadoras colaboradoras con la Universidad) había crecido de 39 a 87 entre 2001 y 2004, pero se mantiene con 90 en 2004 y 89 en 2005. Las solicitudes de patentes ha pasado de 284 a 297 de 2003 a 2004, año éste último en que generaron 1,9 millones de euros de ingresos.

Así, la «debilidad» de las relaciones entre Universidad y empresa se expresa cuando la Universidad es pionera y ofrece adelantos tecnológicos a las empresas siguiendo su propia iniciativa («technology push»).

Por el contrario, el sistema funciona «razonablemente bien» si se compara con otros países cuando las universidades responden a la demanda empresarial («demand pull»), a la vista de los fondos gestionados por la Red de Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (420 millones de euros en 2004) y la actividad de parques científicos y tecnológicos. Todo esto induce a pensar, según Parellada, que los incentivos para el «impulso tecnológico» de la Universidad «no funcionan como debieran».

El informe incluye una encuesta entre 539 expertos de la empresa, Universidad y administraciones públicas, que opinan sobre la situación universitaria en 2005.

Las debilidades principales del sistema universitario, según el estudio, se refieren al recurso que hacen las empresas de las universidades para realizar proyectos de investigación y la movilidad de profesores e investigadores entre unas y otras.

El presidente de los rectores, Juan Vázquez, señaló que la Universidad española es cada vez más innovadora y emprendedora y se ha pasado de una institución cerrada y homogénea a otra abierta y rica.

De interés

Artículos Relacionados