miércoles,19 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUn futuro con luces y sombras para la economía española

Un futuro con luces y sombras para la economía española

Futurolandia
Hace una semana dediqué un post a los tonos contradictorios que cualquier analista puede encontrar al analizar la situación y perspectivas de futuro de nuestra economía. Hay quien sólo quiere ver las luces de una recuperación en curso, que extrapola a futuro sin matices ni vacilaciones; casualmente son políticos y analistas cercanos al partido en el Gobierno.

  Inmersos en obscuras sombras, otros sólo perciben una mejora incompleta, desequilibrada y transitoria, condenada a un fracaso más o menos inmediato. Esa agudeza visual tenebrosa suele estar tanto mas desarrollada cuanto más lejano está el observador de los vientos gubernamentales.

En medio de esa tormenta, están los múltiples matices, con claro-obscuros, de una pintura más realista. El pasado 19 de Octubre, Simon Tilford, director adjunto del CER,  un reconocido "think tank" londinense , publicaba uno de esos cuadros equilibrados de luces y sombras bajo el título Gain or more pain in Spain ? Focos de luz dirigidos a una recuperación de ritmos de crecimiento que ha sorprendido por su intensidad. Zonas de sombra en niveles mantenidos de deuda, especialmente pública, productividad, reestructuración sectorial, inversión en "intangibles" o empleo de calidad. Con todo ello y una política comunitaria no especialmente favorable a países en una situación como la nuestra, las luces largas vislumbran curvas peligrosas en el camino que debemos recorrer los próximos años.

Mi comentario a este análisis, Glorias y penas de la economía española, lo resumía en que una recaída en recesión de la Eurozona no es descartable, aunque la probabilidad y entidad del choque puedan ser inferiores a las que asigna el CER. Aceptaba que las carencias y factores de riesgo detectados estaban presentes, pero su impacto real dependería de la capacidad de reacción de la política comunitaria y de la residual, pero importante, a escala interna. Lo que sí parece claro es que no tenemos garantizada, como algunos parecen creer, una fase de varios años de alto crecimiento y creación de empleo.

En estos dias, Federico Steinberg, un destacado analista del Real Instituto Elcano, publicaba un nuevo comentario sobre la visión de Tilford en el CER con el título Weaknesses remain, but Spanish growth prospects aren´t bad.

Con la objetividad a que nos tiene acostumbrados, reconoce que los "vientos de cola" que nos han ayudado a tomar velocidad en 2015, pueden revertir más o menos pronto: caida de precios del petróleo, euro depreciado, bajos costes de endeudamiento o relajación de la política de austeridad. Además añade algunos puntos de debilidad a los destacados por el CER: altos niveles de desigualdad, economía sumergida o desempleo estructural a largo plazo.

Pero, inmediatamente, pone en la balanza las múltiples reformas emprendidas ( sector bancario, laboral, pensiones, fiscal, sector público,…) y lo conseguido en devaluación interna, sector exterior, mejora de niveles de confianza o sostenibilidad fiscal.

Reconoce la necesidad de nuevas reformas adicionales en campos tales como capital humano e I+D, competitividad, dualidad del mercado de trabajo, costes energéticos, sistema fiscal, administración pública, resolución de la "cuestión catalana", calidad institucional o lucha contra la corrupción o la desigualdad.

Con todo éste panorama, su conclusión (y mensaje para observadores internacionales) es que: "En cualquier caso hay buenas razones para ver el vaso medio lleno y no medio vacío, cuando valoramos la economía española".

Compartir su optimismo sobre lo que hemos hecho y aún podemos (y debemos) hacer, no me evita reconocer (repito mis palabras de hace unos días) que "las futuras perturbaciones socio-políticas internas y externas previsibles, no justifican técnicamente la permanencia de España como un país líder de crecimiento, dentro de la Eurozona, a medio y largo plazo. Todo depende del entorno mundial, la política que termine primando en la UE y la capacidad de gestión política, económica y social de las instituciones de nuestro país. Lo que sí es seguro es que necesitamos un proyecto integrador de futuro"

Antonio Pulidohttps://twitter.com/psra

De interés

Artículos Relacionados