viernes,1 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSUn grupo de estudiantes asalta con violencia la Universidad de Sevilla para...
Protesta

Un grupo de estudiantes asalta con violencia la Universidad de Sevilla para protestar contra la LOU

el mundo
La lucha contra la Ley Orgánica de Universidades terminó ayer en el juzgado de guardia. La Universidad de Sevilla denunció al grupo de unas 40 personas, entre estudiantes de la institución y jóvenes ajenos a la misma que, armados con hachas, barras de hierro, maderas y extintores, se abrió paso hasta el lugar donde se celebraba la Junta de Gobierno de la Hispalense para boicotearla.

Tres vigilantes de seguridad heridos y tres puertas del siglo XVIII de un edificio que es patrimonio histórico destrozadas es el balance en cifras de un violento altercado, sin precedentes en la historia democrática de la Universidad de Sevilla, que tomó la excusa de la protesta contra la Ley Orgánica de Universidades (LOU) para provocar una belicosa agresión dirigida contra todos: contra la Junta de Gobierno para que no abordara temas relacionados con el modo en que se acatará esta ley , contra los profesores, contra los universitarios que acudían a sus clases, contra los periodistas y contra el rector.

Lo que se esperaba que fuera una protesta estudiantil más, se convirtió en una revuelta que desbordó todas las previsiones, entre ellas las del propio rector, Miguel Florencio Lora, quien aseguró que lo ocurrido responde «a una actuación claramente programada y que posiblemente no está totalmente relacionada con los estudiantes». «Son violentos que no representan a los universitarios de la Hispalense», añadió.

Esta declaración contrasta con que, apenas 24 horas antes, el rector se había ofrecido para hacer de interlocutor de los que hasta el miércoles pasado permanecieron acampados 49 días en contra de la LOU ante el Ayuntamiento de Sevilla, que eran en su mayoría los protagonistas de los actos de ayer.

Acerca del apoyo que estos jóvenes que no han sido elegidos como los representantes legítimos de los universitarios sevillanos han recibido por parte de la Universidad y de la Consejería de Educación (que criticó el desalojo policial de la acampada), el rector indicó: «No se puede confundir que, hasta ahora, estos jóvenes hayan coincidido con los órganos de gobierno de la Universidad en la defensa de ciertos intereses [la lucha contra la LOU] con la lamentable actuación ocurrida».

Florencio Lora añadió: «Les brindé diálogo, para escuchar sus propuestas, y hoy no se han presentado precisamente con un escrito bajo el brazo». Por ello, criticó «las amenazas recibidas por algunos miembros de la Junta de Gobierno», las «gravísimas alteraciones del orden público» y «los importantes destrozos» causados. Y es que rompieron tres puertas, cruzaron el cordón de los guardias jurados, invadieron el despacho del rector, ultrajaron símbolos constitucionales, pintaron con aerosoles en el suelo del despacho del rector e insultaron y amenazaron a profesores y funcionarios, entre otros.

La Hispalense, según recordó su rector, «nunca ha vivido una magnitud de violencia como la de hoy [por ayer]». Lo sucedido «recuerda actuaciones de índole fascista», apostilló.

Cuando ya habían comenzado las primeras agresiones, y tras sondear a la Junta de Gobierno, el rector telefoneó al delegado del Gobierno en Andalucía para decidir una intervención policial, lo que no llegó a producirse porque «los acontecimientos transcurrieron a tal velocidad que, cuando estábamos pensando seriamente en ello, ya habían asaltado la Junta de Gobierno», afirmó Lora.

Los asaltantes dijeron que su objetivo era que les escucharan.Su mensaje: proponer la desobediencia civil como protesta contra la nueva LOU. El erigido en portavoz de esos estudiantes, Adán Valenzuela, justificó los destrozos y la violencia como «la única forma de llegar hasta este foro para que se nos escuche». «Veníamos de forma pacífica, pero se nos ha cerrado las puertas», afirmó.

Según estos estudiantes, la Hispalense no tiene coherencia porque ha mostrado su rechazo a la LOU y ahora «está dispuesta a estudiar la aplicación de la misma», a lo que está obligada legalmente.Opinan que la desobediencia civil es el camino a adoptar, por lo que el portavoz amenazó con «no dejar que se celebre ningún claustro, ni Junta de Gobierno hasta que se convoque una asamblea de Universidad con representación de todos los sectores de la comunidad universitaria».

El rector afirmó que actuarán «con absoluta contundencia» contra los implicados.

De interés

Artículos Relacionados