jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadUn juez sentencia que la deuda de la Universidad de Valladolid con...
La de Burgos reclama 5,77 millones de euros

Un juez sentencia que la deuda de la Universidad de Valladolid con la de Burgos ha prescrito

ibercampus.es/El Norte de Castilla
La Universidad de Burgos ha sufrido un nuevo revés judicial en su prolongado pleito con la Universidad de Valladolid por el cobro de las tasas académicas del curso 1994/1995. El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid ha desestimado el recurso que interpuso contra un acto administrativo de 9 de marzo del 2006 por el que el rector de la Universidad de Valladolid (entonces Jesús María Sanz Serna) se negó expresamente a reintegrar el dinero correspondiente a los precios públicos por servicios académicos que los alumnos matriculados en el curso 1994/1995 en la Universidad de Burgos -entonces recién creada y sin capacidad para gestionar sus propias matriculaciones-, pagaron a la Universidad de Valladolid, en virtud de un acuerdo entre ambas, en total 5,77 millones de euros (3,80 millones en tasas y 1,97 de intereses).

Según publica El Norte de Castilla, la UVA se negó a atender ese requerimiento al amparo de una sentencia dictada por la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León en junio del 2005, que declaraba la inadmisibilidad de la reclamación presentada por la Universidad de Burgos por este mismo asunto. A la luz de esa sentencia firme, la Universidad de Valladolid entendía que no cabía exigir deuda ninguna reconocida.

La institución demandante trató entonces de sortear el escollo de esa sentencia y acudió al juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Valladolid, alegando que existía un derecho a cobrar esas tasas y sus intereses, y una obligación de la Universidad de Valladolid a restituirle esa cantidad. Es decir, reclamaba el importe de lo que considera una deuda pendiente y no el cumplimiento de una obligación derivada de la sentencia del TSJ.

Pero el juzgado ha rechazado este recurso, y en una sentencia dictada el pasado 4 de junio no solo no impugna lo actuado por Sanz Serna sino que considera prescrita la deuda, ya que entiende que la Universidad de Burgos no inició la reclamación en vía administrativa hasta el 10 de febrero del 2006, cuando ya había transcurrido el plazo legal que tenía para haberlo hecho (cinco años desde que finalizó el curso 1994/1995).

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación.

Un largo litigio

El pleito viene de lejos. El campus de Burgos perteneció a la Universidad de Valladolid hasta el año 1994, en el que se segregó y se convirtió en una universidad pública independiente.

La UVA (con Francisco Javier Álvarez Guisasola, ahora consejero de Educación, como rector) y la comisión gestora del distrito burgalés firmaron entonces un convenio para gestionar la matriculación de sus nuevos alumnos.

En septiembre de 1997 ambas instituciones, tal y como informa El Norte de Castilla, firmaron un acuerdo sobre el pago de aquellas tasas, pero un año más tarde, José María Leal, rector de Burgos, abrió la vía judicial cuando acudió al TSJ para denunciar aquel acuerdo y reclamar el pago de las matrículas, así como la propiedad de la residencia universitaria de Sedano. Pero hasta ahora, sin ningún resultado.

De interés

Artículos Relacionados