miércoles,27 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadUn pueblo de Alemania presume de autosuficiencia energética
Cerca de Berlín

Un pueblo de Alemania presume de autosuficiencia energética

Redacción
Un mix de renovables, tales como la solar, la eólica y el biogás, satisfacen por completo las necesidades de una aldea alemana llamada Feldheim, todo un ejemplo de la decidida actitud del país germano en inversión en energías ecológicas

 En Feldheim, a unos 60 kilómetros al suroeste de Berlín, hay más aerogeneradores que viviendas y algunos fines de semana, más visitantes que vecinos. Desde hace algunos años, estudiosos y curiosos de todo el mundo miran hacia esta pequeña aldea de la antigua Alemania Oriental con admiración y cierta envidia, porque las 45 familias que viven allí han protagonizado una auténtica revolución energética, que ha transformado por completo la vida en este tranquilo rincón rural.

Feldheim es el primer pueblo alemán que ha logrado ser independiente en cuanto a generación y distribución de energía. Cuenta con una red local de suministro y el 100% de la electricidad y la calefacción que consumen sus vecinos se genera gracias a turbinas eólicas, paneles solares y una planta de biogás. Todo un ejemplo de sostenibilidad y apuesta por las energías verdes, en las antípodas de lo que la reforma eléctrica del gobierno de Mariano Rajoy quiere fomentar en España.

Enormes molinos de viento salpican el paisaje bucólico que rodea Feldheim, un distrito del municipio de Treuenbrietzen, en la región de Brandenburgo. Granjas, paneles solares y aerogeneradores comparten las 1.570 hectáreas de superficie de esta pequeña entidad territorial y, desde su llegada, a mediados de los años 90, no han dejado de generar empleos y riqueza.

Mientras en las poblaciones vecinas las tasas de desocupación rozan el 30%, en Feldheim se han creado 30 puestos de trabajo en los últimos años y no hay paro. A pesar de no contar con escuela ni guardería, la localidad ha conservado una parte de su población juvenil, que ahora tiene más incentivos para residir allí: precios más baratos y mayor respeto por el medio ambiente.

A la entrada del pueblo, el gran contenedor que hoy hace de centro de bienvenida para los visitantes pronto se convertirá en un espacio dedicado a las nuevas fuentes de energía. Contará con instalaciones para formar a los estudiantes sobre el cambio de modelo energético y también con un restaurante propio. El primero que tendrán los vecinos de Feldheim.

De interés

Artículos Relacionados