jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUna industria muy alejada de su potencial

Una industria muy alejada de su potencial

Redacción
Un editorial del periódico económico ´Cinco Dias´ pone de la manifiesta el desaprovechamiento de los recursos en la industria Española frente a nuevos mercados cada vez más competitivos.

 La producción industrial en España sigue registrando caídas (un 3,8% en el primer semestre del año, con una preocupante intensificación interanual en junio) y acumula ya casi dos años completos de ajuste; en algunas actividades el descenso del valor de lo producido ha sido superior al 50%, y únicamente la producción farmacéutica registra ahora mayor volumen que cuando arrancó la crisis económica, allá por 2008.

Todo lo relacionado con la actividad inmobiliaria, desde los materiales de la construcción al equipamiento residencial, ha encajado descensos muy abultados, y el grado de utilización de la capacidad productiva está en mínimos históricos. En los últimos trimestres únicamente la fabricación de bienes de equipo, muy impulsada por la industria del motor, está en tasas interanuales positivas.

Pese a los datos tan modestos, la mejora de las ventas al exterior ha aliviado la situación en muchas actividades, puesto que han mantenido una política activa de reducción de los costes para poder reducir los precios finales y defenderse en mercados cada vez más abiertos y competitivos, y porque han mejorado los niveles de calidad y las redes de penetración en mercados antes vedados.

En los últimos meses las estadísticas de contratación registran avances sostenidos, aunque no muy abultados en la industria manufacturera, que no son otra cosa que consecuencia directa de una ganancia de competitividad relativa.

No obstante, el impulso exterior no es suficiente para sacar de la anemia a la industria, que siempre ha tenido una intensa dependencia de la demana interna, ahora bastante paralizada.

El potencial de las manufacturas españolas es muy elevado, y habrá que esperar a la recuperación general de la demanda para conocer su dimensión verdadera; pero una buena parte del crecimiento está en la propia industria, que no debe dar por buenas las cotas de las que dispone ahora, ni renunciar a explorar otros campos de fabricación para competir con los jugadores punteros.

Proveerse de nichos de mercados nuevos en las franjas de poco valor añadido es muy complicado por la fuerte presión de los países emergentes, que compiten con costes laborales intocables para España y para Europa. Por tanto, el campo a explorar es el que tiene más que ver con el uso de nuevas tecnologías y su aplicación, especialmente en las franjas de productos de tecnología media, en los que España ha tenido siempre una posición cómoda (maquina herramienta, automóvil, material médico).

Las empresas saben que la inversión en I+D+i de hoy es un negocio mañana, y no deben contagiarse del pesimismo transmitido por el dinero público, ahora replegado por motivos financieros. Debe exigir incentivos a la exportación, legislación competitiva en materia laboral, laboral y logística; promoción de marca, pero debe afrontar todo aquello que depende de ellas.

Fuente: Cinco Días

De interés

Artículos Relacionados