domingo,23 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónUna oveja negra al poder. Pepe Mújica, la política de la gente
Andrés Danza, Ernesto Tulbovotz / Ed. Debate / 304 págs.

Una oveja negra al poder. Pepe Mújica, la política de la gente

Redacción
Este libro resume 100 horas de entrevista con el ex guerrillero que ha presidido Uruguay durante cinco años tras pasar 13 años en la cárcel y que define la política como "la lucha por la felicidad de todos». Los autores, dos avezados periodistas, presentan a "un político distinto que representa otra manera de ejercer la política y el poder, más cercana a la gente y al sentido común". La obra refleja su pensamiento y relaciones con jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el Rey Juan Carlos.

José Mújica tiene una cuenta en Twitter, @Mujica_Cordano , desde donde se hace eco de que Uruguay es el país con menor pobreza en América Latina. «Los políticos tenemos que vivir como vive la mayoría, no como vive la minoría», dice Mujica, quien siempre se ha sentido una oveja negra, y que explica en estas páginas su trayectoria hasta llegar al poder, los conflictos con su liturgia y protocolo, el encuentro con figuras como Obama, Fidel Castro, Putin, Chávez o Cristina Fernández de Kirchner, la soledad de sentirse a veces en un mundo ajeno. Es un relato con un ritmo vertiginoso, conversaciones mantenidas entre el despacho presidencial y la mitad del campo, en escenarios tan disímiles como la Casa Blanca, El Vaticano, la charca de Mújica en las afueras de Montevideo o una pequeña casa reciclada, en la que ninguna tertulia terminó antes de la madrugada.

Andrés Danza es editor general de Búsqueda, el semanario más importante de Uruguay: @BUSQUEDAonline. Periodista de larga trayectoria, ha acompañado a distintos presidentes uruguayos en sus viajes internacionales y ha cubierto numerosas campañas electorales. Ernesto Tulbovitz es redactor de la sección política de Búsqueda. Ha seguido la carrera política de José Mújica desde hace más de quince años y le ha acompañado en sus viajes a más de una docena de países.

José ´Pepe´ Mújica resonó en Europa por ser el mandatario "más austero del mundo" y por tener ideales que parecen ir contra la corriente. Sin embargo, para Mújica su popularidad en Europa se explica por "una crisis importante de credibilidad en sus líderes".

Para él, el Viejo Continente padece "unos problemas importantes para entender el mundo" porque "casi no tiene izquierda". "Hay una izquierda, pero ya se mezcló todo", dice. Por otro lado, aplaude la Europa escandinava porque "son socialistas, aunque a veces se van a la derecha", y lograron "una calidad de vida y una distribución que es impresionante".

Mújica mantuvo una relación cercana con España y el Rey Juan Carlos, quien le visitó en su chacra de Rincón del Cerro, aunque es republicano. "La monarquía es para calentar a un muerto. Cuando fui a la Zarzuela, el Rey estaba hecho pelota. Mira que soy un viejo de mierda, pero era un adolescente al lado del Rey. Me impresionó. La Zarzuela está en la boca de Madrid y son como 2.000 cuadras, con ciervos incluidos. Una parafernalia para mantener a toda una familia que no tiene mucho para hacer. Desde el punto de vista republicano es insultante", criticó.

Asimismo, reconoció que el Rey "ayudó bastante a España luego de la muerte de Franco, cuando volvió la democracia". También habló sobre el presidente Mariano Rajoy, a quien definió como "un republicano", pero "al lado del Rey cualquiera es republicano".

Barack Obama, ´un radical de izquierda´. Nunca un presidente uruguayo compartió tanto con un par norteamericano. Cenó con Barack Obama, se entrevistó con él dos veces, en Washington y en Nueva York, y concretó el histórico envío a Montevideo de ex presos de la cárcel de Guantánamo, lo que estrechó aún más la relación. "Obama es un radical de izquierda al lado de la gente que tiene ahí.Le dije: ´Vete de Afganistán´. Se reía", recordó ´Pepe´. Obama, según el libro, quiere tender puentes con Cuba, como se comprobó meses atrás, y también con Venezuela, pero no le es tan fácil. "Vaya a convencer a los republicanos", le dijo a Mujica.

Putin y las armas para Venezuela.Nunca había visto al presidente ruso Vladimir Putin hasta que en mayo de 2014 se reunió con él tanto en Brasilia como en Buenos Aires. "Nunca se ríe, es muy raro eso", recuerda, pero lo que más le llamó la atención fue el rol que Rusia quiso jugar en Sudamérica durante las tensiones entre Venezuela y Colombia.

El entonces presidente venezolano Hugo Chávez le contó a Mujica, según consta en el libro, que Putin se ofreció a ayudarlo en caso de un eventual conflicto armado con Colombia que no ocurrió. Rusia ya era el abastecedor de armas de Venezuela y en ese marco el presidente ruso le describió a Chávez con lujo de detalles el equipamiento con el que contaba el ejército colombiano. Acto seguido le dijo: "Cuente con mi asesoramiento para lo que necesite" y le recomendó un listado de adquisiciones militares que debía hacer.

Los Kirchner. Durante su mandato, Mújica tuvo varios roces con el Gobierno argentino, ya sea por la instalación de la planta de celulosa en Fray Bentos (Uruguay) o por el dragado de cauces compartidos. Aún resuena cuando calificó a Cristina Fernández como "una vieja terca, peor que el tuerto" en alusión a Néstor Kirchner. El libro relata otro duro cruce entre ambos durante la inauguración de un nuevo buque que une Uruguay y Argentina."¡No te banco más! ¡Me tenés podrido!", le gritó Mújica a Cristina.El episodio se dio en días en que el Gobierno uruguayo aprobaba a la polémica industria aumentar su producción, a falta de dos semanas para las elecciones legislativas en Argentina. "Tenemos elecciones en poco tiempo, Pepe, y no estamos dispuestos a abandonar la lucha contra la contaminación. Es muy importante para nosotros", contestó Cristina tratando de calmarlo. "¡¿Qué te pensás, que sos la única que tiene elecciones?! Ya está demostrado que lo de la contaminación es una excusa. ¡No te banco una más!", culminó Mújica y se retiró.

´Lula no es un corrupto´.Sobre su otro poderoso vecino también opinó. Enalteció la imagen del ex presidente Luis Inácio "Lula" Da Silva, a quien definió como "un petiso bárbaro" y con quien intercambió consejos durante su mandato. "Lula no es un corrupto como sí lo era Collor de Mello y otros ex presidentes brasileños", dijo Mújica. Incluso, recordó que el ex mandatario brasileño le dijo: "En este mundo he tenido que lidiar con muchas cosas inmorales, chantajes"

De interés

Artículos Relacionados