jueves,7 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaUniversidad de Córdoba recibe premio Jacobo Cárdenas por investigación de genoma de...
Investigación

Universidad de Córdoba recibe premio Jacobo Cárdenas por investigación de genoma de plantas

Pilar Cobos (Andaluzía Investiga)
El resultado del trabajo ha sido la determinación del gen AtPOLK (en la Arabidopsis thaliana) como uno de los responsables de la tolerancia de las plantas a determinados agentes que afectan a su ADN, y el estudio ha sido publicado en la revista científica internacional The Plant Journal.

La Universidad de Córdoba, ha realizado un estudio de identificación y caracterización de los mecanismos moleculares por los que las plantas mantienen la estabilidad de su genoma, por el que ha recibido recientemente el premio Jacobo Cárdenas a la investigación científica. El resultado del trabajo ha sido la determinación del gen AtPOLK (en la Arabidopsis thaliana) como uno de los responsables de la tolerancia de las plantas a determinados agentes que afectan a su ADN, y el estudio ha sido publicado en la revista científica internacional The Plant Journal.

En este sentido, María Victoria García explica que las radiaciones ultravioleta, los reactivos de oxígeno (oxidantes) y algunos compuestos químicos que se encuentran de forma natural en la tierra "pueden afectar a la estructura molecular del ADN, produciendo daños o alteraciones". Los efectos de estos agentes provocan en ocasiones mutaciones en las plantas, y sus células reaccionan con distintos mecanismos: reconociendo el daño y tratando de repararlo, para eliminar la lesión; o tolerando la presencia del daño obviándolo.

Esta última medida tiene como objetivo que la replicación del genoma y la división de las células (el transcurso de la vida de la planta) no se vean afectadas. En estos casos, la célula convive con las lesiones y la doctora García afirma: "El interés fundamental por conocer estos mecanismos en plantas reside en que estas difieren de los animales en aspectos esenciales: carecen de células germinales, por lo que si se introducen mutaciones en las células somáticas de la planta esto podría afectar incluso a su fenotipo (la apariencia externa)".

Aplicabilidad

El empleo comercial de los resultados de la investigación es una de las salidas que el equipo que realiza este proyecto ha previsto. De este modo, la generación de nuevas variedades de flor cortada (la que se encuentra en las floristerías) sería una de sus aplicaciones. El número de pétalos de una flor, el color, la vigorosidad o el tamaño son los aspectos que podrían ser modificados con la "variabilidad introducida mediante un mecanismo que conoces, que es la tolerancia al daño".

Así, María Victoria García señala: "Nosotros hemos ayudado a comprender varios aspectos, pero la generación de nuevas variedades se podrá realizar en el momento que se conozca el complejo mecanismo de tolerancia al daño al 100%".

El proyecto, dirigido por Rafael Rodríguez y Teresa Roldán, se inició hace seis años, y ha comprendido, además, la identificación y caracterización de los genes implicados en la reparación del daño del ADN en las células vegetales "para comprender los dos aspectos fundamentales que emplean las células ante la presencia de una alteración (reparación y tolerancia)". En estos momentos el equipo trabaja en la caracterización en profundidad de la actuación del AtPOLK en el mecanismo por el que las plantas mantienen estable su genoma. La precisión de "cuán esencial es y qué tipo de actividades tiene ante determinadas lesiones" son fundamentales para determinar qué tipo de daños puede tolerar. De hecho, la doctora García subraya: "No todos, porque este gen pertenece a una familia de proteínas y todos actúan en el mecanismo de tolerancia al daño, compartiendo en ocasiones las lesiones".

De interés

Artículos Relacionados