martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaUniversidades europeas piden que el tratado de libre comercio "no comprometa la...
Reconocen la educación como un servicio y no una mercancía

Universidades europeas piden que el tratado de libre comercio «no comprometa la educación superior»

Marga Peñafiel
Los rectores de las universidades que forman parte de la Asociación de Universidades Europeas (EUA) han pedido que el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP) entre la UE y EEUU y el Tratado de Comercio de Servicios (TiSA) no supongan "comprometer la educación a intereses económicos" y que, por lo tanto, los textos no incluyan compromisos por parte de los países europeos en cuestiones de educación superior.

La EUA reconoce el discurso de la Comisión Europea sobre que los servicios públicos serán protegidos, pero señala que en el marco del Acuerdo General existente sobre el Comercio de Servicios (AGCS) y que la educación superior no satisface los criterios que permiten la exención de "servicios prestados ni en condiciones comerciales ni en competencia con uno o más proveedores de servicios ".

Así la EUA señala que la Educación Superior es una responsabilidad pública a la que todos los ciudadanos deben tener derecho de acceso, y no una mercancía para ser tramitada por intereses comerciales.

Además, considera que el TTIP y el TISA crean incertidumbre sobre la capacidad de los Estados miembros de determinar la naturaleza de sus sistemas en la educación superior debido al limitado alcance de la acción legislativa una vez que el acuerdo ha entrado en vigor y el requisito de que la liberalización del servicio, primero; nunca puede ser reducido y; y segunfo, todos los servicios en el futuro debe caer de forma automática dentro del ámbito de los acuerdos.

Por otro lado, recuerda que varios sistemas de educación superiro incluyen proveedores públicos y privados y muchas instituciones pública dependen de una mezcla de financiación pública y privada. Dicha hibridez en nivel institucional significa que TTIP y Tisa no puede llevarse a cabo con seguridad jurídica y claridad.

La política nacional se ve amenazada por el Mecanismo de Controversias Inversionista Estado (ISDS), que otorga a las corporaciones el derecho de demandar a las autoridades públicas, cuando consideren que las legislaciones locales obstruye su capacidad para generar ´legítimo´ beneficio.

Igualmente, el secreto de las negociaciones impidela comprensión de qué aspectos específicos incidien en su entorno operativo – no sólo en el aprendizaje y la enseñanza, sino también la recogida de datos, la investigación y el desarrollo, propiedad intelectual y comercio electrónico.

Además, recalcan la educación superior, a diferencia del comercio, no es una competencia exclusiva de la UE. Cualquier compromisos asumidos en TTIP o en Tisa irían mucho más allá del alcance de su complementaria competence.

Lesley Wilson, dijo el Secretario General de EUA: "La educación superior es una responsabilidad pública que no sólo es compatible con la cohesión social, sino que también se ocupa de las crecientes necesidades de los mercados laborales europeos. No es una mercancía que se negocia entre los intereses comerciales sobre una base con fines de lucro ni debe estar sujeto a regímenes de comercio internacional.

"Mientras mayor gobernanza global es deseable, en lo que se refiere a la educación superior, se debe desarrollar en el modelo de los marcos de reconocimiento académico apoyados por la UNESCO, diseñados e implementados por el sector".

"La internacionalización de la educación superior se ha desarrollado a un ritmo acelerado en los últimos años: la movilidad de investigación en colaboración, el personal y los estudiantes, la educación abierta y a distancia… – por citar algunos aspectos – todos han florecido, y lo han hecho sin el marco de los acuerdos comerciales".

De interés

Artículos Relacionados