sábado,21 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDebatesUPyD: ¿Regeneración o irrelevancia?

UPyD: ¿Regeneración o irrelevancia?

Enrique Calvet (para El Mundo)
PARTAMOS DEL principio de que muchos creemos que UPyD se justifica por su Manifiesto Fundacional, y que eso lo hace único en el panorama de los partidos españoles. Entendemos que ningún otro recoge, como el citado Manifiesto, la ruta y los objetivos para una España democrática moderna, más libre, próspera, solidaria y basada en ciudadanos, que no en territorios, libres e iguales. Y trabajamos para construir esa España de los futuros 30 años desde este grave momento histórico.

UPyD es, para muchos, un instrumento único, radical e indispensable. Pero UPyD ha entrado en crisis. Y creemos que hay que reaccionar urgentemente. La crisis viene de hace un tiempo, pero se ha mostrado nítidamente tras las elecciones europeas. Dichas elecciones, y cito a politólogos avezados, han producido un tsunami, con un antes y un después. Y UPyD, a nuestro juicio, no puede ser avestruz ni aferrarse a la inercia. El riesgo es enorme.

Para el partido, el desastre consiste en caminar hacia la irrelevancia. Un análisis serio y honesto de las mentadas elecciones enseña que UPyD retrocedió y, sobre todo, muestra un tremendo fracaso: UPyD no ha sido capaz de generar ilusión, ni ser referente, ni tener credibilidad para ninguno de los tres millones de votantes de su nicho que prefirieron la abstención. UPyD se ha banalizado o esclerotizado políticamente, y eso, sencillamente, no puede ser. Algunos llevábamos tiempo analizando la deriva, siempre desde el análisis político y huyendo de personalismos morbosos. De ahí nace nuestra convicción de proponer a compañeros y simpatizantes un Congreso Extraordinario Urgente (CEX-U). Básicamente, encontramos tres razones para ello.

En primer lugar, debemos reconocer que tras siete años, UPyD no ha logrado la construcción de un partido potente, motivado, presente en toda España, eficaz en la calle (somos demasiado pocos) y atractivo. Baste saber que los que lo han abandonado, suponemos que desencantados, son casi el doble de los que quedamos. Eso hace necesario cambiar métodos, pericias organizativas, política meritocrática, objetivos, etc., para recobrar impulso. Tal y como funciona, es difícil creer que UPyD tenga opciones de ser un partido de gobierno.

En segundo lugar, creemos poder fundamentar con rigor errores importantes de estrategia política que han sembrado confusión o desapego de las ideas torales que defendemos. No se trata de exponer aquí detalles íntimos, pero podemos citar dos conceptos como son el desacierto absoluto del análisis oficial de las últimas elecciones y el desaprovechamiento y posible error de enfoque de nuestra presencia y actividad en muy diversas instituciones, desde las cuales se debería, prioritariamente, trabajar al servicio de nuestro Manifiesto Fundacional. También ha salido, en los últimos tiempos y en los medios, el tema de la política de alianzas, preñado de morbo. No tiene nada que ver con nuestra iniciativa por un CEX-U, aunque es una acción estratégica más que merece ser estudiada, con mucha profesionalidad y poco personalismo, dentro de nuestros fallos estratégicos. Nuestra iniciativa es de otro calado, no enfoca estrategias coyunturales, sino la regeneración de UPyD.

Finalmente, y probablemente lo más grave, hay evidencias de que los mensajes claros, radicales y esenciales se han diluido, a veces hundidos en la banalización, a veces víctimas de contradicciones flagrantes y torpes, a veces por actitudes nefastas. Eso es correr hacia la irrelevancia. Ante esta situación y análisis político, ajeno a toda salsa rosa personalista, opinamos que, demostrando calidad de gran partido, capaz de adelantarse a los tiempos, UPyD necesita retomar todos esos temas. Eso se hace, democráticamente, en un Congreso Extraordinario ¿Por qué urgente? Sabemos del coste y de los aspectos de inoportunidad, pero nuestro análisis nos lleva a pensar que hay que regenerar UPyD urgentemente para encarar de manera fresca, ilusionada, reforzada y potente las próximas elecciones, ya que estimamos que seguir la inercia nos lleva a una debacle por irrelevancia. Y hacer un CEX después de la debacle, ya no sirve para renacer.

Por eso, como upyderos convencidos y en el ejercicio de nuestra vocación de políticos de política mayor, hemos lanzado la iniciativa para un Congreso Extraordinario Urgente. Primero, estamos elaborando ya entre los más posibles un documento/diagnóstico riguroso y justificativo de la necesidad del CEX-U. Segundo, queremos argumentar con cuantos compañeros y amigos sientan nuestra inquietud para dar la mayor solidez y universalidad a la iniciativa. Tercero, canalizaremos los resultados de nuestra iniciativa a nuestras instituciones.

Y, como nos hacemos la ilusión de que lo que le pasa a UPyD le atañe e interesa a toda la ciudadanía española, lo hacemos a pecho descubierto y con la máxima participación posible. Todo menos la inercia hacia la irrelevancia de un proyecto único e indispensable.

Enrique Calvet pertenece al Comité Económico y Social de la Unión Europea, fue miembro de la Oficina de Buenas Prácticas de UPyD y fue el número cinco de la lista de este partido en las últimas Elecciones Europeas.

Fuente: El Mundo

De interés

Artículos Relacionados