miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadVictoria progresista en Chile tras las revueltas de 2011 y 2019, entre...
Boric, el presidente más joven y votado, al aventajar en un millón de votos al ultraderechista Kast

Victoria progresista en Chile tras las revueltas de 2011 y 2019, entre denuncias de la creciente influencia de China

El joven progresista Gabriel Boric (cumple el próximo 11 de febrero 36 años) resultó presidente electo de Chile, cargo que asumirá el próximo 11 de marzo de 2022, en la 2ª vuelta de las elecciones de este domingo, dominadas por la creciente polarización a que abocó la fragmentación parlamentaria de las previas elecciones legislativas del 21 de noviembre, incluidas denuncias de que el país habría sido elegido como plataforma estratégica de la expansión china en Latinoamérica. Boric logró el 55,87% de los votos, frente a menos del 44,13% de José Antonio Kast, el candidato de la extrema derecha. En su mandato se cumplirán 50 años del golpe de estado de Pinochet y el asesinato del presidente Allende, el 11 de septiembre de 1973, marcador de la historia chilena, donde el nuevo presidente ya ha entrado como el más joven y más votado.

Voy a ser el Presidente de todos los chilenos y chilenas, porque creo que es importante interpretar a todos (…) El futuro de Chile nos necesita a todos del lado de la gente y espero que tengamos la madurez de contar con sus ideas y propuestas, dijo Boric sobre su rival, el candidato de Frente Social Cristiano, José Antonio Kast, quien reconoció la derrota y felicitó al candidato de Apruebo Dignidad:

Acabo de hablar con Gabriel Boric y lo he felicitado por su gran triunfo. Desde hoy es el presidente electo de Chile y merece todo nuestro respeto y colaboración constructiva. Chile siempre está primero, escribió en su cuenta de Twi­tter. Un talante similar mostró el presidente Sebastián Piñera tras hablar con el ganador:

Pese a que algunos sondeos auguraban el triunfo de la abstención debida a la alta polarización que situaba a Boric como representante de las revueltas de 2011 y 2019 contra las élites chilenas, en estas elecciones ha resultado también derrotada la desinformación. Han votado casi un 20% más de personas que en la primera vuelta (hasta 8,3 millones), el 55% del censo electoral, aunque inferior a otros procesos electorales iberoamericanos, entre ellos las elecciones generales de España en 2019 (69,88% de participación) o incluso las últimas presidenciales norteamericanas (62,4%). 

El triunfo de Boric ha pulverizado el discurso de orden y seguridad de Kast, para mirar hacia un futuro complejo por las incertidumbres y las promesas a cumplir. También ha roto la tendencia a que el candidato  ganador de la primera vuelta se imponía en la segunda. Ello abunda según la mayoría de las interpretaciones en que hace ya varios años que  los chilenos quieren institucionalizar la modernización social, política y económica, tras constatar la alta evidencia de las consecuencias del poder de las élites empresariales en la política de Chile y otros 7 países de América Latina.

Si bien esa polarización política y social muestra con tales datos que no reduce la participación, Chile ha sido otro gran exponente del protagonismo en estas situaciones de revueltas sociales de la extrema derecha y la extrema izquierda, que como la desigualdad afecta a muchos otros países y es acrecentada por las tecnologías de la información y sus redes sociales.  El aumento de participación electoral se ha registrado pese a que la jornada dominical de voto estuvo marcada por denuncias de falta de transporte público y de buses interurbanos, sobre todo en las zonas más periféricas del área metropolitana, al final reconocidas hasta por la ministra de Transportes, Gloria Hutt, al salir a dar explicaciones: «No quedé conforme en cómo funcionó el sistema. Se pudo haber resuelto más rápido con más información a las personas».

Algunos medios chilenos advirtieron de la eventualidad de que el triunfo de Boric impulsara a Chile, sin tener una estrategia definida y consensuada para ello, hacia el cambio global geopolítico, complicando nuestras relaciones con Estados Unidos y Europa, nuestros otros grandes socios comerciales y políticos. Es el caso del autoproclamado primer diario digital de Chile, elmostrador, tras destacar que InvestChile (la oficina gubernamental de promoción de inversiones extranjeras) se refirió recientemente al interés chino por invertir en Chile como que China tiene hambre de Chile. 

Sin embargo, la moderación de Boric y los jóvenes que le apoyan intenta imponerse ante esas y otras exageraciones. No ha faltado entre ellas quienes compararon estas elecciones con el plebiscito de continuidad del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990), convocado en 1988 y que puso fin a 17 años de dictadura de los llamados en economía Chicagos-boys, entre ellos el presidente Saliente Sebastián Piñera y su apoyo a privatizaciones como las de las pensiones. 

«Yo vengo de lejos, del sur de Magallanes, casi en la Antártica, y tengo 35 años y tengo claro que la historia no parte con nosotros. Nuestro proyecto es heredero de una larga tradición, la de quienes han buscado la justicia, la defensa de los derechos humanos y la protección de las libertades«, dijo Boric en su primer discurso como futuro presidente ante la multitud que se congregó en la avenida principal de Santiago, La Alameda, para celebrar el triunfo. «Estamos ante un cambio de ciclo histórico y no lo podemos desaprovechar. Seré el presidente de todos los chilenos y chilenas, de quienes eligieron otra alternativa y también de quienes no concurrieron a votar», añadió.

Tras confirmarse los resultados electorales, grandes multitudes que han recordado las del estallido social salieron a celebrarlos a Santiago de Chile y otras ciudades del país, con pancartas y banderas a favor del presidente electo y de la diversidad, entre ellas las mapuches, los llamados araucanos. 

Algunas valoraciones del resultado electora

Mientras multitudes partidarias de Boric se echaron a la calle como refleja la foto de apertura, Felipe Galli, Novelista, Psefólogo, experto en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Cofundador de @PoliticaCar, en un mensaje retuiteado por Boric, se hizo eco así de que éste y Kast se reunieron tras la 2ª vuelta electoral: Chile tiene una democracia genuina y plena y los que la seguimos de fuera debemos respetarla. El continente debe aspirar a que en todos los países haya fotos como esta:

«Chile no estaba tan dividido, tenemos más conciencia democrática de la que pensábamos y existe un espíritu democrático», dijo la integrante de la Red de Politólogas Javiera Arce, resaltando que la fragmentación del Congreso tras las elecciones legislativas del 21 de noviembre necesitará equipos con mucha musculatura política,

Boric no lo tiene fácil y «tendrá que manejar las expectativas en un contexto bastante adverso», según Robert Funk, profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, quien dio que el presidente deberá enfrentar problemas como la delincuencia y el narcotráfico, la reforma de Carabineros, el conflicto entre el pueblo mapuche y el Estado chileno, y la inmigración, temas ante los que Boric ha hecho propuestas difíciles de implementar. Funk dice que el Partido Comunista presionará dentro y fuera de la coalición de Gobierno, los partidos de centro-izquierda querrán aportar experiencia de gobierno,  y los empresarios estarán nerviosos. 

El Ejecutivo español felicitó,  simismo, al pueblo chileno por el alto nivel de participación, a pesar de las restricciones de movilidad causadas por la pandemia, y por el pacífico desarrollo de la jornada electoral, en la que las chilenas y los chilenos hicieron gala, una vez más, de su conocida conciencia cívica. Como también quiere reconocer el buen funcionamiento de las instituciones electorales durante la jornada de votación.

Noticias relacionadas:

 

De interés

Artículos Relacionados