jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónVida artificial

Vida artificial

Vanity Fea
Es la noticia de la semana (o del milenio): Craig Venter y sus colegas secuenciadores de genomas han creado el primer ser vivo diseñado artificialmente. Se abre así la era de la vida artificial.

 

Naturalmente, es una manera de decirlo. Todos trabajan a hombros de gigantes, o también de enanos, y en el caso de Venter incluyendo sus propios hombros, claro. Por otra parte, hay que aclarar que no ha creado nada de la nada, ni de una colección de frascos con productos químicos, sino que ha partido de un genoma natural para insertarlo en una célula también natural…. pero no le quitaré yo mérito a Venter ni a este primer "ser vivo artificial". Es un paso más en la tecnología de la manipulación genética, podría decirse, y el genoma diseñado es un texto cortito… pero tiene un valor simbólico, digamos que inaugural.

Diría que tiene un valor simbólico por lo mediático, si no fuese porque en este planeta de primates inconscientes esta noticia ocupa mucho menos espacio mediático que un seleccionador de fúbol recitando solemnemente la próxima alineación de su equipo. Aquí insertaría un párrafo diciendo las ganas de vomitar que da todo esto, pero hoy yo también me paso a los textos cortos. Como con todos los grandes inventos, se abren posibilidades sólo imaginadas o calibradas hasta ahora por los escritores de ciencia ficción Wells y su Isla del Doctor Moreau, Stapledon con sus Últimos y Primeros Hombres, Huxley y Un mundo feliz, James Blish con sus historias sobre pantropías y especies humanas artificiales y otros. Los promotores de este proyecto, cómo no, hablan de aplicaciones médicas, industriales, ecologistas… Pero al conocer y manipular la estructura de la materia se dio lugar a la energía atómica, que también tiene múltiples aplicaciones, entre ellas las bombas que en algún momento de la historia futura exterminarán a miles de millones de personas. Del mismo modo, de este invento saldrán armas bacteriológicas, y también armas de defensa contra ellas. Saldrán bienes, y también seguramente horrores que apenas imaginamos. Y saldrán en un futuro animales y plantas de diseño, y seres humanos de diseño. Entre ellos, probablemente, la especie (o especies) que sustituirá a la nuestra como depredador-organizador del planeta el hombre diseñado, que tendrá en común con nosotros lo que nosotros tenemos en común con las otras doce especies de humanos extintos gran parte del genoma, pero pocos intereses, gustos y prioridades. Todo está por ver y por hacer aún, pero con este paso el mundo es un poquito más posthumano.

PS: el propio Venter solicita que se hagan reformas legales que regulen la fabricación y uso de seres vivos artificiales, pues hay mucho que prever en este terreno y las reglamentaciones existentes sobre manipulación genética no son suficientes.

No evolucionaremos

De interés

Artículos Relacionados