lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaWyoming legaliza en EEUU las criptomonedas y da un paso para que...
Suecia, primer estado europeo en lanzar divisas digitales

Wyoming legaliza en EEUU las criptomonedas y da un paso para que el dinero deje de su anonimato

Redacción
El estado de Wyoming, en Estados Unidos, dio un importante paso legal al aprobar una ley que define las criptomonedas como propiedad y reconoce su funcionamiento como dinero fiduciario. En el documento, este tipo de activos se clasifican en tres categorías: activos digitales de consumo, valores digitales y moneda virtual. La Ley de Activos Digitales Existentes entrará […]

El estado de Wyoming, en Estados Unidos, dio un importante paso legal al aprobar una ley que define las criptomonedas como propiedad y reconoce su funcionamiento como dinero fiduciario. En el documento, este tipo de activos se clasifican en tres categorías: activos digitales de consumo, valores digitales y moneda virtual.

La Ley de Activos Digitales Existentes entrará en efecto a partir del 1 de marzo. El proyecto se presentó el 22 de enero y su primera lectura fue aprobada el 29. El documento pasó dos lecturas más y fue presentado ante la Cámara de Representantes del estado el 1 de febrero.

La legislación es clara: “la moneda virtual es propiedad personal intangible y se considerará dinero”, y sobre la definición de activos digitales:

“Activo digital” significa una representación de derechos económicos, de propiedad o de acceso que se almacena en un formato legible por computadora, e incluye activos de consumo digital, valores digitales y moneda virtual.

Legislación del Estado de Wyoming

Por otro lado, la ley contempla la concesión de permisos para que los bancos ya establecidos puedan ofrecer servicios de custodia de criptoactivos. En este caso, se hace especial énfasis en que el servicios de custodia no implica la transferencia de la propiedad de los criptoactivos, y se exige el cumplimiento de una serie de protocolos legales para asegurar que el banco tiene la capacidad para manejar estos fondos de manera segura.

En este caso, la ley contempla el “control” de los criptoactivos, sin que esto signifique propiedad sobre los mismos. El usuario de este tipo de servicios solo enajenará los activos para su custodia por parte de una tercera parte que contará con el aval legal del Estado para esta actividad.

 

En este caso, se incluye el uso de claves privadas o un acuerdo de firma múltiple, e incluso la creación de contratos inteligentes. El objetivo es que el servicio de custodia sea óptimo.

Dentro de las responsabilidades de los custodios se incluye llevar una contabilidad pormenorizada de los fondos; actualizar la plataforma tecnológica de los servicios constantemente; cumplir con requerimientos contra el lavado de dinero (AML) y de identificación del cliente (KYC); y “garantizar el cumplimiento de la ley federal que regula los activos digitales clasificados como productos básicos”, cumpliendo funciones de denuncia ante las autoridades en casos bajo sospecha.

Wyoming ha sido particularmente activo en cuanto al desarrollo de una legislación sobre las criptomonedas y su tecnología. De hecho, el año pasado aprobaron una ley que exime de impuestos en el estado a los tokens que sirven para pagar bienes o servicios, lo que fue allanando el camino de las discusiones para llegar a esta nueva ley.

La decisión del estado norteamericano sienta un importante precedente a nivel global, y podría ayudar a que otras jurisdicciones clarifiquen el estatus legal de las criptomonedas en sus localidades.

Suecia lleva trabajando desde 2017 en la e-krona, una moneda virtual que acabe con el escaso dinero en efectivo que se mueve en el país.

  • Solo un 13% de los ciudadanos ha pagado en efectivo durante el último año, tres veces menos que en 2010.
  • El último informe del banco estatal de Suecia (Sverige Riskbank) valora ahora que la e-krona se convierta en la primera criptomoneda estatal europea.

Suecia empieza a plantearse seriamente que su nueva moneda virtual, llamada e-krona, se convierta en la primera criptomoneda regulada por un Estado miembro de la Unión Europea.

Es lo que se extrae del último informe del Sverige Riskbank (el banco estatal de Suecia), presentado en octubre de 2018 y en el que la entidad reconocía que "necesita considerar cuál tiene que ser su papel en un mundo cada vez más digital".

"En la primavera de 2017, empezó un proyecto para examinar el alcance de emitir una moneda digital del banco central, llamada e-krona, como complemento al efectivo", señala el banco en el informe.

Desde hace casi dos años, el Sverige Riskbank trata de dar respuesta a unos hábitos de consumo cada vez más digitalizados: en 2018, apenas un 13% de los compradores pagaron en efectivo; en 2010, el porcentaje era de en torno al 40%.

Leer más: La tienda de Ikea en Suecia que ha eliminado los pagos en efectivo

Por eso, al contrario de lo que sucede en países como España, ya hay pequeños y medianos comercios que desde hace años han dejado de aceptar el pago en efectivo,simple y llanamente porque sus clientes no utilizaban este método de pago.

Es más, Ikea es un ejemplo paradigmático de cómo esta tendencia ha llegado a los grandes empresas; el gigante de los muebles empezó el pasado 1 de octubre un experimento en una de sus tiendas en Suecia para valorar si merece la pena mantener el efectivo.

Según comentaba entonces Parc Burstein, a cargo de la experiencia del cliente en la tienda, la medida pretendía ahorrar tiempo a los empleados, que durante los tres meses que ha durado el experimento no han tenido que manejar dinero en efectivo, y al mismo tiempo minimizar el riesgo de robos y fraudes.

Una tendencia en Escandinavia y en países como Rusia o Arabia Saudí

Pero no es la única iniciativa en este sentido. Sus vecinos noruegos tampoco utilizan con regularidad el dinero en efectivo y están planteándose pasarse por completo a una economía digital.

El pasado mes de abril, Jon Nicolaisen, vicegobernador del Banco Central de Noruega, explicaba que apenas se utilizaba el formato físico: "Según nuestras últimas cifras, contamos con menos de un 3% de dinero en efectivo; menos del 10% de las transacciones, incluyendo la compra de cafés, se realizan en efectivo".

Y, aunque no sea un país con pocos pagos en efectivo, Arabia Saudí ya ha anunciado que creará su propia criptomoneda (junto con Emiratos Árabes Unidos) en 2019. Una medida que pretende acabar con las criptodivisas que operan en el país y que actualmente son ilegales.

De un modo similar, Rusia valoró durante el año pasado crear su propia criptomoneda para poder mantenerla bajo su brazo regulatorio. Sin embargo, el pasado mes de junio, Vladimir Putin desechaba la idea"Las criptodivisas no tienen respaldo alguno y no pueden ser un medio de pago",consideró, al tiempo que explicaba que "las autoridades deben estudiar cómo utilizar este recurso" en el futuro.

La regulación, un obstáculo y una oportunidad para los Estados

Desde la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), August Corrons, profesor de los Estudios de Economía y Empresa apunta que las criptodivisas bajo control del Estado podrían ser positivas para regular el sistema bancario privado. "Si el efectivo acaba desapareciendo, todo el mundo deberá tener una cuenta bancaria y una tarjeta de crédito o de débito. Todo estará sujeto a las decisiones de las entidades privadas y, si estas deciden poner más comisiones o cerrar el grifo para ciertas personas, la situación puede ser crítica".

Paralelamente, Corrons explica que la huella digital que dejarían las transacciones tiene dos lecturas: "Es positivo para evitar desviaciones de dinero o la economía sumergida, pero resta privacidad y habría que tener mucho cuidado; hay cosas que, quizás, quieras comprar desde tu total privacidad y esto, si no es en efectivo, no será posible".

Teóricamente, el dinero dejaría de ser anónimo (o de formar parte de la llamada economía sumergida). Esto es especialmente trascendente en el caso de España, donde una criptomoneda regulada ayudaría a aflorar todo el dinero en B que se mueve en nuestro país y que representa actualmente el 24,6% del PIB. O, lo que es lo mismo, más de 200.000 millones de euros.

Así, cada transacción requeriría de una titularidad, lo que en última instancia arroja dudas sobre la protección de la privacidad y la libertad de los consumidores.

Pero hay más. Según Corrons, existen ciertos colectivos para los que es complicado prescindir del efectivo: no solo los mayores o las personas sin conectividad, sino también las personas con discapacidad o con muy pocos recursos. "Sería necesario hacerles algún tipo de acompañamiento o garantizar que exista una convivencia" entre el efectivo y la criptomoneda.

Por el momento, España está lejos de Suecia en este sentido: en el país nórdico, aún siendo anecdótico, ya existen mendigos y músicos callejeros con datáfonos.

De interés

Artículos Relacionados