lunes,17 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadYa 103.000 firmas piden jubilar antes a los padres de niños con...
Empleo y SS, destino de otras 4 peticiones aún más populares

Ya 103.000 firmas piden jubilar antes a los padres de niños con gran discapacidad

Redacción
Unas 3.000 personas han firmado este fin de semana la petición al Ministerio de Empleo y Seguridad Social para que permita la jubilación anticipada de los padres o tutores de niños y jóvenes con gran discapacidad, que, además de trabajar fuera de casa, son sus cuidadores. Esta lleva acumuladas así 103.000, aunque hay abiertas otras cuatro peticiones al mismo Departamento que superan ese apoyo y la de evitar penalizaciones en la jubilación lleva este lunes cerca de 412.000 firmantes.

"Para que las personas como yo podamos dedicarnos 100% a nuestros hijos cuando la edad empiece a pasarnos factura, le estoy pidiendo al Ministerio de Empleo y Seguridad Social que los padres que hayamos cotizado al menos 25 años y que a la vez hayamos sido cuidadores de hijos con gran discapacidad durante más de 15 años seguidos, podamos jubilarnos a los 60 y con el 100% de nuestra pensión, al igual que se aplica esos coeficientes reductores a los mineros , los toreros, los bomberos o los funcionarios", señala Mabel, que tiene un hijo con un 97% de discapacidad, en la plataforma Change.org.

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social fue objeto de una petición en la plataforma change.org que alcanzó los 445.530 firmantes antes de cerrarse: Alargar el Permiso de Maternidad/Paternidad al menos a 32 semanas. Pero tiene abiertas en el mismoforo otras 78, cuatro de las cuales incluso superan a la de Mabel, que gracias a la difusión de la agencia Europa Press este fin de semana sumó 3.000 firmas.

Peticiones abiertas más populares a Empleo y SS

Las cuatro peticiones abiertas en change.org (plataforma que cobra por promoverlas publicitariamente) superan como las anteriores las citadas 100.000 firmas son las que siguen (con datos de las 14 horas de este lunes):

-40 años cotizando deberían ser suficientes para jubilarse sin penalizaciones de por vida (411.159 firmantes), realizada por Mario Tuya Entrialgo, de GIJON, España, y que dice: "Cuando uno cumple 60 años, trabajos como el de comercial, que llevo desarrollando durante más de tres décadas, se hacen cada día más duros y uno empieza soñar con ese día en el que podrá retirarse para disfrutar de su tiempo libre con familia y amigos. Pero ese día está cada vez más lejos. Porque la edad de jubilación no hace más que aumentar, al igual que el número mínimo de años cotizados.He estado buscando información y me resulta muy curioso que la actual legislación sólo establece mínimos, pero no máximos: para poder recibir la pensión íntegra necesitas haber cotizado un número mínimo de años (36 años o más actualmente, 38 años y seis meses a partir de 2027) y tener una edad mínima, 65 años. Es decir, si yo me quiero retirar con mi pensión íntegra, sin ningún tipo de penalización, tendré que hacerlo a los 65 años y habré acumulado 45 años de trabajo, casi medio siglo trabajando. Mientras que habrá otros que podrán retirarse habiendo trabajado “sólo” 36 años, 9 menos que yo. Parece un poco injusto, ¿no?"

Que l@s padres trabajador@s tengan derecho a estar con sus hijos mientras están ingresados (354.738 firmantes ).  Es realizada por Elena Fernandez, de Madrid, inciada según dice al ver que una compañera de trabajo lloraba desconsolada porque había tenido que dejar a su bebé de 11 meses ingresado en el hospital y tenía que volver a su puesto de trabajo. "Los trabajadores tenemos dos o tres días según convenio para poder cuidar de nuestros familiares directos en el caso de hospitalización. Una persona adulta puede asumir perfectamente (aunque es muy duro) pasar unos días ingresado en un hospital, pero un menor y menos un bebé es la cosa másinhumana y antinatural", dice.

Que salvar una vida no nos deje sin trabajo (274.013 firmantes), realizada así por un donante de órganos: "La vida de mi hija dependía de que yo le donara parte de mi hígado. Así que me pedí unos días de baja y otros de vacaciones para poder desplazarme a Madrid y someterme a la operación. A una semana de la intervención, fui llamado al despacho del director de Recursos Humanos y me despidieron. Lo que más me dolió fueron sus palabras: "Así podrá usted dedicarse mejor a cuidar a su hija".Muchas más personas de nuestra Asociación (HEPA, Asociación Española de Ayuda a Niños con enfermedades hepáticas y trasplantados hepáticos) han vivido situaciones similares, como esta: "Para hacerme las pruebas de compatibilidad de donante para mi hijo, me desplace varios días al hospital y cuando llevé los justificantes de las pruebas a mi trabajo me indicaron que eran pruebas voluntarias y que yo no estaba enfermo y que no podían aceptar la justificación, que la solución era pedir una excedencia."Estos dos ejemplos no son casos aislados. Un porcentaje muy alto de los padres que hemos donado un órgano hemos tenido problemas laborales y en la mayoría de los casos hemos perdido nuestro puesto de trabajo. Se considera que, como nosotros no estamos enfermos, es una operación voluntaria. Claro que es voluntaria… Voluntariamente queremos salvar la vida de nuestros hijos. Y por eso se nos castiga".

-España, protege YA a las trabajadoras del hogar (106.043 firmantes), realizada por Rafaela Pimentel: "He trabajado más de 44.000 horas en mis 25 años como trabajadora del hogar. He tenido la suerte de haber pasado los últimos 20 con la misma familia, con la que tengo una gran relación, tanto profesional como humana. Pero sé que hay miles de mujeres en España que no tienen la misma suerte que yo. Trabajadoras del hogar que se encuentran en una situación más que precaria: dedican muchas horas, en muy malas condiciones, sin ningún reconocimiento y sin ninguna protección social o laboral.Aunque poca gente lo sabe, algunas están viviendo situaciones muy extremas. He visto a compañeras ir a trabajar con la pierna recién escayolada, a otras a las que se las despedía al quedarse embarazadas, sin finiquito ni una mínima indemnización. He visto compañeras internas a las que sus empleadores les han prohibido salir de casa o les han negado la comida… Y, aunque parezca mentira, he visto incluso a compañeras que han sufrido gritos, insultos, malos tratos físicos y psicológicos, acoso y condiciones de semiesclavitud.Somos invisibles y es el momento de cambiarlo. Firma para pedirle al Gobierno que, como han hecho ya otros 24 países, España también se sume al convenio 189 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). Este convenio es el primero que nos da protección específica y que contiene unas normas internacionales para asegurar y reconocer el valor social y económico del trabajo doméstico. Se estima que el 14,4% de los trabajadores cuenta en su casa con el apoyo de trabajadoras del hogar regular. En total somos aproximadamente 2 millones, pero solo 435.000 de nosotras estamos afiliadas a la Seguridad Social.

La petición de jubilacion anticipada de Mabel

Según explica Mabel, su hijo Julio tiene 16 años, pero su desarrollo cerebral es equiparable al de un bebé de tres meses: No mastica, no habla, apenas puede caminar, se tropieza, no tiene sensación de peligro y padece una epilepsia fruto de su síndrome stxbp1, una enfermedad "tan rara" que se la diagnosticaron hace tan solo dos años. "Julio es un niño dulce y adorable, pero cuidarle es muy duro. Requiere mucho desgaste económico, físico y psíquico", señala Mabel que tiene tres hijos más, trabaja un empleo por cuenta ajena ocho horas al día, y, cuando llega a casa comienza su "segunda jornada laboral".

 Según cuenta, su hijo requiere cuidados las 24 horas del día, desde el cambio de pañales hasta darle de comer, ducharle, hacer con él ejercicios de rehabilitación o moverle de un sitio a otro. "Cuando es pequeño tú estás más ágil físicamente, pero según pasan los años él pesa más y tú puedes menos. Mi hijo crece y yo envejezco (…) Por el bien de su salud, sus padres debemos cuidar la nuestra", apostilla. Por todo ello, Mabel pide al Gobierno que las personas como ella, después de haber cotizado al menos 25 años y a la vez hayan sido cuidadores de hijos con gran discapacidad durante más de 15 años seguidos, puedan jubilarse a los 60 y con el 100% de la pensión.

De interés

Artículos Relacionados