domingo,23 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica

Yihadismo

Redacción
El presidente de Francia, François Hollande, mantendrá mañana una reunión en París con el primer ministro británico, David Cameron, en la que analizarán la amenaza del terrorismo yihadista en Europa y la situación del conflicto armado en Siria. El encuentro entre ambos mandatarios precederá a los que esta próxima semana mantendrá en Washington el presidente estadounidense, Barack Obama, con el presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, centrados en la cooperación.

 

Rajoy llama a la calma ante la amenaza yihadista

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asistió ayer en el estadio Santiago Bernabéu al encuentro del campeonato de la liga de fútbol que disputaron los equipos del Real Madrid y el FC Barcelona, que comenzó tras guardarse un minuto de silencio mientras sonaba el himno nacional francés en homenaje a las víctimas del atentado de París. En unas declaraciones a los medios de comunicación reunidos en el palco del estadio, Rajoy hizo un llamamiento a los ciudadanos a la calma ante la amenaza yihadista en Europa. "En una situación como la que está viviendo buena parte del mundo, también es bueno lanzar un mensaje de que la gente tiene que hacer su vida normal, de que no hay por qué cambiar los hábitos, de que los terroristas no nos van a ganar y de que hay que confiar en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y en los servicios de inteligencia", señaló.

Por su parte, el líder de la oposición, Pedro Sánchez, volvió a mostrarse ayer convencido de que la unidad de los demócratas se impondrá a la amenaza del terrorismo yihadista. "Vencimos a ETA y venceremos al yihadismo", afirmó en el acto organizado por el PSOE en Madrid para presentar su programa electoral, que coincidió con el 15º aniversario del asesinato del exministro socialista Ernest Lluch a manos de ETA. "Lluch siempre plantó cara a quienes amenazaban las libertades y la convivencia en paz y pagó con su vida esa actitud valiente", subrayó Sánchez tras afirmar que "la razón prevalecerá sobre el fanatismo".

El Gobierno belga elevó ayer hasta el nivel máximo la alerta terrorista ante el "riesgo inminente" de un atentado yihadista, "similar al de París", por parte de "diversas personas con armas y explosivos, quizá en diferentes lugares a la vez", según explicó el primer ministro, Charles Michel, tras una reunión del Consejo Nacional de Seguridad. "Estamos movilizando al máximo número de gente posible, a toda la policía y a un millar de militares para garantizar la seguridad", añadió el titular de Interior, Jan Jambon.

Policías y militares han reforzado la vigilancia en el centro de la capital comunitaria, donde el metro, los museos, los cines y los centros comerciales permanecieron ayer cerrados, después de que el Consejo Nacional de Seguridad recomendara a los ciudadanos evitar "lugares con una alta concentración de personas". Después de que las autoridades belgas ya cancelaran el pasado martes el partido amistoso de fútbol que iban a disputar las selecciones de Bélgica y España, ayer recomendaron suspender la jornada de liga del fútbol profesional, así como los eventos deportivos más importantes, los conciertos y cualquier acontecimiento susceptible de convertirse en objetivo para los terroristas.

Según informaba ayer el diario belga Le Soir, los servicios antiterroristas buscan a un individuo que podría estar armado con explosivos del mismo tipo que los empleados en los atentados de París. Las alarmas saltaron ya el viernes, cuando las autoridades belgas tuvieron indicios de que uno de los terroristas que atentaron en Francia podía haber regresado a Bruselas. Dos personas fueron detenidas el pasado fin de semana en el barrio de Molenbeek, acusadas de haber ayudado a entrar en Bélgica a Salah Abdeslam, sospechoso de haber participado en los atentados de la capital francesa. En el mismo barrio, considerado cuna y refugio del yihadismo en Europa, la policía halló el viernes un arsenal de productos químicos y explosivos durante la detención de otro sospechoso.

Por otra parte, las autoridades de Turquía comunicaron ayer la detención de un ciudadano belga de origen marroquí que presuntamente participó en la planificación de los atentados de París ejerciendo tareas de reconocimiento y selección de los lugares atacados.

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, reconoce en una entrevista publicada hoy en LA RAZÓN que la amenaza del terrorismo yihadista "es un desafío global que va a durar años". En cuanto a la posibilidad de que España envíe tropas a Siria para luchar contra el autodenominado Estado Islámico, asegura que nadie se lo ha pedido formalmente y, por tanto, el Gobierno ni siquiera se lo ha planteado. Según explica, la posición española sobre el conflicto sirio es "negociar con el presidente al-Asad, aunque luego no pueda formar parte de la solución definitiva". El responsable de la política exterior española niega también que el Gobierno esté estudiando la posibilidad de aumentar la presencia militar española en África tras la escalada del terrorismo yihadista en Malí.

En cuanto a la política nacional, García-Margallo asegura que los inversores internacionales empiezan a estar "muy preocupados" por la paralización de Cataluña derivada de la apuesta independentista de sus autoridades. Pero añade que todavía mayor es la preocupación en Europa por la posibilidad de que una coalición de izquierdas se imponga en España en las próximas elecciones generales. "Lo que está ocurriendo en Portugal es algo para tomar nota", señala en este sentido.

De interés

Artículos Relacionados