jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión50 años de derechos civiles en EEUU

50 años de derechos civiles en EEUU

Redacción
Más del 12% de la población estadounidense es afroamericana, pero hay más hombres negros en la cárcel que inscritos en los colegios y universidades, según recuerda el hispanista e historiador británico Henry Kamen en el 50 aniversario del discurso de Martín Luther King sobre los derechos civiles.

Dice Kamen en una tribuna publicada por EL MUNDO que este mes hace exactamente 50 años que 250.000 personas participaron en una manifestación gigantesca en Washington DC, en la que el reverendo Martin Luther King Jr. pronunció su famoso discurso a favor de los derechos civiles. Las personas que estuvieron presentes estaban rodeadas de 16.000 tropas y policía, pero resultó ser una manifestación pacífica y uno de los grandes acontecimientos de la historia de Estados Unidos. "Tengo un sueño", dijo King, y las películas están ahí como testimonio de la pasión de sus palabras.

"Tengo un sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: ‘Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales’. Tengo un sueño que un día los hijos de los ex esclavos y los hijos de los ex propietarios de esclavos serán capaces de sentarse juntos en la mesa de la hermandad". "¡Que repique la libertad!", dijo, por lo que con el tiempo todos los estadounidenses deberían ser "libres por fin". Es un discurso que tiene pocos iguales en la historia de cualquier nación. Exactamente en ese año me convertí en profesor de universidad en Inglaterra, y durante los 30 años que enseñé allí tuve una copia del discurso colgada en la pared de mi despacho, y solo la quité cuando me fui, el papel viejo y amarillo, pero las palabras aún ahí, resonando en la mente.

Una parte de ese sueño se ha logrado. King fue asesinado, pero su obra continuó hacia el éxito, y los negros llegaron a jugar un papel importante en la historia de su país. Lograron el derecho al voto, el derecho a casarse con personas de otra raza, y el derecho a la educación. Los negros de la élite se convirtieron en miembros del Congreso, funcionarios del gobierno, embajadores, secretarios de estado, generales. Un negro alcanzó la cumbre final al convertirse en presidente de los EEUU. Los negros de las clases más pobres no se quedaron fuera tampoco, pero se enfrentaban a obstáculos que tenían sus raíces más en las circunstancias económicas que en el color.

Quedan, por supuesto, importantes obstáculos que probablemente nunca desaparecerán, porque se basan en la desigualdad social, más que en la raza. Dos sectores importantes destacan: la delincuencia y la educación. Aproximadamente del 12% al 13% de la población estadounidense es afroamericano, pero ellos forman un 40,1% de los más de dos millones de reclusos varones en la prisión, de acuerdo con las cifras oficiales de 2009. Hay más hombres negros en la cárcel que inscritos en los colegios y universidades.

En 2000 había 791.600 hombres negros en prisión y 603.032 matriculados en la universidad. La tasa de encarcelamiento para los afroamericanos es de unos 3.074 por cada 100.000 habitantes, que es más de seis veces mayor que el promedio nacional. Así que hay algo radicalmente mal en el sistema, y tanto los sociólogos como los políticos son muy conscientes de ello. Y la naturaleza del problema varía por todo el país, ya que cada estado presenta circunstancias diferentes.

La tasa de criminalidad es alta, principalmente entre personas de color, es decir, los negros y los hispanos. Uno de cada 15 hombres afroamericanos y uno de cada 36 hombres hispanos son encarcelados en comparación con uno de cada 106 hombres blancos. La tasa de la cárcel, una vez más, es principalmente entre los jóvenes en edad universitaria.

En la actualidad, los afroamericanos representan dos quintas partes y los hispanos una quinta parte de los jóvenes en las cárceles. Datos de la policía muestran que 96.000 estudiantes (de todas las razas) fueron detenidos y 242.000 remitidos a las autoridades y a la policía por las escuelas durante el año escolar 2009-10. De estos estudiantes, los negros e hispanos representaron más del 70%. Delitos relacionados con la violencia y las drogas también se asociaron principalmente con los negros y los hispanos.

En definitiva, la cuestión de los derechos civiles ya no es sobre asuntos constitucionales, sobre el derecho al voto, al trabajo, o al casarse. Los estadounidenses de color ya no tienen que luchar por el derecho a subir en los autobuses públicos o vivir en un barrio en particular. Los derechos civiles son ahora casi exclusivamente una cuestión social, sobre la educación, la pobreza y los logros.

Las personas que crecen en hogares de ingresos bajos se enfrentan a dificultades significativas en comparación con aquellos que no lo hacen: son menos propensos a tener éxito en la escuela, menos probabilidades de obtener un alto grado de educación, mayor probabilidad de tener ingresos más bajos, y más probabilidades de ser encarcelados.

Las personas pertenecientes a minorías (una característica que coincide en gran medida con un nivel socioeconómico bajo) muestran bajo rendimiento de estas medidas también. Y la situación sigue teniendo una base racial y de color, a pesar de que los negros ocupan algunos de los cargos políticos más altos del país.

El asunto llegó a un punto crítico el mes pasado en el juicio sobre el caso Zimmerman en Florida, que ha recibido muy poca atención en España, a pesar de que era un caso que afecta a toda la cuestión de los derechos civiles, así como la posición de los hispanos, ya que el hombre responsable de los disparos, Zimmerman, era de origen hispano. Cuando fue absuelto por el jurado, hubo manifestaciones de protesta en todo EEUU. La reacción del público mostró características raciales claras.

Una encuesta mostró que el 86% de los negros estaba descontento con la absolución de Zimmerman en el asesinato del joven negro de 17 años de edad, Trayvon Martin. Los blancos, en general, estaban más satisfechos: 49% así lo dijo, mientras que el 30% dijeron que no. En la encuesta, ocho de cada 10 negros dijeron que el caso plantea importantes cuestiones sobre raza que necesitaban ser discutidas.

Por el contrario, la mayoría de los blancos dijo que el caso no planteaba cuestiones importantes acerca de la raza, que el tema de la raza estaba teniendo "mucha más atención de la que merece". El caso pone de manifiesto que las cuestiones raciales siguen siendo importantes en EEUU, ya sea en relación con los negros o con respecto a los 11 millones de inmigrantes hispanos ilegales en el país.

Casi todos los días, hay casos que son motivo de preocupación. Hace unos días en Florida, un hombre negro desarmado de 60 años fue tiroteado por la policía en una pierna y tuvo que someterse a una operación. Había salido a las dos de la mañana a buscar cigarrillos de su coche que había aparcado en la entrada de la casa de su madre, y un vecino que no lo conocía pensaba que era un ladrón y llamó a la policía. ¿Habría sucedido si hubiera sido blanco?

La lucha por los derechos civiles fue sólo el comienzo de una difícil cuesta arriba para resolver los problemas sociales clave. Uno de los veteranos de esa Marcha por los Derechos Civiles en ese caluroso día de agosto en Washington era el representante John Lewis, quien durante 26 años ha sido miembro de Congreso por el estado de Georgia. Declaró en una entrevista reciente que el caso Zimmerman "demuestra lo lejos que esta nación todavía tiene que ir para cumplir con la aspiración de la igualdad de justicia por la que Martin Luther King Jr. dio su vida. Estados Unidos esta muy lejos de la verdadera igualdad".

Muchos no estarán de acuerdo con él, porque las víctimas de los criminales negros superan considerablemente en número los casos de negros inocentes que son blanco de la ira de individuos o policía, pero pocos disentirán de su declaración final, en concreto, que Estados Unidos podría tener que esperar mucho tiempo antes de que todos los ciudadanos puedan gozar de derechos civiles que estén disponibles para todos y no se ven socavados por los problemas de la pobreza y la raza, concluye su tribuna Kamen.

Henry Kamen es historiador británico, su último libro es El rey loco y otros misterios de la España Imperial (La Esfera de los Libros).

De interés

Artículos Relacionados