sábado,13 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsSanidad Pública de la Zona Norte de Madrid. El Paciente Moribundo

Sanidad Pública de la Zona Norte de Madrid. El Paciente Moribundo

Muchos médicos de Atención Primaria de la Zona Norte de Madrid atienden en torno a 20 o 30 pacientes al día, muchos especialistas médicos, 50, ¿en qué condiciones están trabajando, en qué condiciones estamos siendo atendidos...?

Estos días han aparecido en Madrid reiteradamente noticias sobre el colapso de las Urgencias hospitalarias, en el caso específico de la Zona Norte de nuestra Comunidad, en el Hospital Infanta Sofía, que da cobertura a 52 municipios de la Comunidad de Madrid 

Distintas asociaciones profesionales y sindicatos de Médicos y personal socio-sanitario, aquellos a los que llamábamos héroes y aplaudíamos en plena pandemia, aquellos a los que se les han hecho incontables homenajes institucionales, vienen denunciando desde hace tiempo el desbordamiento de la asistencia en toda la Comunidad, que a día de hoy, agosto de 2022, no son capaces de cubrir por falta de recursos humanos con carácter general.

Y dos años, desde el el 2020, no han sido suficientes para un gobierno liberal -entre cuyos principios políticos rectores de su gestión aparece el de la eficiencia- para cubrir operativamente esta necesidad urgente de personal sanitario.

Muchos médicos de Atención Primaria -incluyendo pediatría- de Municipios de Gran Población de la Zona Norte (90.000 a 116.000 vecinos en San Sebastián de los Reyes o Alcobendas) atienden en torno a 20 o 30 pacientes al día, muchos especialistas médicos, en torno a 50, ¿en qué condiciones están trabajando, en qué condiciones estamos como ciudadanos siendo atendidos…?

En medio de las actuales luchas políticas partidistas en torno a problemas importantes como la inflación o la falta de suministro energético nos encontramos con un protagonista invisible que no cuenta para nuestro gobierno autonómico.

Son las personas que están esperando operaciones quirúrgicas graves, los ancianos con diversas patologías graves también en lista de espera para pruebas diagnósticas u operaciones- algunos que
hemos podido ver encerrados en boxes por falta de atención inmediata-; enfermos crónicos que al fin deben esperar meses o incluso un año para poder ser atendidos.

Pero estas personas no son rentables para el sistema económico neoliberal defendido a ultranza por la presidenta de nuestra Comunidad, doña Isabel Díaz Ayuso, no tienen la capacidad de consumo necesaria para salir de esta crisis postcovid entre otras cosas porque no pueden hacer una vida normal.

Lo que no muestra nuestra presidenta en sus redes sociales es que la Sanidad madrileña arrastra un proceso larvado desde hace décadas de desmantelamiento de la Atención Primaria hacia un sistema hospitalario que sucesivos gobiernos del Partido Popular en  Madrid se han encargado de materializar.

 

Si España tradicionalmente ha hecho gala de una Sanidad con altos estándares de calidad a nivel europeo es porque desde la década de 1980 el Sistema Nacional de Salud se configuró como un sistema de Atención en Red, cercano al ciudadano, poniendo el eje en la Atención Primaria.

Si actualmente en Madrid tenemos centros de Urgencias médicas cerrados inevitablemente las Urgencias hospitalarias quedan colapsadas. La construcción de grandes obras públicas como el Hospital Enfermera Isabel Zendal en realidad no soluciona una asistencia médica urgente y necesaria  y recuerda a una política más propia de la época preconstitucional que de una inversión con criterios económicos de rentabilidad social eficiente a corto, medio y largo plazo.

Muchas personas han quedado impedidas para poder trabajar, amar, cuidar de su familia, llevar una vida normal; muchas personas tienen su salud mental resentida por la pandemia y recordemos, la Medicina trata de asistencia médica no de construcción de grandes equipamientos. Si las listas de espera se han triplicado, sin duda faltan médicos y profesionales socio-sanitarios, y si necesitamos una economía que crezca, los ciudadanos necesitamos tener salud.

Tampoco entiendo que nuestra presidenta invierta tanto esfuerzo político en defender las competencias de nuestra Comunidad frente al Estado central amparándose en nuestra Constitución cuando se olvida de gran parte del Título I de la misma, lo que constituyen los problemas concretos de los ciudadanos, claramente definido como Principios rectores de la política social y económica;

Artículo 43. 1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud. 2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios.

 

Asimismo se olvida de que la Constitución en su Parte Dogmática, en su artículo 1 establece
Primero que España se constituye, como un Estado social y democrático de Derecho, y después, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico no sólo la libertad, sino ésta en relación estrecha con la justicia, la igualdad y el pluralismo político.

 

Nadie más muere que el olvidado, Gregorio Marañón

De interés

Artículos Relacionados