domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaBlesa minimizó su inversión en las preferentes mientras se las colocaba en...
Prefirió invertir 250.000 en bonos del BBVA

Blesa minimizó su inversión en las preferentes mientras se las colocaba en su red de clientes

Redacción
El ex presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ordenó en 2009 a la gestora de su patrimonio que no invirtiera más de 150.000 euros en participaciones preferentes de la entidad, pese a que tenía disponibles más de cinco millones de euros. En contraste, prefirió invertir 250.000 en bonos del BBVA, un banco competidor, pese a que su teórica rentabilidad era la mitad que su polémico producto.

 Así aparece en los correos electrónicos que Blesa intercambia con Marta Alonso, la gestora de su patrimonio personal en Altae, filial de banca privada de Caja Madrid y a los que ha tenido acceso EL MUNDO. El resultado fue que Blesa dedicó apenas un 3% de sus inversiones a las preferentes. El cruce de correos arranca el 12 de mayo de 2009, cuando Alonso le menciona la emisión de preferentes que Caja Madrid haría pública nueve días después.

La entidad necesitaba capitalizarse y tenía difícil financiarse en los mercados, así que lanzó una emisión de 3.000 millones de euros con el señuelo de que "los títulos tendrán una remuneración del 7% fija durante los cinco primeros años, mientras que a partir del quinto año pasará a ser del Euribor a tres meses más 4,75%".

Sabía que las preferentes eran una inversión perpetua, pero vinculada a unos beneficios que no eran eternos y quen era difíciles de revender, así que desoyó a Marta Alonso y limitó la inversión a 150.000 euros y quizá por evitar la mala imagen ante su equipo de no invertir ni un euro. Su actitud contrasta con la presión que ejerció sobre la red de sucursales para colocar la emisión entre los clientes.

En un intercambio con el director general de Negocio, Matías Amat, muestra alivio de que se consiguiera colocar una gran cantidad en una semana. Según un informe de Altae de ese año, apostó hasta 250.000 euros por bonos del BBVA al 3,63%, pero que vencían tres años después y eran más líquidos. También colocó 300.000 euros en bonos de Telefónica, pese a que ofrecían un máximo del 5,43% frente al teórico 7% de Caja Madrid. La misma apuesta la dirigió a bonos del grupo alemán E.On al 4,13%. Según dicho informe, su patrimonio en esta entidad llegaba en noviembre de 2009 a 5.024.604,66 euros frente a los 3.341.367 con los que había cerrado 2008. El 62,53% estaba colocado en renta fija, el 29% en renta variable y el resto en productos garantizados o mixtos.

Pero en la renta fija de Blesa, Altae incluía, como principal partida, 2,4 millones en fondos de inversión destinados también a renta variable. Otro millón iba a parar a renta fija con vencimiento inferior a 18 meses, sobre todo de Caja Madrid, y 850.000 a plazos superiores, que es donde aparecen los productos mencionados y las polémicas preferentes.

En la Bolsa, era consejero de Fomento de Construcciones y Contratas junto a Esther Koplowitz, pero apenas mantenía invertidos 140.000 euros, frente a los más de 142.000 destinados a Iberdrola o Telefónica. Pese a ser vicepresidente de Iberia, apenas mantenía 43.000 euros en acciones de la compañía aérea y no llegaba a 37.000 en su aliada Mapfre. Sin embargo, confiaba 53.000 euros en el Banco Santander y 82.000 en Repsol.

De interés

Artículos Relacionados