sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCompetitividad, talento y tecnología
Innovación

Competitividad, talento y tecnología

Futurolandia
El Global Talent Competitiveness Index (GTCI) 2017 recién publicado por el prestigioso centro INSEAD de formación de directivos (ver en @INSEADKnowledge). Un amplio informe de más de 100 págs.(más del triple con datos y anexos) referido a 118 países y 46 ciudades destacadas por su capacidad para promover y atraer talento. Utiliza 65 indicadores referidos a inputs y outputs. Como todos los indices de este tipo, se trata de cuantificaciones indirectas, siempre discutibles pero orientativas.

Los 65 indicadores seleccionados para tratar de medir el "talento" de un país o ciudad se refieren a 6 grandes componentes o pilares:

  1. Facilidades. 16 indicadores sobre aspectos tales como eficiencia de los gobiernos, corrupción, clusters, infraestructuras TIC,…
  2. Atracción. Tolerancia a minorias o inmigrantes, movilidad social, estudiantes internacionales, inversión extranjera directa,…(11 indicadores).
  3. Crecimiento. Gasto en educación terciaria, ranking de universidades, redes sociales y profesionales, formación en empresas,…(12 indicadores).
  4. Retención. Sistema de pensiones, impuestos,sanidad, entorno ambiental,…(7 indicadores).
  5. Capacitación técnica.  Disponibilidad de científicos e ingenieros,trabajadores con educación secundaria, productividad, facilidad de localización de trabajares cualificados,…(8 indicadores).
  6. Conocimientos y habilidades generales. Población con educación de tercer grado, profesionales, artículos científicos, exportaciones de alto valor, nuevos productos,…(11 indicadores).

A partir de una nota entre cero y 100 puntos, para cada indicador se calcula una nota, que se agrega en los seis grandes componentes establecidos y un promedio para el inicie total GTCI, lo que permite ordenar países o ciudades de mayor a menor "talento competitivo". Como referencia de partida, los 118 países analizados tienen una nota global entre 75 puntos (Suiza) y 27 (Madagascar). Según sus cálculos, a España le corresponde una nota de 54 y un puesto 35.

La calificación obtenida no sitúa a nuestro país en buen lugar. Entre los países europeos quedamos en el puesto 22, detrás de líderes como Suiza (1º en la escala mundial), Reino Unido (3º) o Suecia (5º). Pero también retrasados, en el ranking general, respecto p.ej. a Alemania (17) o Francia (24).

Si profundizamos en la nota total (54 puntos), disponemos de la información detallada para cada uno de los 65 indicadores seleccionados. La nota es elevada (más de 75 puntos sobre 100) en aspectos tales como tolerancia a la inmigración, calidad de las escuelas de negocios, empleo terciario, uso de redes sociales virtuales, sanidad (¡99,89 sobre 100!) o infraestructura TIC.

Las calificaciones más bajas (menos de 30 puntos) se refieren a cuestiones como densidad de nuevos negocios, exportaciones de alta cualificación, gasto en educación terciaria o I+D,alumnos internacionales o facilidades de contratación.

Por primera vez, el informe también incluye una ordenación (aún provisional) de las 46 ciudades del mundo que se consideran despuntan por su competitividad vía talento. En este tema, la posición que se nos asigna es destacable. Entran cuatro ciudades españolas (una por cada diez seleccionas) y, además, en puestos relevantes.

El sexto puesto se asigna a Madrid, detrás de Copenhague, Zurich, Helsinki y San Francisco, pero delante de París (7º), Los Angeles (8º), Berlín (10º), Nueva York (14) o Londres (16). Bilbao (puesto 18), Barcelona (20) y Zaragoza (30) son las otras tres ciudades seleccionadas.

Personalmente nunca he creído en la validez plena de este tipo de indices complejos. Dependen de la selección (inevitablemente subjetiva) de los indicadores utilizados, de su ponderación y de los criterios estadísticos de las fuentes de datos de referencia. He comprobado que cambios razonables en cada uno de estos puntos alteran, incluso fuertemente, la ordenación establecida. Pero, a pesar de sus limitaciones, creo que ayudan a detectar fortalezas y debilidades.

Lo relevante no son, en sí mismos, ni la nota otorgada ni el puesto en que se nos sitúa. Pero tienen el valor de la difusión internacional de estos informes, con la imagen que nos corresponde, y la lista de posibles carencias a remediar y de puntos fuertes a mantener y desarrollar.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados