miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadCorea del Sur reconoce la disposición del Norte a pactar con EEUU...
Trump exhibirá antes de verano acuerdos ante las elecciones

Corea del Sur reconoce la disposición del Norte a pactar con EEUU para mejorar la economía del país

Dung Tran
Hay nuevas evidencias sobre el posible encuentro histórico entre los jefes de Estado de las dos Coreas y Donald Trump. Después de los bombardeos de EE.UU y sus aliados a Siria, no hay apenas reproches en la monolítica prensa oficial de Pyongyang, hasta hoy siempre amiga fiel de Damasco.Moon Chung-in, asesor del presidente surcoreano, dijo que Kim Jong Un parece completamente decidido a negociar su programa nuclear para conseguir recompensas del exterior y lograr mejorar la economía de su país.

Las conversaciones directas entre Estados Unidos y Corea del Norte para preparar el potencial encuentro en persona entre Donald Trump y Kim Jong-un fueron confirmadas este martes el propio Trump dispuesto a ofrecer resultados a las elecciones legislativasde final de año en su residencia de Mar-a-Lago, en Florida, donde recibe dos días al primer ministro japonés, Shinzo Abe“Hemos empezado a hablar con Corea del Norte directamente”, ha declarado Trump, ratificando por primera vez públicamente las conversaciones que deben desembocar en un encuentro cara a cara con el líder norcoreano en el que se debe abordar la desnuclearización de Pyonyang. “Hemos tenido conversaciones directas a muy altos niveles, extremadamente altos niveles, y realmente creo que esto permite que buenas cosas estén pasando”.

Poco después 'The Washington Post' ha informado de que ha sido Mike Pompeo, director de la CIA y nominado como secretario de Estado, quien ha protagonizado esas conversaciones. Pompeo viajó en secreto a Pyongyang el fin de semana de Semana Santa para encontrarse con Kim, según han revelado al diario dos fuentes con conocimiento directo del viaje. Es el contacto diplomático de más alto nivel entre los dos países desde que en el año 2000 la entonces secretaria de Estado, Madeleine Albright, se reunió para discutir temas estratégicos con Kim Jong-il, entonces líder norcoreano y padre del actual.

"Soy optimista de que el gobierno de EEUU puede fijar las condiciones apropiadamente para que el presidente y el líder norcoreano puedan tener la conversación que nos ponga en camino de lograr un resultado que EEUU y el mundo necesitan desesperadamente", declaró Pompeo la semana pasada en el Senado durante la sesión de confirmación para el cargo, en el que de ser confirmado relevará a Rex Tillerson. El viaje a Corea del Norte lo realizó cuando ya había sido nominado por Trump. 

El presidente estadounidense también ha confirmado fechas para el posible encuentro, aunque lo ha hecho sin dar garantías. “Tendrá lugar probablemente a principios de junio o antes de eso, asumiendo que las cosas van bien”, ha declarado, para añadir después: “es posible que no vayan bien y (entonces) no tendremos las reuniones y simplemente seguiremos en el duro camino que hemos tomado”, en referencia a las sanciones.

Respecto al escenario del encuentro, Trump solo ha indicado que se están estudiando cinco posibilidades, sin más detalles. Y en sus declaraciones también ha dejado lugar a la opción de que el histórico encuentro no llegue a producirse. “O tendremos un muy buen encuentro o no y quizá no tengamos ni siquiera encuentro, dependiendo de lo que pase”.En su breve comparecencia ante las cámaras junto a Abe el mandatario estadounidense ha asegurado que EEUU y Japón están “muy unidos en el tema de Corea del Norte”.  El líder japonés, por su parte, ha presionado a Trump para lograr “la total, verificable e irreversible desnuclearización” de Corea del Norte.

Mike Pompeo, Kim Jong-un y Donald Trump

Ambiente de pactos

Sólo una pequeña reacción del periódico Rodong Sinmun, diario oficial del Partido del Trabajo de Corea del norte, reprochó a Washington haber usado el "antiterrorismo como excusa". Pero tres días después del ataque de Estados Unidos, Francia y Reino Unido a Siria, la actual ausencia de críticas contrasta con la retórica de hace un año, cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, también ordenó atacar Siria en represalia a un ataque químico. Pyongyang condenó entonces "un acto de agresión intolerable" que demuestra "más de un millón de veces" la legitimidad de su programa nuclear. 

Hace un año la tensión era máxima por una serie de disparos de misiles norcoreanos. Y los bombardeos a Siria se interpretaron como una advertencia a Pyongyang. Pero hoy, en un contexto de acercamiento con el Sur, Corea del Norte prefiere evitar la controversia, según explican los expertos."Por el momento el Norte no querrá hacer declaraciones que provoquen a Estados Unidos", comenta Kim Hyun-wook, profesor de la Academia Diplomática Nacional de Corea del Sur.

Moon Chung-in, un profesor retirado de la Universidad de Yonsei que asesora al presidente Moon Jae-in sobre asuntos intercoreanos y de seguridad, dijo que Kim Jong Un casi seguramente decidió negociar su programa nuclear para conseguir recompensas del exterior que le permitan mejorar la economía de su país, ganar la confianza pública y prolongar su presencia en el poder, dijo en una entrevista con The Associated Press

Moon informó con AP que Kim se va a reunir separadamente en las próximas semanas con el presidente surcoreano y con el presidente estadounidense Donald Trump. Tras los últimos  calentamientos de la relación entre Corea de norte con Washington y Seúl, ya no hay más esayos nucleares y misiles. Kim Jong Un parece motivado a hablar con Trump y  dar nuevas oportunidades a la economía norcoreana.

Algunos expertos dicen que las duras sanciones de la ONU o los temores a ataques estadounidenses pudieran haber llevado a Kim a iniciar los gestos conciliatorios. Moon Chung-in piensq que es el deseo de Kim de mejorar las condiciones de vida en su país y desarrollar la economía al tiempo que fortalece su capacidad nuclear.

Aunque Kim es el líder absoluto de Corea del Norte, “no puede sobrevivir si no gana el respaldo de su propio pueblo”, dijo Moon. “Si no consigue hacer feliz a su gente, la seguridad del sistema norcoreano no puede ser garantizada. ¿Cómo pueden garantizar eso armas nucleares?”.Bajo su mando, la economía del Norte ha mejorado ligeramente,  con ciertos elementos capitalistas de mercado. Pero las sanciones de la ONU se han endurecido tras los ensayos nucleares y de misiles del año pasado, lo que pudiera ser un duro golpe para la economía, dicen expertos.

De interés

Artículos Relacionados