domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCorrección del epitafio a Pablo Iglesias
ora del libre... something wrong there

Corrección del epitafio a Pablo Iglesias

Vanity Fea
El epitafio a Pablo Iglesias aparecido en ´El Español´ contiene alguna errata.

José de Espronceda no escribió, al parecer, un epitafio a Pablo

Iglesias, y sin embargo nos ha llegado una obra de él bajo ese título.

(Aclaremos que se refiere al héroe liberal Pablo Iglesias González, ejecutado en 1825, y no a Pablo Iglesias «PSOE» Posse, que murió cien años después —ni tampoco por supuesto a Pablo Iglesias pose).

Esto es lo que nos ha llegado, según la edición de las Obras Poéticas de Espronceda por Leonardo Romero Tovar (1994; RBA, 1999, p. 333):

(EPITAFIO A PABLO IGLESIAS)1

    Mártir sublime de la patria, un día

fue honor y gloria del hispano suelo;

y ora del libre, luminosa guía,

astro de libertad brilla en el cielo.2

    1. Texto publicado en El Español

(28-VI-1836). Pablo Iglesias fue un héroe liberal ejecutado en 1825. El

25 de junio de 1836 se celebraron en Madrid solemnes funerales en su

memoria; al acto fúnebre contribuyó Espronceda con estos cuatro versos.

    2. Este verso pasa a ser el primero del soneto A Guardia,

con lo que un texto generado por un acto cívico de carácter político se

convierte en la pauta inicial de otro texto que cumple las mismas

funciones.

Se verá por qué digo que, aunque lo compuso, Espronceda no escribió

este epitafio a Pablo Iglesias—y si en efecto lo escribió es más que

probable que no entregase el texto para su publicación. Al parecer lo

recitó durante el funeral, y el periodista de El Español

debió tomar nota de lo que creyó entender. El tercer verso parece ser

defectuoso, y el defecto va perpetuándose. Un texto parecido aparece en

Poesía Castellana (Epitafio a Don Pablo Iglesias),

con una ligera corrección, «luminoso guía.» No conozco la autoridad de

este texto, y (salvo corrección) daré por bueno el texto de Leonardo

Romero, pues el editor especifica (LXXIX) que en el caso de otros

poemas aparecidos en publicaciones periódicas se ha atenido a ese

texto. Hay que decir que según el DRAE guía

es nombre de género común, y por tanto (aunque quizá sea un uso extraño

o atípico) bien podría llamarse a Pablo Iglesias «una luminosa guía».

El uso común pide sin embargo el masculino, y eso han hecho en Poesía Castellana, quizá siguiendo alguna edición anterior: luminoso guía.

Pero el verso tercero sigue siendo imperfecto.  Propongo la siguiente corrección:

Mártir sublime de la patria, un día

fue honor y gloria del hispano suelo;

Y ahora de él libre, luminoso guía,

astro de libertad brilla en el cielo.

El sentido es así claro y gramatical: Pablo Iglesias, en vida, fue

honor y gloria del hispano suelo, pero ahora está libre de él (no creo

que se refiera a que fue ahorcado, sino meramente a que «ya no está

entre nosotros»), y al modo de los héroes clásicos, se ha convertido en

una estrella o constelación, es un astro de libertad

(por eso «guía» ha de ser masculino, no sólo para concordar con Pablo,

sino para concordar con «astro»). Un astro de libertad, libre del

hispano suelo, que ahora brilla en el cielo.

Observaré sólo que ora, si bien es una aféresis de ahora, según el DRAE aparece sólo como conjunción distributiva, ora en tierra, ora en el cielo,

y no parece habitual ni gramatical usarlo como adverbio. Pero en fin,

cada cual en realidad habla como quiere y continuamente damos giros

extraños a términos habituales (por ejemplo, no sé si es altamente

atípico o perfectamente normal orar en el cielo). Pace la RAE.

Lo que no tiene rescate posible, creo, es la expresión «del libre»,

cuánto menos «ora del libre». Sería ensanchar las tragaderas de la

tolerancia. Con la misma razón podría haber transcrito el periodista

que había llegado la hora del libre, en 1836. Para entonces, terminada en 1833 la década ominosa

con la muerte del infame rey felón,  Espronceda ya había vuelto de

su exilio londinense; no era ya un mozuelo, como lo era en 1825 cuando

Pablo Iglesias fue ejecutado, y enterrado, me parece recordar, sin

grandes funerales ni epitafios memorables. Vaya por ellos la corrección

poética, y líbranos Señor de borbonerías, de tiranos, y de errores

gramaticales en nuestos epitafios.

—oOo—

De interés

Artículos Relacionados