lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDesarrollo de una estrategia nacional para impulsar la inteligencia artificial
Proposición no de Ley del Partido Popular

Desarrollo de una estrategia nacional para impulsar la inteligencia artificial

Neuronas del alma. El intangible del cambio
El Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, al amparo de lo dispuesto en el artículo 193 y siguientes del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presenta la siguiente Proposición no de Ley sobre el desarrollo de una estrategia nacional para impulsar la inteligencia artificial y su incorporación en la toma de decisiones, para su debate en Pleno.
El término Inteligencia Artificial (IA) fue acuñado por Marvin Minsky, en 1956, y hace referencia a un sistema que permite realizar tareas repetitivas con mayor rapidez y facilidad que el cerebro humano, «capaz de impartir razonamiento y sentido común a las máquinas».

La IA es el motor que empuja de forma imparable la Cuarta Revolución Industrial, que crece de forma vertiginosa en los países avanzados y por tanto también en España.

La Industria 4.0 y la inteligencia artificial son dos conceptos de moda en el sector tecnológico que prometen cambiar en profundidad la forma de comprender la producción a gran escala y la fabricación de todo tipo de bienes industriales y productos cotidianos.

El profesor Álvaro Agea Herradón, indica que «la IA nos aporta beneficios claros como son la mejora de los procesos, la reducción de los costes, el mejor uso de los recursos, la merma de los errores de producción y, en definitiva, ofrece más calidad con más eficiencia». Así pues, en los próximos años, el sector financiero será mucho más eficiente, los diagnósticos médicos serán realizados por programas y la conducción autónoma tendrá un enorme impacto en el ámbito del transporte privado, público, logístico, comercial, agrícola, etc.

No es cierto que con la integración de la IA se vaya a suprimir empleo, sino que surgirán nuevos puestos de trabajo pero más especializados.

Esto está ya pasando en los países con mayor número de autómatas como Alemania, Estados Unidos, Reino Unido o Japón, que por cierto son los que cuentan con la menor tasa de desempleo.

La comunidad científica internacional está dedicando grandes esfuerzos para la investigación y desarrollo de la Inteligencia Artificial. Por ejemplo, la empresa IBM invierte cerca de tres mil millones de dólares anuales y dispone de más de mil empleados para generar conocimiento sobre ella. En China consideran la IA como una prioridad y van a ofrecer los recursos necesarios para explotarla. Sin ir más lejos, el ministro chino de Ciencia y Tecnología, Wan Gang, comunicó durante una rueda de prensa, en el marco de la Asamblea Nacional Popular (ANP), que la producción de tecnología destinada a la IA podría alcanzar los 22.000 millones de dólares en el año 2020 y los 60.000 millones en 2025. También empresas como Alibaba, Amazon, Google o Microsoft han descubierto que se trata del «petróleo» del siglo XXI. Amazon emplea algoritmos predictivos que ofrecen al usuario recomendaciones basadas en su historial de búsquedas o compras y Google utiliza el aprendizaje automático para completar las expresiones de búsqueda y predecir lo que va a buscar el usuario en Internet.

Las plataformas sociales también han integrado la Inteligencia Artificial para ayudar a hacer más seguro el entorno digital. En concreto, Facebook y YouTube han incorporado, respectivamente, sistemas de IA para prevenir suicidios y detectar aquel contenido que viola sus políticas y condiciones del servicio. Ya no es necesario supervisar perfiles uno por uno. La máquina la hará por nosotros.

Por último, las empresas de servicios y también las administraciones públicas se han unido al cambio a través del impulso de la Inteligencia Artificial y sus estrategias de transformación digital (robots conversacionales, máquinas automatizadas inteligentes, etc.) para mejorar el servicio de atención al ciudadano.

En el año 2017, la comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo instó a la Unión Europea a armonizar las normas de seguridad, éticas y legales para regular los importantes progresos en el campo de la robótica y de la Inteligencia Artificial. Los eurodiputados redactaron un documento, titulado «European civil laws rules in robotics», que recoge las nueve reglas éticas generales de los robots:

1. Proteger a los seres humanos de los daños causados por robots.

2. Respetar el rechazo de la atención por parte de un robot.

3. Proteger la libertad humana frente a los robots.

4. Proteger a la humanidad contra las violaciones de la privacidad cometidas por un robot.

5. Gestionar los datos personales procesados por robots.

6. Proteger a la humanidad contra el riesgo de manipulación por robots.

7. Evitar la disolución de los vínculos sociales.

8. Impulsar la igualdad de acceso al progreso en robótica.

9. Restringir el acceso humano a las tecnologías de mejora.

Además, la Eurocámara consideró necesario que los robots contaran con un «botón de la muerte» que permita desconectarlos en caso de que supongan un peligro para el ser humano. A pesar de ello, en la Unión Europea la inversión en Inteligencia Artificial es bastante modesta y España puede liderar el desarrollo de nuevos productos y servicios asociados a la IA.

Por tanto, para impulsar la Cuarta Revolución Industrial y la investigación de la lA, apoyado expertos: ingenieros, matemáticos, etc. que respondan a las necesidades de otros ámbitos científicos. También urge la confección de un marco legislativo y ético que garantice la convivencia de las necesidades humanas con la tecnología y, por supuesto, se debe garantizar la formación a los trabajadores y diseñar un plan de formación en IA.

Por todo ello, el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso, presenta la siguiente Proposición no de Ley «El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a iniciar las medidas que sean necesarias para:

1. Impulsar una Plan Estratégico de Desarrollo e Investigación Nacional en Inteligencia Artificial en los ámbitos público y privado.

2. Estudiar la incorporación y normalización de la Inteligencia Artificial durante la toma de decisiones en sectores como el financiero, el sanitario o el transporte.

3. Fomentar la creación de un tejido de PYMEs altamente especializadas en materia de Inteligencia Artificial fomentando su colaboración con empresas tractoras para aumentar el empleo asociado y mejorar las capacidades de nuestro país.

4. Diseñar un plan de formación profesional en IA para implantar en universidades y centros de FP. 5. Establecer un marco legislativo común para el empleo de la robótica y la Inteligencia Artificial, al igual que en otros países avanzados, en línea con las recomendaciones de la Unión Europea..

 

 
Mar Souto Romero

Profesora Doctora Universidad

Consultora de Empresas

Consejo Editorial Ibercampus

Querer comprender Radio 107.3 FM

De interés

Artículos Relacionados