martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl cerebro grande, factor sobre los trastornos alimentarios
Descubren mecanismo biológico

El cerebro grande, factor sobre los trastornos alimentarios

Redacción
Un estudio de la Universidad de Colorado sobre 19 mujeres que sufren estas enfermedades descubre que la corteza orbitofrontal es más grande y les indica que "dejen de comer"

 Las mujeres con un cerebro grande podrían tener un mayor riesgo de desarrollar un trastorno alimentario, tal y como ha evidenciado una investigación llevada a cabo por la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado (Estados Unidos).

Este trabajo, que ha sido publicado en la revista especializada ´Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry´, expone que el tamaño del cerebro podría tener influencia en el desarrollo o no de un trastorno de la conducta alimenticia en las mujeres.

Así, los especialistas sostienen que las adolescentes con anorexia nerviosa "tienen cerebros más grandes que las que no tienen ningún trastorno alimentario". De esta manera lo manifiestan tras haber realizado un estudio cerebral a un grupo de 19 adolescentes con esta enfermedad y a otro de 22 sin presencia alguna de esta patología.

En concreto, indican que las participantes del primer grupo tienen una parte anatómica del cerebro más grande de lo normal, siendo ésta la corteza orbitofrontal.

Precisamente, ésta es la que indica a la persona "que deje de comer", señalan confirmando que es la que señala que se está saciado.

A juicio del autor principal del estudio y profesor asistente de Psiquiatría y Neurología en este centro universitario norteamericano, el doctor Guido Frank, los trastornos alimentarios "son a menudo provocados por factores ambientales".

Sin embargo, el experto subraya que existen mecanismos biológicos más que pueden provocar "el desarrollo de un trastorno alimentario", tal y como se evidencia en esta investigación con la enfermedad de anorexia nerviosa.

De interés

Artículos Relacionados